Protegen bosque de niebla en Pichidangui para convertirlo en un “nuevo Fray Jorge”

Cerro Santa Inés preserva en 53 hectáreas un bosque relicto similar al del parque nacional. Empresa Los Pelambres adquirió el terreno para crear un santuario natural y preservar un sitio único en medio de la aridez de la Región de Coquimbo. El Mercurio 10 de abril 2014.


Junto a los vecinos del balneario se trabajará para desarrollar turismo sustentable. El día está nublado, pero la sensación térmica es agradable. Una angosta huella, marcada por el ir y venir de los caballos, se introduce, bamboleante, entre las colinas hasta que un mirador natural sorprende con una gran perspectiva del sector costero de Pichidangui, balneario de la comuna de Los Vilos.

Hasta ahí la vegetación que acompaña es la característica de la Región de Coquimbo, donde domina la flora xerófila, altamente resistente a la sequía.

Pero más arriba, pese a la densa neblina, se advierte un manchón verde, que se eleva varios metros por sobre la típica vegetación arbustiva. Al seguir, de un momento a otro, enormes árboles encierran el camino, el clima se torna húmedo y el frío se cuela por la ropa.

En la cima del desconocido cerro Santa Inés, inadvertido pese a estar junto a la Ruta 5 Norte, la naturaleza preserva un bosque relicto: aquel que mantiene especies de muy antigua data, y que debido al cambio en el clima durante miles de años ya no existe en las áreas cercanas.

El cerro Santa Inés tiene características similares al “bosque siempre verde” del parque nacional Fray Jorge, ubicado casi 200 km al norte.

“Se mantiene gracias a la camanchaca. Hace que se condense el agua en las hojas de los árboles y gotee, dando precipitaciones más o menos comparables a las de la zona valdiviana (…) el viento sur, cuando se topa con el cerro, condensa la humedad y forma un manto de niebla como un sombrero, y eso permite que más de 200 días al año precipite”, explica el naturalista, ornitólogo y experto en botánica Juan Carlos Johow.

Es así que a unos 600 metros sobre el nivel del mar se desarrollan olivillos, el principal árbol del lugar; naranjillos, enredaderas como la pasiflora y algunos de los últimos ejemplares de lúcumo chileno, conocido en la zona como palo colorado.

Esa condición única permite también la presencia de fauna típica de la zona sur del país, sobre todo de aves: torcazas, rayaditos, colilargas del sur, comesebos y peuquitos.

El santuario

El lugar está amenazado por el ganado vacuno, el ingreso de motociclistas y los incendios forestales. En 2013, la minera Los Pelambres compró 716 hectáreas del lugar (53 ha son de bosque relicto) para convertirlo en un santuario natural y de paso fomentar el turismo sustentable junto a la comunidad que vive a los pies del cerro.

Como primera medida, Santa Inés fue cercado, aunque se permite el libre acceso. Ahí los cuidadores de la empresa NT Ambiente explican el proyecto y fomentan el cuidado del sector.

Ya se presentó la Declaración de Impacto Ambiental y se estima que el proyecto podría aprobarse durante el primer semestre de este año, para ya en el siguiente habilitar el santuario.

“Lo que estamos buscando es que en el mediano plazo pueda ser visitado, como un espacio educacional, académico y ambiental. Hay varias figuras y una que evaluamos es incorporarlo a las áreas protegidas nacionales privadas”, explica Andrés Morán, gerente de Asuntos Externos y Sustentabilidad de Los Pelambres.

Recuadro :
A caballo, a pie o en dos ruedas

El objetivo del santuario, además de preservar el cerro, es fomentar el turismo. Por eso se trabaja con los vecinos de Pichidangui para que puedan ofrecer servicios a las visitas.

Si bien aún no se define con detalle, se habilitarán senderos para aprovechar las vistas del lugar mediante trekking , en bicicleta o a caballo.

En el balneario de Pichidangui, 277 kilómetros al sur de La Serena, el turismo se centra en el mar, con deportes acuáticos y su playa. “Este sería un plus súper bueno. Haciéndole algo como Fray Jorge, con un camino bien hecho y señalizado, nos beneficiaría a todos”, comenta la vecina Ximena Brantt.

1 Comment

  1. Claudia Gómez dice:

    Hola soy Claudia Gómez y me gustaría contactarme con ustedes ya que realizo un reportaje sobre el impacto ambiental que está sufriendo Pichidangui debido a varios factores. Por ejemplo hoy existe un grave problema con el tema agua que la empresa ESSSI le está entregando a la comunidad y que parece que está contaminada.

    Saludos Cordiales

    Claudia Gómez de la Roza