Reflexiones sobre Hidroaysén en el día del Medio Ambiente

Columna de opinión de Javiera Espinoza Geógrafa de Fundación Terram publicada en portal El Dinamo en el marco del Día del Medio Ambiente que se conmemora hoy 05 de junio 2014.


No es sólo Hidroaysén el reflejo de un sistema agotado que está incomodando a la sociedad, sino que son muchos los ejemplos que día a día aparecen a causa de un conflicto que demuestra el abuso del mercado por sobre la capacidad del sistema biológico de mantener los equilibrios en sus componentes.

El próximo 10 de Junio se decidirá el futuro de Hidroaysén. Especulaciones hay muchas, pero lo concreto es que en esta oportunidad las señales indican una habrá definición desde el Servicio de Evaluación Ambiental a través del Comité de Ministros que determinara si aprueba o se rechaza el bullado complejo hidroeléctrico que por más de 7 años ha insistido en instalar 5 represas en la Patagonia chilena.

Cabe destacar que independiente de la decisión que se adopte ese día, tanto la empresa como los reclamantes pueden continuar la pelea en términos legales en Tribunales Ambientales. A su vez, Hidroaysén bajo la actual razón social o rut puede desaparecer y luego reaparecer en el futuro bajo otro nombre o/y otra asociación, ya que no hay que olvidar que los derechos de agua pertenecen a Endesa y esta transnacional puede retomar la iniciativa cuando lo desee debido a la rentabilidad que implica generar electricidad usando los caudalosos ríos Baker y Pascua (entre tantos otros ríos más que posee gracias al Código de Aguas amparado en la Constitución de la República).

Por ello, resulta importante reflexionar sobre Hidroaysén hoy 5 de junio fecha en la que conmemoramos internacionalmente el Día del Medio Ambiente, pues estamos ad portas de festejar o seguir dando la pelea para que no se materialice un proyecto que nos muestra claramente que necesitamos modificar la inercia del modelo extractivista que busca rentabilidad en base a la utilización de los recursos naturales. ¡De nuestros recursos naturales! Hidroaysén, por si manifiesta exactamente lo injusto y homocéntrico de un paradigma que destruye el territorio sin importar las externalidades negativas y efectos a futuro, ya sea en los ecosistemas o en las comunidades de la Patagonia, un lugar único en el planeta.

¿Qué le dejaremos a las futuras generaciones?, ¿Acaso será la suma de ríos represados a lo largo de todo el país con el objetivo de generar electricidad para alimentar “un modelo de desarrollo extractivo”? ¿Quizás en vez de 2 televisores en casa en el futuro tendremos 4 y por eso que necesitamos más electricidad? Evidentemente no. Sabemos que la minería es uno de los principales consumidores de electricidad en el país, por lo tanto, si en unos días más nos encontramos con discursos y campañas del terror que nos endosarán a todos los chilenos que nos quedaremos sin luz porque se rechazó Hidroaysén o “no es viable tal como está”, usted no haga tal de creer dicha falacia.

Durante los últimos 7 años hemos entregado argumentos respecto a este proyecto y puesto el tema energético en el debate de la opinión pública, realizando en definitiva una campaña de información pública que ha sacado a más de 150 mil personas a la calle en Mayo del 2011 gritando ¡Patagonia Sin Represas! Hoy el costo político de aprobar un proyecto tan cuestionado no hace más que recordarle a los tomadores de decisiones que los chilenos nos hemos cansado de la forma en que se aprueban megaproyectos, estamos conscientes de la ausencia del Estado en términos de políticas públicas y como ente regulador en aspectos tan básicos como definir una política eléctrica planificando nuestra la matriz. Que estamos cansados de la privatización de nuestros recursos naturales, de nuestros ríos, de la falta de una política de ordenamiento territorial, del abuso del centralismo versus la ausencia de la toma de decisiones por parte de las regiones para sus territorios, o el atropello a la garantía constitucional de vivir en un ambiente libre de contaminación como parte de los derechos humanos mínimos, entre otros aspectos.

No es sólo Hidroaysén el reflejo de un sistema agotado que está incomodando a la sociedad, sino que son muchos los ejemplos que día a día aparecen a causa de un conflicto que demuestra el abuso del mercado por sobre la capacidad del sistema biológico de mantener los equilibrios en sus componentes. El exceso de contaminación o aumento de vulnerabilidad ante los riesgos naturales son ejemplos de que la intervención sobre el territorio tiene/debe de ser cada vez más consciente para evitar desastres que lamenten vidas a futuro.

La posible intervención y destrucción de nuestra Patagonia apostando que sea “la pila de Chile” como se catalogó hace un tiempo atrás, nos lleva a reflexionar sobre el país que queremos. No será Hidroaysén pero a cambio de ello ¿serán otros ríos como Puelo, Manso, Maipo o tantos otros amenazados por la hidrolectricidad? Los ríos cumplen importante funciones desde un punto de vista sistémico, son parte de ciclo hidrológico, trasladan nutrientes a los océanos que permite el alimento para los peces, a su vez permiten mantener la cadena trófica que incluso ayuda a captar el CO2 como gas efectos invernadero que contribuye al calentamiento global.

Es evidente que existe un sesgo al acuñar la frase “el agua de los ríos se pierde en el mar”, demuestra por lo menos desconocimiento, dado que las funciones ambientales no son consideradas ni valoradas cuando debiese serlo. Represar hoy los ríos no es la solución, sino que al contrario, dejarlos libres nos ayuda a mejorar la calidad de vida nuestra, de los ecosistemas que dependen de ellos e incluso de la economía. Insisto: ¡el agua de los ríos no se pierde en el mar, Patagonia Sin Represas!

Fuente: http://www.eldinamo.cl/blog/reflexiones-sobre-hidroaysen-en-el-dia-del-medio-ambiente/

1 Comment

  1. miguel dice:

    creo no estar equivocado ,pero la suerte de
    hidroaysen ya esta echada, lagos,
    fernandez,mas Asnar, todos lobistas por
    endesa y el ministro de energia que en
    televisión ( el informante ) ya expreso su
    politica , Y Bachelet muy vulnerable alas
    presiones de los poderes economicos tenemos
    que entre gallos y medinoche nos dejo su legado ” CAMPICHE “