Grupos sociales reactivan su rechazo al terminal marítimo

Penco, Talcahuano y Tomé realizarán el sábado 7 una marcha en contra de la iniciativa, conocida como Octopus. Fuente: El Sur 03 de junio 2014.


En alerta se encuentran nuevamente las organizaciones sociales de Talcahuano, Penco, Tomé y Bulnes, debido al inminente reingreso del proyecto Octopus (ahora llamado GNL PencoLirquén) al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) regional. La iniciativa, que busca suministrar de gas a la termoeléctrica que se instalará en Bulnes, es rechazada por los habitantes de las comunas.

La coordinadora intercomunal que se formó en contra de la propuesta que lleva adelante Bio Bio Genera (antes Australis Power) ya comienza a delinear su estrategia para evitar que la iniciativa se concrete. Lo primero que harán será una marcha el sábado 7 de junio. Ésta partirá de la población Vipla (frente al Hospital de Lirquén) a las 14.30 horas y culminaría en un acto cultural a las 16 horas en el Gimnasio Municipal de Lirquén.

“Esta actividad estaría enfocada en los niños, porque entendemos que son ellos los herederos de cómo vamos a trabajar el tema energético en nuestro territorio”, comentó Mario Cabrera, vocero de la coordinadora Penco—Lirquén.

Los dirigentes de las agrupaciones sociales precisaron que el proyecto sería presentado dentro de este mes o, a más tardar, en julio y que ante esa situación ya se comenzaron a movilizar.

SEGUIRÁN LUCHANDO Fueron más de 200 las observaciones que las comunidades le hicieron, en su momento, cuando el proyecto Octopus ingresó por primera vez al SEA (octubre de 2013). Unas semanas después, la empresa Australis Power lo retiró para modificarlo. En principio, éste constaba de 4 partes; terminal marítimo, gasoducto, línea de transmisión y Central El Campesino, en Bulnes.

Ahora se presentaría en dos partes: el terminal junto al gasoducto serían un proyecto con su respectivo E1A, nombrado en esta oportunidad como GNL Penco—Lirquén. En tanto, la línea de transmisión y la central (2 unidades que generarían 570 MW cada una) sería un proyecto diferente, por lo que tendría su respectivo estudio ambiental.

Cabrera declaró que más allá de que el proyecto tenga modificaciones, las coordinadoras tienen una postura clara y es que “no se instale en ninguno de estos territorios (comunas)”.

“La empresa no ha tenido ningún acercamiento. No han tenido una declaración pública donde dejen claro a qué nos estamos enfrentando”, precisó el vocero de Penco—Lirquén.

En tanto, Juan Estrada, representante de la coordinadora chorera, comentó que “la única solución que le veo a este proyecto es que no se realice, que se busquen energías alternativas y que cuente con la participación de las comunidades”.

Pablo Oliva, coordinador de Tomé, explicó que el rechazo de los habitantes de las comunas es tajante a la instalación de la estructura en la Bahía de Concepción, ya que afectará al medio ambiente. “Se dañará a la flora y la fauna, a la gastronomía local, a los pe queños comerciantes. Tome quiere ser la capital turística del Bío Bío, pero, ¿quién va a querer ir de vacaciones a una costa que esté contaminada?”, planteó.

CONFLICTO DE INTERÉS Los dirigentes expresaron que el gobierno dejó claro que su agenda energética está apostando al gas natural. “En ésta se menciona un proyecto en el sur y sabemos que apunta al proyecto Octopus”, dijo Cabrera.

Estrada fue más allá y aseveró que el gobierno estaría entregando todas las posibilidades para que la iniciativa se realice. Además, comentó que el subsecretario de Medio Ambiente, Marcelo Mena, tiene un conflicto de interés, ya que durante 2012 asesoró técnicamente a la empresa en el proyecto Octopus. “Él está dando todas las posibilidades para que éste se realice”, manifestó.

El vocero de la coordinadora de Tomé sostuvo sobre este tema que es una falencia constante que tienen los gobiernos. “No es bien visto que el ex asesor de Australis Power ahora sea subsecretario de Medio Ambiente”, indicó.

La primera propuesta, separada en 4 partes, tuvo más de 200 observaciones por parte de las comunidades cuando fue presentado al SEA. La nueva iniciativa consta de 2 partes.

El gobierno dejó claro que su agenda energética apuesta al desarrollo del gas natural dentro de la Región. Dentro de la misma agenda se menciona un proyecto en el sur y sabemos que apunta al proyecto Octopus”.

Se dañará a la flora y la fauna, a la gastronomía local, a los pequeños comerciantes. Tomé quiere ser la capital turística del Bío Bío, pero, ¿quién va a querer ir de vacaciones a una costa que esté contaminada?’.

Comments are closed.