Raúl Súnico “Los productores salmoneros se ven obligados a recurrir al uso de antibióticos”

La autoridad afirma que el mayor uso de antibióticos en Chile (se usa 5.000% más que en Noruega), tiene una explicación: las vacunas no tienen los efectos deseados, por lo que se hace necesario el uso de este tipo de medicamentos. Fuente: El Pulso 08 de mayo 2014.


El uso de antibióticos en la industria salmonera se volvió a disparar: en el país se usa hasta 5.000% más que en Noruega, el archirrival de Chile en este negocio. No obstante, el subsecretario de Pesca, Raúl Súnico, dice que esta situación tiene una explicación: las vacunas que se aplican en Chile no tienen los efectos deseados, por lo que se hace necesario el uso de antibióticos.

¿La imagen del país? “Chile compite en los mismos mercados con Noruega y al mismo nivel de exigencia. En general, los mercados entienden que los problemas son distintos”, es la respuesta de la autoridad a través de una entrevista vía correo electrónico. ¿A qué se debe la diferencia tan profunda en el uso de antibióticos entre Chile y Noruega?

—En Chile, la principal enfermedad bacteriana que afecta a la industria salmonera es la Piscirickettsiosis o SRS (Síndrome Rickettsial del Salmón), que afecta a las producciones en agua de mar y que causa importantes pérdidas por concepto de mortalidad.

En nuestro país los peces se vacunan para prevenir, sin embargo, dada las características particulares del sistema inmune de los peces, las vacunas no tienen la duración de efecto protectivo deseado, por lo cual los productores se ven obligados a recurrir al uso de antibióticos. Si bien esta enfermedad también está presente en los países productores del hemisferio norte, no genera los mismos impactos que en nuestro país, debido probablemente a factores ambientales, tales como la temperatura del agua, que es más baja en el hemisferio norte comparada con las aguas chilenas, dificultando así la presentación clínica de la enfermedad.

Los principales problemas sanitarios en estos países están asociados con enfermedades virales, tales como la anemia infecciosa del salmón (ISA), síndrome hemorrágico viral (VHS), enfermedad del páncreas (PD), enfermedad del músculo esquelético y cardíaco (HSMI), síndrome cardiomiopático (CMS), entre otras, las cuales por su etiología viral no requieren el uso de antibióticos. ¿Qué tipo de avances científicos por parte de la industria se observa para hacer frente al SRS?

—Se han desarrollado estudios epidemiológicos para establecer factores relacionados con la presentación de la enfermedad y efecto protectivo de los productos inmunológicos. Sin embargo, por tratarse de una bacteria intracelular los avances particulares en el conocimiento del patógeno son lentos.

Además, por ser una enfermedad de problemática local la investigación se desarrolla principalmente en nuestro país. Se ha logrado conocer factores de virulencia del patógeno, como por ejemplo su supervivencia en el medio ambiente, los cuales han sido utilizado para establecer medidas de administración pública, como por ejemplo los descansos sanitarios coordinados por área.

¿Cómo se puede asegurar a la comunidad que consume salmón que efectivamente no es dañino para salud humana la alta aplicación de antibióticos en la industria en Chile?

—El Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura es la autoridad competente en Chile encargada de controlar la calidad sanitaria de los productos pesqueros de exportación; para ello cuenta con un programa de Control de Uso de Fármacos.

En términos generales, este programa consiste en realizar muestreos de un número determinado de peces de cada centro de cultivo para determinar que no existan residuos de antibióticos que puedan ser perjudiciales para la salud pública, mediante la utilización de HPLC. Los límites de detección y cuantificación han sido establecidos de acuerdo a las exigencias de los mercados de destino donde se comercializan estos productos, como por ejemplo Japón, EEUU y la UE.

De acuerdo con este programa, si un centro de cultivo tiene residuos de antibióticos no puede ser cosechado hasta que estos alcancen los niveles de la norma, lo que en términos prácticos significa que los peces deben seguir en el agua para que de manera fisiológica eliminen los restos de antibióticos de su organismo. Sin perjuicio de ello, los niveles permitidos para la cosecha de los ejemplares en cultivo están basados en los estándares de los mercados más exigentes para cada antibiótico en particular. ¿Cómo considera que ha reaccionado la industria frente al incremento en el uso de antibióticos en la salmonicultura en Chile?

—Desde el punto de vista epidemiológico, en todo sistema de producción intensivo el uso de antibióticos es siempre una herramienta de control de una enfermedad. A partir de lo anterior, creemos que la industria ha reaccionado en su generalidad de manera prudente. La decisión del uso de antibióticos en un centro de cultivo pasa por el análisis de al menos un profesional médico veterinario, quien analiza la complejidad del cuadro clínico que se presenta.

Además, deben evaluar la etapa del ciclo productivo en la cual se encuentran los peces, pues dependiendo del antibiótico que se utilice los peces deben estar entre 2 y 7 meses sin recibir antibióticos para que estos, en caso de haber sido utilizados, puedan ser eliminados del pez y poder cumplir con el programa de control de uso de fármacos. Tanto el Estado como la industria han financiado estudios científicos conducentes a optimizar el uso de antibióticos, desde el punto de vista del uso en particular como de la prevención. ¿Qué planes o proyecto en marcha mantiene la Subsecretaría de Pesca para reducir el uso de este tipo de medicamentos?

—La subsecretaria ha financiado estudios de investigación tendientes a conocer factores epidemiológicos de presentación asociados a la vigilancia del patógeno, uso de vacunas, aplicación de terapias antimicrobianas y control de resistencia, además de la aplicación de normas de administración pública, como por ejemplo el reglamento de densidades, que lo que hace es poner incentivos a reducir la presentación de mortalidades en los centros de cultivo a través del manejo de las densidades de producción.

Este factor es transversal y se espera sirva para el control de las diferentes enfermedades de la producción de salmones, como también en la reducción del uso de antibióticos. ¿Cómo evalúa que avanzó sobre esta materia la administración anterior?

—En la administración anterior se encaminaron varios temas respecto a la manera de abordar la problemática. Actualmente se están revisando las formas de perfeccionar la reglamentación y trabajar en aplicar las medidas normadas con anterioridad. Es un tema de largo aliento, considerando los factores anteriormente descritos.

USO DE ANTIBIÓTICOS “

Los niveles permitidos están basados en los estándares de los mercados para cada antibiótico”

TRABAJOS “Tanto el Estado como la industria han financiado estudios para optimizar el uso de antibióticos”

MISIÓN “Sernapesca es la autoridad competente en controlar la calidad sanitaria de productos de exportación”

Comments are closed.