Ayer rodó el primer vehículo eléctrico construido en Chile

Daniel Pavez no durmió en dos días. Hasta ayer en la tarde, en su taller de Huechuraba, transpiraba con su equipo poniendo el tapiz al interior de Lüfke, un vehículo mezcla de moto y citycar que se presenta como el primer vehículo eléctrico construido en Chile. Ayer en la noche fue su lanzamiento oficial. Fuente: El Mercurio 11 de septiembre 2014.


Lüfke -rayo en mapudungun- es una trimoto con un chasis de acero y cubierta de fibra de vidrio. Su panel de control es una tableta con Android que indica la velocidad, el consumo de energía, permite encender las luces y hasta darle la partida como si fuera una llave.

Ya tiene cuatro compradores en verde. “Dos ingenieros, un médico y un arquitecto”, cuenta Pavez. A ellos les entregan su nuevo vehículo en octubre, luego, los técnicos y profesionales de Voze (la empresa de Pavez) podrán fabricar hasta cuatro de estos vehículos al mes, cada uno con un costo de $6 millones.

Lüfke está orientado principalmente a profesionales que hagan recorridos en la ciudad. “No te va a servir para ir a la playa por la distancia y la velocidad”, aclara Pavez. Esto porque su autonomía es de alrededor de 60 kilómetros a una velocidad que fluctúa entre los 50 y 70 km/h. La gran ventaja es que se carga conectándolo a un enchufe convencional y llenar su batería de energía tarda cuatro horas.

El vehículo es silencioso, no contamina y, para su dueño, significa un gran ahorro tras la inversión inicial. Un kilómetro recorrido en Lüfke tiene un precio cercano a los $5; en un auto convencional esta cifra es cercana a los $85.

“Esta noticia es muy alentadora. La tecnología eléctrica es una de las más limpias en cuanto a huella de carbono y es una de las políticas que analiza el Ministerio del Medio Ambiente. Hay muchos países que han subsidiado este tipo de vehículos para masificarlos”, aclara Hernán Silva, especialista en transporte sustentable de la Universidad Mayor.

Comments are closed.