Piñera convoca a nueva cumbre eléctrica en La Moneda

A la reunión de mañana asistirán los principales directivos del sector. Cita coincide con entrada en vigencia de nueva normativa para las termoeléctricas, lo que ha tenido en vilo a las compañías. El Pulso 18 de diciembre 2013.
Noticias relacionadas: Los cuatro puntos pendientes que deja la agenda eléctrica de Piñera
Piñera cita a los principales grupos eléctricos del país a cumbre en La Moneda
Al menos un quinto de las termoeléctricas en Chile funciona sin regulación ambiental.


Una nueva cumbre energética. El presidente Sebastián Piñera convocó para mañana jueves, a los principales representantes de las empresas eléctricas a un almuerzo en La Moneda. La cita será bastante más reducida que la organizada en junio del año pasado, también en Palacio. Esta vez sólo serían unos ocho los directivos invitados, todos presidentes de empresas o altos ejecutivos.

Ya habrían confirmado su asistencia Ignacio Antoñanzas, como representante del grupo Enersis. Habían sido convocados también Jorge Rosenblut (presidente de Endesa Chile) y Cristian Fierro (gerente general de Chilectra), pero el conglomerado tomó la decisión de enviar sólo a un reprentante.

Antoñanzas compartiría mesa con Jorge Marín, presidente del grupo CGE; Bernardo Larraín Matte, presidente de Colbún; Felipe Cerón, del grupo AES Gener, mientras que en representación de la mayor transmisora del país, Transelec, iría el gerente general, Andrés Kuhlmann. A ellos se sumarían los principales directivos del grupo IPR GDF Suez, entre los que asistiría Juan Clavería.

Ni siquiera entre las empresas convocadas hay claridad sobre los temas que pondrá sobre la mesa el presidente Piñera, que se hará acompañar en la cita de su ministro de Energía, Jorge Bunster.

En la reunión anterior, el objetivo de Piñera fue enviar una señal al sector de que el gobierno está comprometido con sus demandas y que está buscando dar soluciones a los principales problemas que lo aquejan. De hecho, tras aquella cumbre empresarial, el ministro de Energía anunció que se adelantaba el envío del proyecto que crea la Carretera Eléctrica, hoy ya ley.

La propuesta del Ejecutivo se produjo una semana después de que Colbún, ligada a la familia Matte y controladora del 49% de HidroAysén, decidiera paralizar de manera momentánea el megaproyecto, apuntando a que aún “no hay una política energética clara”.

Esto marcó una polémica grande entre el gobierno y el empresariado, agudizado por las sucesivas caídas o postergaciones de proyectos eléctricos aún cuando la responsabilidad no fuera 100% del Ejecutivo, como es el caso de Castilla y Energía Austral, entre otros.

La respuesta del ejecutivo no se hizo esperar. “El gobierno no ha esperado que nadie le golpee la mesa (…) Esta es una reunión del presidente con el sector eléctrico no por presión de nadie, sino que por el contrario, para aclarar las cosas de inmediato. Si hay alguien que siente que deja un proyecto y da una explicación pública que aquí pudo haber fallado o que falta una institucionalidad, el Gobierno responde y responde de inmediato”, dijo el vocero de gobierno, Andrés Chadwick, a la salida de la cumbre del año pasado.

Para la cita de mañana, en el sector no hay mucha esperanza de sacar algo en limpio. Ello porque la industria ha venido enviando una serie de críticas al Ejecutivo sobre la falta de políticas claras y medidas concretas para resolver los problemas que viven principalmente la generación y transmisión.

“Todo lo que se está haciendo es pura música; ya hay un nuevo gobierno y los desafíos ya están planteado”, dice un alto directivo de la industria que pide reserva de su nombre.

NUEVA NORMA

La cita convocada con el presidente Piñera coincide que la entrada en vigencia, el próximo 23 de diciembre, de la nueva norma sobre emisiones para las centrales termoeléctricas.

Varios consultados, quienes piden reserva de su nombre, apuestan porque éste será un tema a tratar por el presidente Piñera. ¿El motivo? Varias termoeléctricas no cumplirían con la nueva norma en la fecha límite. Es más, se habla que un porcentaje mínimo estaría al día.

La norma establece los parámetros de emisiones para tres componentes principales: material particulado (MP 2,5), dióxido de azufre (SO2) y óxido de nitrógeno (NOx).

Desde el gobierno se reconocen “problemas técnicos menores”, pero no relacionados a la falta de inversiones de las empresas, las que se asegura sí se han desplegado, razón por la cual hay optimismo respecto a que las compañías cumplirán con los plazos para adecuar el parque a las exigencias de la nueva norma de emisiones para termoeléctricas.

El gobierno, en todo caso, tiene una carta bajo la manga.

La autoridad puede otorgar más plazo a las generadoras para cumplir con la nueva norma, siempre que se haya dictado un decreto de racionamiento eléctrico.

Las empresas tienen dos años y seis meses para cumplir con la nueva norma, plazo que se puede extender por un año más en caso que el gobierno dicte el respectivo decreto, pero esto beneficiaría a aquellas centrales termoeléctricas que el respectivo documento declare como indispensables para la operación del correspondiente Sistema Interconectado, ya sea el SIC o SING.

Comments are closed.