Más de un 80% de su tamaño ha perdido el glaciar Nevados de Chillán

De los 30 kms2 que se calcula era su tamaño en 1863, según datos bibliográficos, ahora sólo ascendería a 5,3 kms2. La Discusión 20 abril 2014.


“Los glaciares no son del Estado, ni de los chilenos; los glaciares no son de nadie”; este fue el argumento que utilizó a inicios de marzo la agrupación medio ambientalista Greenpeace para fundar una simbólica administración gubernamental, la misma que tiene como espacio geográfico todas estas masas de agua dulce que existen en nuestro país.

“Yo, juro, por Dios y por esta bandera, servir a mi patria, la República Glaciar, ya sea en mar, en tierra o en cualquier lugar, hasta rendir la vida si fuese necesario, cumplir con mis deberes como un ciudadano honrado, valiente y amante de mi patria”, es lo que reza el acta de independencia de la simbólica República.

El paso dado por Greenpeace busca que el Estado chileno tome conciencia de la importancia de estas fuentes naturales de agua, que se estiman abarcan una superficie aproximada de 23 mil kilómetros cuadrados, y termine comprometiéndose en cuidarlos y protegerlos, ya que en la actualidad no existe una normativa al respecto.

Precisamente el jueves último la iniciativa ambientalista tuvo su primera “victoria”, luego que un grupo de parlamentarios de la Cámara Alta pertenecientes a la Nueva Mayoría e independientes, suscribieran un texto de acuerdo con el que solicitarán a la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, establezca un compromiso de Gobierno para preservar los glaciares chilenos, que se calcula representan el 82 por ciento del total que existen en Sudamérica.

Nevados de Chillán

Según estudios bibliográficos recogidos por el Centro de Estudios Científicos del Sur (CECS) de la ciudad de Valdivia, el glaciar existente en la zona de Nevados de Chillán ha perdido al menos 11 kilómetros cuadrados de extensión entre los años 1976 y 2004.

Uno de los primeros cálculos de medición que se hiciera de este espacio natural, según la dependencia académica sureña, fue hace más de un siglo y medio (año 1863) y en aquella época se cifraba en 30 kms2 el tamaño total del glaciar de la provincia.

De acuerdo a la última medición que se hiciera de la masa de hielo (hace aproximadamente 10 años) se estima que en la actualidad el glaciar ñublensino, que forma parte de los poco más de 20 que existen en la Región del Bío Bío, no contaría con más de 5,3 kms2, lo que se traduce en una pérdida aproximada de más del 80 por ciento de su extensión.

La doctora en Geografía y académica de la Universidad de Concepción, Carolina Martínez, aclaró que es una tendencia generalizada en los frentes glaciares chilenos el que hayan retrocedido significativamente en su extensión, situación que, asegura, no sólo ha provocado una dramática disminución de las preciadas fuentes de agua dulce del que disponen las comunidades aledañas al glaciar como Las Trancas sino que al mismo tiempo han generado otros daños colaterales que incluso pueden ser peligrosamente perjudiciales.

“Los sectores que antes eran ocupados por masas glaciares y ahora está expuestos pueden generar flujos de rocas que eventualmente pueden afectar caminos o incluso aislar comunidades. Se debe entender que el retroceso de estos frentes están asociados a componentes de tipo ambiental, paisajístico y de riesgos naturales”, sentenció la experta.
preocupación

Uno de los que más advierte la grave disminución del glaciar local es el deportista outdoor chillanejo Nicanor Galindo, quien es presidente del Club Andino Nevados de Chillán y que desde hace más de 10 años visita la zona.

Al mismo tiempo de destacar el atractivo turístico que tiene este espacio natural, Galindo comenta lo preocupante que resulta ver la situación de la masa de hielo.

“Es preocupante, considerando que en la base del Nevados de Chillán tienen su nacimiento los ríos Chillán e Itata, que son alimentados principalmente por este glaciar y el nevero que está ubicado entre los volcanes Chillán Viejo y Nuevo. Esto generará inevitablemente disminución de caudal en los ríos y esteros que son alimentados de este glaciar”, opina Galindo.

Comments are closed.