Ingreso de proyectos para evaluación ambiental disminuyó un 37%

“La situación económica en Chile no está fácil, y hace que las inversiones tiendan a reducirse”, afirma el director ejecutivo del SEA. Fuente: Lignum 20 de agosto 2014.


El escenario de desaceleración que palpita en la economía nacional también se está evidenciando en el ingreso de proyectos de inversión a la institucionalidad ambiental. Esto, porque si bien entre el 1 de enero y el 22 de julio del año pasado ingresaron 651 iniciativas, durante el mismo período de este año, la cantidad se redujo a 411: una baja de un 37% .

De esas 411 proyectos ingresados, 12 fueron aprobados, 65 fueron desistidos, 220 entraron en el estado “en calificación”, 10 no fueron calificados y uno fue rechazado.

En ese contexto, a casi cinco meses de asumir la dirección ejecutiva del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), Jorge Troncoso, señala que “para nadie es un misterio que la situación económica en Chile no está fácil, y hace que las inversiones tiendan a reducirse”. Agrega que “una expresión del status de las inversiones en el país obviamente es el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (Seia)”. Sin embargo, Troncoso explica que junto a este factor también incide la entrada en vigencia del reglamento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) el 24 de diciembre del año pasado. En poco más de 20 días desde su entrada en vigencia, no ha admitido al 83% de los proyectos ingresados a tramitación.

“Estamos en una situación de ingreso relativamente normal con una baja si uno lo contrasta con otros períodos de años anteriores, pero que se explica por la dinámica propia que está viviendo la economía en Chile”.

Eso sí, aclara que “todavía no es evidenciable” la desaceleración en la estadística y que “quizás en los próximos meses, con un análisis más extenso, se pueda evidenciar alguna inflexión en la curva de ingresos”, agrega.

Pese a esto, reconoce que “el escenario económico definitivamente influye. Si uno hace un análisis histórico y ve cómo es la cantidad de ingresos respecto de la situación económica, claramente hay una relación (…) entre la curva de ingreso de proyectos al sistema y el status de la economía”, sentencia.

Quitarle presión al SEIA

Troncoso dice que en estos meses a la cabeza del SEA, se ha concentrado en el “reencauzamiento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental” que en sus palabras significa “recobrar el sentido original del SEIA, que es incorporar la dimensión ambiental en los proyectos”.

Dice que el trabajo se ha enfocado en “identificar las deficiencias que hemos tenido durante el último tiempo en términos de que cada uno de los actores (el SEA, los titulares de proyectos, las autoridades que conforman las comisiones de evaluación y las instituciones públicas que tienen competencia en materia ambiental) cumplan efectivamente el rol que tienen que jugar dentro de la implementación de los procesos de evaluación ambiental”.

Además, afirma que en el SEA “debemos avanzar durante los próximos años en implementar de manera rigurosa las distintas disposiciones establecidas en el nuevo reglamento del SEIA”.

Asimismo, agrega, que ha estado entregando algunas orientaciones a los titulares de proyectos sobre la importancia de obtener con antelación lo que denomina ‘la licencia social’ de los proyectos. Esto, porque según Troncoso, una de las variables que explican la situación de “sobreexigencia” que tiene actualmente el instrumento se debe, en parte, a que se ha pretendido que el SEIA resuelva, por ejemplo, problemas de relacionamiento entre titulares de proyectos y las comunidades. Eso sí, advierte que “tengo la sensación de que cada día hay más conciencia de que esta variable es muy relevante y así lo están entendiendo los titulares de proyectos”.

Agrega que, además, “estamos asumiendo con bastante fuerza el poder homogeneizar criterios y enfoques , porque ciertamente hay una queja de parte de los titulares en cuanto a que hay criterios disímiles entre región y región para abordar temas que son relativamente parecidos”.

“No se trata de poner trabas a la inversión”

Asumiendo que la institución sigue “sobre estresada”, Troncoso advierte que “en la medida en que no logremos desarrollar otras herramientas de gestión ambiental que acompañen al SEIA, le seguiremos exigiendo que haga más de lo que tiene que hacer (…). Hemos planteado que es necesario avanzar en otros instrumentos de gestión pública y de gestión ambiental”.

Para el director ejecutivo del SEA, “no se trata de poner trabas a la inversión. Se trata de cumplir lo que está establecido en nuestra norma y transitar por los cauces institucionales que establece la ley de medioambiente. Aquí hay un procedimiento que está bastante claro, que es absolutamente transparente. El Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental en Chile es uno de los sistemas más transparentes que existen en el mundo”. En ese sentido, recalca que “los procedimientos están bastante claros”.

Comments are closed.