Impuesto a emisiones afectaría al 60% de la generación eléctrica del centro-sur del país

Gremio eléctrico y ejecutivos prevén que la aplicación del tributo encarecerá los costos de generación de Chile. El Mercurio 02 abril 2014.


Noticia relacionada: Expectación ante el impuesto que gravaría emisiones de CO2

Un duro golpe en materia impositiva podría recibir el sector eléctrico nacional de aprobarse la reforma tributaria que fue enviada al Congreso por el Gobierno de Michelle Bachelet.

En el artículo quinto del proyecto de ley que lidera el ministro de Hacienda, Alberto Arenas, se propone la aplicación de un tributo para las emisiones al aire de Material Particulado (MP), Óxido de Nitrógeno (NOx), Dióxido de Azufre (SO {-2} ) y Dióxido de Carbono (CO {-2} ) que provengan de fuentes térmicas fijas. Esto incluye a centrales termoeléctricas y las plantas industriales que utilizan calderas.

Así, se vería afectado el 60% de la generación eléctrica de la zona centro-sur del país, que corresponde a centrales a carbón, gas y petróleo.

De prosperar la iniciativa, esta sería la segunda regulación que deberá adoptar el sector termoeléctrico en menos de cinco años. En 2011 entró en vigencia la nueva norma de emisiones que exige el abatimiento de las emisiones de NOx, SO {-2} y MP.

Esta última regulación está en línea con la que se aplica en países desarrollados y obligó a las compañías generadoras a invertir cerca de US$ 1.000 millones para poder cumplir con esta normativa.

El gerente general de la Asociación de Generadoras, René Muga, dijo que estudiarán en detalle la propuesta para poder fijar una posición sobre el nuevo impuesto.

Pese a lo anterior, se mostró contrario a una medida que eleve los costos del sector. “Esto es un tributo que hace más cara la generación y otras industrias de producción. Esto, en una coyuntura de altos precios de la energía y una sequía”, señaló Muga a la salida de una reunión con el ministro de Energía, Máximo Pacheco, en que también estuvieron los principales ejecutivos de las mayores generadoras del país.

Un ejecutivo de la industria coincidió con Muga, y agregó que esto elevará aún más los valores de la electricidad.

En caso de que prospere este punto de la reforma tributaria, las compañías serán fiscalizadas por la Superintendencia de Medio Ambiente. El pago del tributo deberá ser cancelado en abril de cada año y será calculado de acuerdo con una fórmula que incluye toneladas de emisiones. Para el CO {-2} se cobrarán US$ 5 por tonelada.

Se prevé que unas 500 unidades generadoras deberán pagar este tributo.

Durante el gobierno anterior de Michelle Bachelet se aprobaron 8.950 MW de generación termoeléctrica. Entre dichos proyectos figuran tres centrales carboneras -Bocamina II (350 MW), Santa María (343 MW) y Campiche (270 MW)-, cuya construcción concluyó durante el gobierno de Sebastián Piñera.

Fórmula especial para gravar a vehículos diésel

Aunque en la industria automotriz siguen analizando el impacto del impuesto para la importación de vehículos diésel contemplado en la reforma tributaria que impulsa el Gobierno, fuentes del sector anticipan que generaría importantes impactos comerciales para algunos actores del rubro.

En el proyecto de ley se establece que el gravamen se aplicará en UTM y ligado a una fórmula que determinará el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones. En esta se considerará el término “rendimiento urbano (en km/lt)”, señala el texto. El proyecto señala que ese “rendimiento” se determinará con la información del proceso de homologación u otro.

1 Comment

  1. Andrés Forno dice:

    Porque hacerlo fácil si se puede hacer dificil no? Es obvio que resultaria mucho mas sencillo gravar el contenido de carbono de los comustibles fósiles cuando estos ingresan a la enconomía en lugar de gravar a cada uno de los emisores cuando queman estos combustibles. La razón tambien es obvia; los importadores y puntos de ingresos para los combustibles fósiles son muy pocos, pero las fuentes móviles y fijas (ambas contaminan y causan daño) son muchísimas.