Origin frena inversión en Energía Austral y asume posición minoritaria

La incertidumbre derivada de la judicialización del proyecto Cuervo motivó la decisión de la compañía oceánica. El Diario 17 abril 2014.


Origin sufrió un nuevo traspié en sus planes en Chile, pues al fracaso en la compra del 50% de GasAtacama, esta vez la australiana decidió frenar su inversión en Energía Austral y se quedó con una participación minoritaria en esta firma que impulsa en Aysén el proyecto hidroeléctrico Cuervo (640 MW) la primero de tres centrales de este tipo.

La judicialización de esta iniciativa y la amenaza que representa para el futuro de la compañía, originalmente propiedad de la suiza Glencore, explican esta decisión.

“Consideramos que a la fecha no estaban las condiciones para incrementar la inversión, debido a la incertidumbre sobre la mejor manera de avanzar con el proyecto dado el proceso de judicialización en curso”, dijo un vocero de Origin Energy.

La Corte de Apelaciones de Aysén ratificó la aprobación ambiental de Cuervo, pero la semana pasada ese pronunciamiento fue impugnado ante la Corte Suprema.

A fines de febrero se realizó la modificación de la sociedad Energía Austral y de acuerdo con lo publicado en el Diario Oficial en dicho acto, junto con reducir en casi US$ 75 millones el capital social, se fijó la nueva estructura societaria donde Origin posee sólo el 34,2% de la propiedad y la minera tiene el 65,7%.

Lo que hizo Origin fue no ejercer la opción para alcanzar el 51% de Energía Austral, según acordó en 2012 con la entonces Xstrata. Entonces pagó US$ 75 millones y dejó pendiente un pago similar que ya no realizará. En Glencore dijeron que esta situación estaba considerada en el pacto de accionistas. “El equipo está trabajando para cumplir la RCA de la central Cuervo. Enfocados en estas tareas, Energía Austral está implementando ajustes a la organización para alinearla a las necesidades de la etapa actual de desarrollo del proyecto”, añadió Glencore.

La suiza habría ordenado desvincular a 11 trabajadores de un total cercano a 50. Consultados por esto en Energía Austral dijeron que no hablan sobre las decisiones de sus accionistas. Glencore y Origin insistieron en su convicción del aporte que implica este proyecto y siguen analizando la línea de transmisión mayormente submarina para el complejo.

Comments are closed.