Contraloría define en 20 días informe por demora de Comité de Ministros en HidroAysén

El organismo busca conocer un eventual irregularidad o incumplimiento legal a más de dos años en la citación del Comité. Fuente: El Pulso 29 enero 2014.


A toda marcha trabaja la Contraloría General de la República en una resolución que analizará la eventual existencia de irregularidades administrativas o incumplimientos legales de parte del Comité de Ministros. ¿El motivo? La demora de más de dos años en la tramitación de las reclamaciones presentadas ante dicha instancia ministerial por el mayor proyecto hidroeléctrico de nuestro país, HidroAysén.

Así lo confirma a PULSO el mismo contralor, Ramiro Mendoza, quien sostuvo que “nosotros estamos haciendo y revisando unos antecedentes en ese sentido (…) Eso debiera salir en los próximos 20 días”, sostuvo la autoridad, precisando que de todos modos el informe se conocerá antes de marzo.

La resolución a la que se refiere el contralor es en respuesta a un oficio enviado por el diputado radical , Alberto Robles, y que contó con el patrocinio la presidencia de la Cámara de Diputados en abril de 2013, poco menos de un año atrás. En concreto Robles solicitó a la Contraloría su pronunciamiento “sobre la eventual existencia de irregularidades administrativas o incumplimiento legal, en la ausencia de la convocatoria a la reunión del Consejo de Ministros que debe resolver las reclamaciones presentadas por agrupaciones de la sociedad civil y por la propia compañía respecto del proyecto hidroeléctrico HidroAysén”.

El parlamentario añade que “aquí hay un tema más bien político de por medio. En el caso de Punta Alcalde que es una central a carbón no se demoraron nada. Mientras en HidroAysén que es una hidroeléctrica llevan dos años”.

En ese sentido Mendoza admite que la Contraloría también ha demorado en la entrega de su informe. Esto sostiene “porque los antecedentes son complejos. Los procedimientos administrativos tienen su tiempo”.

La acción del diputado Robles y las indagatorias de la Contraloría se basan en que el proyecto hidroeléctrico lleva más de dos años en la instancia ministerial – luego que el 9 de mayo de 2011 obtuviera su Resolución de Calificación Ambiental (RCA) – en circunstancias en que la ley señala que el comité tiene un plazo de 60 días para conocer y resolver los recursos de reclamación presentados contra los proyectos.

A juicio de la autoridad al interior del aparato del Estado los estamentos tienen plazos que deben cumplirse, razón por la cual quienes se vean perjudicados pueden recurrir a las instancias que correspondan. “Si esa omisión representa una situación que constituye responsabilidades políticas, administrativas o judiciales es una voluntad que depende de cómo ellos ejercen sus acciones”, asegura Mendoza.

Un problema político. Diversas fuentes confirmaron que la razón por la cual el Comité de Ministros no ha sido citado para analizar las reclamaciones por HidroAysén, tiene que ver con diferencias que existen al interior del gobierno respecto de si llamar o no a la instancia.

Mientras el ministerio de Medio Ambiente – que actúa como presidente del Comité de Ministros – presiona para que la instancia sea citada, desde La Moneda tendrían una visión más política, y no verían con buenos ojos que la actual administración pague el costo de aprobar un proyecto como este. De hecho, dicen fuentes, durante los últimos días el tema ha sido tratado en varias reuniones entre la ministra de Medio Ambiente y el Presidente Piñera.

“El ministerio de Medio Ambiente opina, pero el que dice, dispone y cambia es de La Moneda”, explica un ejecutivo ligado a la industria.

En efecto, altas fuentes de gobierno confirman que el Servicio de Evaluación Ambiental tiene prácticamente concluido su labor respecto a las observaciones y que por lo tanto todo estaría en orden para citar al Comité de Ministros.

1 Comment

  1. Andrés Forno dice:

    Esto demuestra claramente una vez mas, que Chile vive bajo un régimen de excesivo presidencialismo. No es posible que una sola persona entorpezca de esta manera el funcionamiento de las instituciones.