Científicos advierten que el turismo amenaza a la Antártica

Desde 1990 hasta nuestros días, el número de turistas pasó de 5.000 en un año a los 40.000 actuales. Fuente: El Pinguino 21 de junio 2014.


“Mucha gente piensa que la Antártica está bien protegida de las amenazas a su biodiversidad porque está aislada y nadie vive ahí”, dice Justine Shaw, del National Environmental Research Programme. Equipo de científicos está advirtiendo que el creciente  número de turistas que visita la Antártica, amenaza su frágil ecosistema y pidieron mayor protección.

Desde 1990 hasta nuestros días, el número de turistas pasó de 5.000 en un año a los 40.000 actuales, según datos de la industria. La mayoría visitan la zona hielo que constituyen menos del I% de la Antártica.

También se está construyendo un número creciente de instalaciones para la investigación, así como carreteras, depósitos para combustible en estas zonas minúsculas de las que ha desaparecido el hielo.

Estas zonas que albergan la mayor parte de la fauna y la flora del continente, son las menos protegidas del planeta, dice un estudio del National Environinental Research Programtne

(NERP), financiado por el Gobierno y la división australiana de la Antártica.

“Mucha gente piensa que la Antártica está bien protegida de las amenazas a su biodiversidad porque está aislada y nadie vive ahí”, dice Justine Shaw del NERP, en el estudio publicado en el diario PLoS Biology y consignado por la agencia AFP.

“Sin embargo, uu mostramos que hay amenazas para la biodiversidad de este continente blanco. La mayor parte de la Antártica está cubierta por hielo, y solo menos del 1% carece de hielo. Solo el 1,5% de esta zona sin hielo pertenece a las zonas especialmente protegidas, pese a que esta zona alberga la mayoría de la biodiversidad”, recordó.

Cinco de las zonas sin hielo no tienen ningún tipo de protección mientras las 55 zonas protegidas del continente están cerca de lugares con actividad humana.

Steven Chown, de la escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad de Monash, (que también ha colaborado en el estudio), dijo que estas zonas sin hielo contienen ecosistemas muy básicos debido a la escasa diversidad de la Antártica. Esto convierte a la fauna y a la flora autóctonas en muy vulnerables a la invasión de especies de fuera, que pueden ser introducidas por la actividad humana.

“La Antártica ha sido invadida por plantas y animales, sobre todo hierbas e insectos de otros continentes”, enfatizó.

El estudio destaca que el nivel actual de protección es “muy inadecuado” y es necesario hacer mucho más para proteger la región del boom de la industria turística. “Necesitamos proteger los insectos, las plantas y los pájaros marinos endémicos, muchos de los cuales no existen en ningún otro lugar del mundo”, dijo.

Tenemos que -garantizar que las zonas protegidas de la Antártica no van a resentirse por la actividad humana, como la contaminación, la presencia humana o las especies invasivas”, añade.

La Antártica está considerada como una de las últimas fronteras para los aventureros. La mayoría viajan en barco, llegando a pagar hasta 20 mil dólares por una camarote lujoso en temporada alta, que se extiende de noviembre a marzo. También hay un floreciente mercado para vuelos panorámicos. La Antártica está considerada como una de las últimas fronteras para los aventureros. La mayoría viaja en barco.

Comments are closed.