Advierten que solo quedan “cinco años” para salvar a los océanos

Una comisión independiente instó a las grandes potencias económicas a limitar las subvenciones a la pesca de alta mar, práctica que ha depredado especies hasta amenazar con su exterminio. Fuente: La Segunda.cl 24 de junio 2014.


Un plazo fatal de pocos años resta para enfrentar la grave amenaza planteada para los océanos del mundo por la sobrepesca y la contaminación. Tal es el perturbador diagnóstico lanzado por una comisión formada por ex altos cargos de Gobierno, personalidades y empresarios que abordaron posibles caminos para rescatar los mares.

La Comisión Océano Mundial, creada en febrero de 2013, advirtió a los gobiernos que es necesario adoptar medidas urgentes en menos de cinco años para evitar las peores consecuencias de este escenario.

La entidad instó a fomentar la reducción del uso de objetos de plástico, el control de la pesca en alta mar y la puesta en marcha de reglamentos estrictos para la exploración de petróleo y gas como medidas claves.

“El océano suministra 50% de nuestro oxígeno y fija 25% de las emisiones globales de carbono. Nuestra cadena alimentaria comienza en este 70% del planeta”, recordó José María Figueres, ex Presidente de Costa Rica, codirector de la instancia.

“Plan de salvación”

El equipo planteó ocho propuestas para recuperar y preservar la salud de los océanos en su informe, titulado “Del declive a la recuperación: Un plan de salvación para los océanos del mundo”.

Entre ellas, propone limitar progresivamente las subvenciones gubernamentales a la pesca en alta mar para acabar con ellas de aquí a cinco años. Tal iniciativa alude principalmente a Estados Unidos, la Unión Europea, China y Japón, líderes en la extracción de recursos marinos en aguas internacionales.

“Alrededor de 60% de estas subvenciones fomentan prácticas insostenibles y sin ellas la industria pesquera de alta mar no sería financieramente viable”, señala el informe.

Las aguas de alta mar son las que se sitúan más allá de las demarcaciones de los países -fijadas usualmente a 200 millas desde la costa-. Constituyen cerca del 64% de la superficie total de los océanos y la mitad de toda la productividad biológica.

La comisión expresó que la falta de jurisdicción sobre estas zonas acuáticas constituye un grave problema y llamó a la negociación de un nuevo acuerdo bajo los términos de la Convención de las Leyes de Mar de las Naciones Unidas (Unclos).

“El alta mar nos pertenece a todos. Sabemos qué hay que hacer pero no podemos hacerlo solos. Una misión conjunta debe ser nuestra prioridad”, dijo David Miliband, quien ejerció la cartera de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña y copresidente de la comisión.

La depredación de los recursos marinos está generando creciente preocupación mundial. La sobreexplotación ha puesto en riesgo poblaciones de especies como el atún rojo -capturado principalmente para elaborar sushi-, y doce especies de tiburones prácticamente desaparecieron en el Mediterráneo.

Biólogos marinos advierten que las poblaciones de varios peces de importancia comercial ha descendido entre 80% y 90%.

El fenómeno también ha afectado a variedades capturadas en Chile. Según reportes oficiales, 48% de las principales pesquerías están sobreexplotadas o agotadas.

En los últimos años, en tanto, se han descubierto enormes concentraciones de desechos plásticos acumulados por las corrientes marinas, entre ellas la gran “mancha” de basura del Pacífico Norte, que tendría un tamaño de 1,4 millones de km2, y otra similar en el Atlántico Norte.

Comments are closed.