Sector eléctrico no cumpliría con fase inicial de nueva norma de emisiones

Compañías mostraron su inquietud ante el Gobierno en semanas anteriores. La dificultad de algunas empresas para obtener la certificación que avale el nuevo sistema de mediciones de gases contaminantes les impediría cumplir con el requerimiento que vence hoy. El Mercurio, 23 de diciembre 2013.
Lea noticias relacionadas: Más de 30 generadoras arriesgan multas por no tener certificación de emisiones.
Generadoras plantean dificultades para cumplir primera fase de norma de emisión.;


A mediados del año 2011 entró en vigencia la nueva norma de emisiones para las centrales termoeléctricas, la que obliga a la reducción de material particulado (PM), óxidos de nitrógeno (NOx) y dióxido de azufre (SO2).

Esa legislación estableció un período de tiempo de dos años y seis meses para que las empresas instalen y certifiquen un sistema propio de monitoreo de gases contaminantes en las unidades existentes que operan a carbón, gas y petróleo.

Dicho plazo se cumple hoy lunes, sin embargo, no todas las compañías habrían logrado cumplir con las exigencias de la normativa.

Según explican fuentes de la industria eléctrica, si bien todas las centrales térmicas del país tienen instalado el sistema de monitoreo continuo de emisiones (Cems), solo algunas cuentan con la certificación de este aparato.

De acuerdo con el protocolo firmado por la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) el 22 de enero de 2013, las generadoras deben corroborar a través de un laboratorio independiente que el sistema de monitoreo de emisiones está correctamente calibrado y que mide de forma confiable la cantidad de gases contaminantes que desprenden las generadoras.

Desde las empresas explican que existe una enorme dificultad para obtener esa certificación, debido a la escasez de laboratorios en Chile que se encuentran aptos para realizar este trabajo.

Grandes versus pequeñas y medianas

El ejecutivo de una generadora agrega que la mayoría de las grandes empresas lograron obtener los documentos que acreditan la instalación y funcionamiento del Cems. El problema, no obstante, está focalizado en las firmas medianas y pequeñas, las que no han podido acceder a los laboratorios para obtener su certificación.

Es más, otra fuente del sector asegura que en muchos casos están todas las condiciones para realizar las pruebas de mediciones en las centrales. Sin embargo, el Centro de Despacho Económico de Carga (CDEC) no ha ordenado que estas generadoras entren al sistema, lo que hace imposible determinar si el Cems funciona de forma adecuada.

“Que las centrales petroleras no sean despachadas en el sistema obliga a las empresas a gastar más de US$ 100 millones por el solo hecho de realizar las pruebas para obtener la certificación”, dice un ejecutivo.

Todas estas dificultades fueron comunicadas al Gobierno, que en más de una ocasión analizó, por medio del Ministerio del Medio Ambiente, la posibilidad de aplazar esta primera fecha. Incluso en la reunión almuerzo del jueves pasado, realizada en La Moneda, los ejecutivos eléctricos le volvieron a plantear esta inquietud al Presidente Sebastián Piñera.

Según explicaron los asistentes, el Mandatario se mostró abierto a tomar esta primera etapa como un buen ensayo, con miras al cumplimiento total de la norma a partir del 23 de marzo de 2014. Para esa fecha, aseguran desde la industria eléctrica, todas las generadoras habrán instalado los filtros de abatimiento de emisiones y estarán en condiciones de monitorear semanalmente la cantidad de emisiones de cada unidad.

150 son las centrales que tienen que adecuarse a la nueva normativa de emisiones establecida por la autoridad.
100 mil toneladas de SO2 es lo que emite el parque termoeléctrico del país en el año.
18 millones de toneladas de CO2 al año es lo que producen todas las centrales termoeléctricas en el Sistema Interconectado Central (SIC).

Comments are closed.