Ejecutivo fija plazo para nuevo Código de Aguas y discute cambio constitucional

El objetivo es materializar la promesa de la Presidenta: “reconocer a las aguas como un bien nacional de uso público”. Diputados oficialistas abogan por una reforma a la Constitución que apunte a su nacionalización. Fuente: El Pulso 23 de junio 2014.


El Ministerio de Obras Públicas fijó un nuevo plazo para avanzar en el cambio a la normativa que rige el derecho y uso del agua en Chile. A principios de agosto se darán a conocer los alcances del nuevo Código de Aguas que forma parte de la reforma planteada por la Presidenta Michelle Bachelet en la materia y que podría incluir también una modificación a la Constitución.

“Es el compromiso que tomó el Ejecutivo con la comisión de Recursos Hídricos de la Cámara y el cronograma de trabajo es para eso”, afirmó el diputado Daniel Núñez (PC).

En función de este itinerario es que el ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga (DC), sostuvo una reunión hace exactamente una semana con los parlamentarios de la instancia, donde acordó que sostendrían una serie de encuentros para abordar las reformas que se envíen después.

El debate tiene tres niveles: una modificación al Código de Aguas, una posible reforma constitucional y una nueva institucionalidad, que va desde la reestructuración de la Dirección General de Aguas, hasta posturas que plantean la creación de una subsecretaría o un ministerio encargado del frente.

Ya en su cuenta pública Michelle Bachelet hizo un diagnóstico y compromiso ante el tema. “La sequía que hemos visto ya no es una emergencia, llegó para quedarse”, sostuvo, y apuntó a “reconocer a las aguas como un bien nacional de uso público en sus diversos estados, modificando sustantivamente el Código de Aguas”.

Es en la comisión de la Cámara Baja donde se tramita un proyecto que modifica esta normativa. La iniciativa apunta a establecer funciones y prioridades de uso de las aguas que el Estado debe garantizar.

“Hemos conversado con el Ejecutivo después del discurso del 21 de mayo para que se haga una refundición de este proyecto, entendiendo que el gobierno está preparando también una propuesta”, afirmó el presidente de la comisión de Recursos Hídricos, Luis Lemus (PS).

Según el diputado, “a través de algunas indicaciones sustitutivas se pretende presentar algo mucho más robusto en la modificación del Código de Aguas”.

El diputado Núñez sostuvo por su parte, que “hay que establecer como prioridad el consumo humano, el uso a pequeña escala en la agricultura familiar y después para otras actividades, ya sea industriales o mineras”.

EL AGUA EN LA CONSTITUCIÓN.

Pero la discusión no llega hasta aquí. Según la diputada miembro de la comisión, Cristina Girardi, actualmente “con la Constitución de Pinochet los derechos de aprovechamiento mientras necesitas el uso del agua pasan a ser propiedad privada y hoy se transan en el mercado, siendo que según el Código de Aguas el recurso es un bien nacional”.

Por esto propone derogar el artículo de la Constitución que establece que “los derechos de los particulares sobre las aguas, reconocidos o constituidos en conformidad a la ley, otorgarán a sus titulares la propiedad sobre ellos”, además de establecer el agua como un “derecho humano”.

Frente a esto, el jefe de la bancada DC, Matías Walker, si bien comparte que debe consagrarse en la Constitución lo que ya establece el código, no comparte “caducar derechos”, pues “sería expropiatorio”. Walker plantea que hay que “regular el uso del agua en situaciones de escasez”.

Si bien el titular del MOP ya ha expresado en público que es partidario de reformar la Constitución para consagrar al recurso hídrico como bien nacional de uso público, esta materia requeriría también el trabajo de las comisiones de Constitución del Congreso, las que ya están atareadas con otras reformas.

Por eso, desde el oficialismo se apunta en dos direcciones: una reforma constitucional que incorpore esta modificación o que sea un eje de los contenidos que se discutan a la hora de abordar la nueva Constitución, agenda ya postergada para 2015 por el Ejecutivo.

