Tercer Reporte IPCC AR5 WG3: “Eliminación de Combustibles Fósiles y uso de energías renovables frenaría el Cambio Climático”

La Comunidad científica a través del tercer reporte del Quinto Informe del IPCC AR5 dado a conocer hoy a la opinión pública desde Berlín, augura que todavía es posible evitar los desastrosos efectos del Cambio Climático, con una disminución rápida y sostenida de las emisiones de carbono a la atmósfera, el uso eficiente de la energía y la implementación de nuevas tecnologías. Sin que ello represente una reducción del crecimiento económico.


Noticias relacionadas: IPCC dice que eliminar combustibles fósiles y usar energías renovables frenaría cambio climático
ONU pide revolución energética contra cambio climático  –  Reporte climático busca unir ideas sobre ciencia y política

En su contenido este nuevo reporte del Panel Intergubernamental de las Naciones Unidas (IPCC) enfocado en las opciones de mitigación posibles, indica los beneficios de aumentar el uso de las energías renovables no contaminantes y eliminar gradualmente los combustibles fósiles a largo plazo. Junto con la necesidad de transformar el sistema de energía en los distintos países, el IPCC enfatiza que también es clave apuntar a diversas soluciones para paliar la crisis climática, entre ellas un uso más eficiente de la energía en todo ámbito e invertir en mejores tipos de transporte y tecnologías innovadoras para la construcción.

Para que el mundo pueda evitar peores impactos del Cambio Climático, el reporte señala que es necesario a lo menos triplicar el uso de las fuentes de energía de cero emisión y bajo en carbono para el año 2050. Según el IPCC para financiar un periodo de transición real, en las décadas que vienen se necesitaría reorientar la inversión asignada de por lo menos US$30 mil millones por año a la energía sucia o fósil, mientras tendrían que duplicarse las inversiones para apoyar la promoción y uso eficiente de las energías renovables no contaminantes. Abordar este tema, señala el documento de IPCC, requiere de la cooperación internacional, junto con la implementación y ejecución de políticas locales, nacionales y regionales eficaces.

Este nuevo reporte oficial sobre el clima es parte de un gran esfuerzo de la ciencia por recopilar evidencia robusta, el Informe AR5 plasma el trabajo de más de 800 científicos quienes sintetizaron los últimos descubrimientos y estudios del clima en el mundo. A través de su tercer reporte WG3 -en el que participaron también científicos latinos- se pretende aumentar la presión hacia los líderes de los gobiernos para tomar acciones efectivas e inmediatas, porque en sus aportes define como punto clave la necesidad de frenar, ahora, la contaminación del carbono para mitigar los cambios en el clima y sus efectos presentes en todos los continentes. Es hora de terminar con la dependencia de los combustibles fósiles y así ayudar en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Porque aunque las emisiones provenientes de América Latina y el Caribe siguen siendo bajas en comparación a las aportadas por la mayoría de los países en desarrollo, la responsabilidad no es inferior a la hora de implementar acciones para remediar esta problemática global. Respecto a ello, IPCC señala que los países de América Latina también necesitarán reducir sus emisiones de manera significativa.

Enrique Maurtua Konstantinidis, Coordinador de la red climática CANLA explica que “este nuevo reporte de la ciencia indica que aún hay soluciones a la crisis climática, que deben ser consideradas e implementadas por los gobiernos, ellos deben trabajar en la transformación hacia sociedades bajas en carbono. Debemos transitar en el corto plazo desde las energías fósiles a las energías renovables. Sólo este cambio proporcionará beneficios como la seguridad energética, nuevos empleos, negocios sustentables e innovadores, y una mejor salud pública, entre otros”, precisó.

Según el panel de expertos de la ONU una economía baja en carbono no tiene por qué significar una reducción del crecimiento económico. Los impuestos al carbono se han aplicado en algunos países, y – junto con nuevas tecnologías y otras políticas de apoyo – han contribuido a un desacoplamiento de las emisiones de carbono del PIB.

“Se debe realizar un cambio de paradigma, el desarrollo de las economías no puede seguir alimentándose de energía sucia que no sólo contamina y agudiza los cambios en el clima, sino que hace cada vez más dependientes y vulnerables a los países de la región quienes por alcanzar favorables divisas mueven sus economías con energéticos fósiles, olvidando el bienestar de la población a nivel mundial y su calidad de vida “, agrega Javiera Espinoza miembro del Consejo Directivo de CANLA y profesional de Fundación Terram (Chile).

Los anuncios contenidos en este reporte llegan en un momento clave durante las negociaciones de la ONU, ya que los gobiernos se han comprometido a negociar un nuevo tratado global sobre el Cambio Climático para el año 2015 en la llamada Cumbre de Paris. Respecto a este importante hito, Mariana Castillo del Centro Mexicano de Derecho Ambiental apunta a “ considerar que es de suma importancia consensuar posturas y lograr un acuerdo global justo, ambicioso y legalmente vinculante, que en la práctica sea un instrumento cuyo alcance, estructura y diseño sea consistente con un presupuesto global de carbono vinculado a no sobrepasar los 2°C, y que incluya objetivos y acciones dentro de un marco equitativo que provea apoyo financiero, tecnológico y fortalecimiento de capacidades para aquellos países que no lo tengan”.

La mirada regional respecto a las iniciativas de mitigación también es analizada por los voceros de las organizaciones que trabajan en Cambio Climático en la región, Osver Polo del Movimiento Ciudadano frente al Cambio Climático de Perú (MOCICC) hace hincapié en la importancia que tienen las propuestas de mitigación que se realizan en países de Latinoamérica, gran parte de ellos con posibilidad de ser replicadas por otros países de la región, “en el caso de Perú cabe destacar las metas que se han propuesto en el Plan Bicentenario hacia el 2010-2021, donde se propone el cambio de la matriz energética que contribuya a la lucha frente al Cambio Climático”. Asimismo Perú será la sede de la COP20 en diciembre próximo “donde tendrá la tarea de trabajar con todos los países el borrador del acuerdo que será llevado después a la COP21 a celebrarse en Francia en el 2015”, adelanta el representante de MOCICC.

La última entrega del Informe AR5 será un “Informe de Síntesis”, que reúne la labor de los tres grupos de trabajo en un sólo gran informe. Este material se dará a conocer durante la reunión que se celebrará desde el 27 y hasta 31 octubre 2014 en Copenhague, Dinamarca. Para tal ocasión desde la red climática CANLA adelantan que darán seguimiento al proceso emitiendo vocerías desde los distintos países de la región.

Para más informaciones y gestión de entrevistas con voceros de la Red CANLA comunicarse con:

Pamela Suárez (Fundación Terram Chile) psuarez@terram.cl FONO (562)-22694499
Lylieth Varela (CLAES Uruguay) lylieth@ambiental.net FONO: (598) 99065089
Alison Kirsch (CANLA Argentina) alison_kirsch@brown.edu FONO: 54 11 4937 7246

 ________________________________________________________________________________________

Climate Action Network Latino América (CAN-LA) es el Nodo Regional de Climate Action Network International (CAN) en la región geográfica de América Latina y el Caribe. Es una red de organizaciones no gubernamentales independientes de América Latina comprometidas y activas en la lucha contra los efectos nocivos del Cambio Climático. Actualmente la componen más de treinta organizaciones de toda la región. www.can-la.org

Comments are closed.