Conaf presentó actualización del catastro de vegetación nativa

Nota Prensa Terram 29 enero 2014
La superficie de bosque en el país asciende a 17,3 millones de hectáreas, lo que representa un aumento de 0,9% (unas 500 mil hectáreas) respecto a la cifra de 2011.


Sin embargo, este aumento es atribuible a una mejora en la tecnología de mapeo, un cambio en la escala cartográfica y a una modificación en la definición de bosque nativo, pues en el catastro de 2013 se rebajó desde 25 a sólo el 10% de la cobertura de copas por hectárea para considerar un terreno como cubierto de bosque.

Con la presencia del Ministro de Agricultura, Luis Mayol, de representantes de instituciones estatales, organismos internacionales y de las Fuerzas Armadas, el director de Conaf, Eduardo Vial, presentó la Actualización y Monitoreo de Vegetación Nativa, que corresponde a las regiones Metropolitana, Valparaíso, O’Higgins y Los Lagos. Para la zona centro sur, el trabajo en terreno estuvo a cargo del Centro de Información de Recursos Naturales (CIREN) con el apoyo de la Universidad Mayor, mientras que en Los Lagos la labor fue realizada por la Universidad Austral.

A nivel nacional del total de vegetación arbórea catastrado, 14,3 millones corresponden a bosque nativo, mientras que 2,9 millones son plantaciones de especies exóticas. Estas últimas registran un aumento de casi 100 mil hectáreas respecto al catastro anterior, del año 2011.

Para la regiones Metropolitana, de Valparaíso y O’Higgins, la modificación más significativa entre el catastro anterior (de 2005 y 2001, dependiendo de la región) y el actual es una disminución de la superficie de praderas y matorrales de más de 900 mil hectáreas (aproximadamente 20%) en beneficio de la superficie de bosque nativo, producto de las correcciones mencionadas en términos de tecnología, escala de mapeo y redefinición de categorías. Como contraparte, el bosque nativo anotó en el recuento de 2013 una superficie de 1,5 millones de hectáreas, un aumento significativo respecto a las menos de 600 mil hectáreas anotadas en el catastro previo.

En la región de Los Lagos, en tanto, la superficie de bosque nativo ha disminuido ligeramente respecto al catastro anterior (del año 2006 para el norte de la región, y de 1998 para la zona sur), y se sitúa en 2,8 millones de hectáreas. En total, en este período se perdieron unas 32 mil hectáreas de bosque nativo, lo que se atribuye a los siguientes factores: 10.000 hectáreas por incendios forestales; 16.000 convertidos en praderas; y 5.800 hectáreas a causa de la sustitución por plantaciones forestales, pese a que esta última práctica está prohibida por ley. Las plantaciones forestales, en contraste, registraron un importante aumento, desde 70 mil a 97 mil hectáreas en la actualidad.

Finalmente, en relación a la representación de los tipos forestales en las áreas protegidas del Estado, se mantienen las históricas disparidades. Así, mientras un 36% de la superficie con araucarias se encuentra protegida por el Estado, formaciones como el ciprés y la palma tienen protegido sólo el 7 y 8% de su superficie, respectivamente. En una situación crítica se encuentran el bosque esclerófilo y el roble hualo, con una protección de apenas el 1% de su superficie a nivel nacional.

Como un aspecto destacado, en este último catastro se dio un énfasis especial en la investigación del poder dendroenergético de las formaciones vegetacionales, así como en su capacidad para la captura de carbono. En una siguiente etapa se actualizarán los catastros de las regiones de Arica y Parinacota, Los Ríos y La Araucanía. Toda la información sobre el catastro está disponible públicamente, tal como lo mandata la ley de bosque, en el sitio web sit.conaf.cl.

Comments are closed.