En el Congreso ya existe un proyecto enviado por la Presidenta Bachelet en su anterior período que apunta a la reforma constitucional. “Le he pedido al ministro Undurraga perseverar en esa reforma”, afirmó el jefe de bancada DC Matías Walker, quien también es partidario de crear un Ministerio de Recursos Hídricos.
Recuadro :
– ¿Qué ha pasado? El Ejecutivo fijó la primera semana de agosto como nuevo plazo para enviar la reforma al Código de Aguas en agosto. En su elaboración trabajarán junto a la comisión de Recursos Hídricos de la Cámara Baja.

– ¿Por qué? La Presidenta se comprometió a “reconocer a las aguas como un bien nacional de uso público”.

– ¿Qué se discute? Parlamentarios oficialistas apuntan incluso a reformar la Constitución y “nacionalizar” el recurso, cambiar el código y la institucionalidad.

– ¿Qué consecuencias tiene? Los cambios que se realicen modificarían el uso e incluso podrían cambiar el derecho sobre las aguas, actualmente “sobre otorgados” a privados.
EN DISCUSIÓN…

– Constitución: derogar artículo 19, numeral 24 de la Constitución y “recuperar dominio público” del agua.

– Código de Aguas: establecer funciones y prioridades de uso de las aguas que el Estado debe garantizar.

– Institucionalidad del agua: reestructurar la DGA. Incluso, crear un ministerio o una subsecretaría.

-“La Presidenta va a dar a conocer en los próximos días cuál va a ser la estrategia en materia hídrica, para enfrentar la sequía y el desafío que tiene nuestro país”.
LUIS LEMUS Pdte. comisión Recursos Hídricos de la Cámara

-“Lo que queremos es poner en la Constitución lo que ya está en el Código: el agua como bien nacional de uso público”.
MATÍAS WALKER Jefe bancada DC

-“Tenemos la posición de nacionalizar el agua porque los derechos de agua hoy se transan en el mercado como si fueran un auto”.
CRISTINA GIRARDI Diputada PPD, comisión Recursos Hídricos

2 Comments

  1. Andrés Forno dice:

    Las empresas públicas, las empresas privadas y las personas necesitan un grado seguridad y/o de respaldo jurídico sobre su derecho a uso de agua, para decidir cualquier inversión, esto es, la economía se detiene si los derechos de agua pertenecen a todos y a nadie en particular.
    También resulta de toda lógica distribuir inteligentemente el recurso hídrico entre todos los actores de la cuenca, ya que la sobrevivencia de todos ellos está interrelacionada, o sea, sin actividad económica la cuenca no es habitable.
    Como el recurso hídrico es limitado y variable en el tiempo, los derechos de agua no pueden seguir expresándose en un caudal (volumen de agua por unidad de tiempo) fijo en el tiempo, como lo hace el actual código de aguas, sino que deben empezar a expresarse en un porcentaje del caudal total anual disponible y este caudal total anual debe medirse y establecerse periódicamente para cada cuenca.

  2. Miguel Fernández del Pozo dice:

    El uso de los recursos naturales debería estar regulado por el Estado, porque es el medio en que todos los seres vivos tiene que usar para su existencia. La Naturaleza no es obra del hombre, por lo tanto, éste no puede tomar posesión de ella como un bien producto de su ingenio o trabajo. Sí, puede ocupar un espacio en ella y compartirla con el resto de sus semejantes y de los otros seres vivos. El Estado debería entregar concesiones para su uso, conforme a las necesidades de la sociedad, primando siempre el bien común. El espacio, el aire, las aguas, la fauna y la flora natural, todo lo que conforma el territorio de la nación, debería tener un uso regulado por el Estado, cuidando su sustentabilidad. Así se garantizaría mejor el derecho de cada chileno a vivir dignamente en su patria.