Buscan cómo guardar la energía renovable

Con nuevos suministros energéticos y la demanda creciendo vertiginosamente a nivel mundial, las compañías en EE.UU., Europa y en todo el mundo en desarrollo están gastando miles de millones de dólares cada año en nuevas plantas de energía, turbinas eólicas y paneles solares. Fuente: La Segunda 25 de octubre 2014.


Ahora el enfoque se centra cada vez más en cómo almacenar la bonanza, para que la electricidad generada de fuentes como las renovables pueda ser inyectada rápidamente a la red energética de un país al tiempo que se dispara la demanda, como por ejemplo, cuando la gente regresa a casa después de trabajar.

Para cumplir con los compromisos globales relacionados con el cambio climático, la Agencia Internacional de Energía ha pedido a EE.UU., la Unión Europea, China e India que inviertan 380 mil millones de dólares en almacenamiento de energía para mediados de siglo.

“Para muchas compañías, el almacenamiento de energía es visto como el santo grial”, comentó Logan Goldie-Scot, analista en el proveedor de datos

Bloomberg News Energy Finance. “Muchas de las tecnologías aún necesitan ir más allá de la etapa de prueba de concepto”.

Muchos de los avances más recientes en almacenamiento de energía, entre ellos las altamente eficientes baterías inerciales cuya energía almacenada se puede liberar para producir electricidad, siguen siendo hasta diez veces más costosos que generar electricidad a partir de combustibles fósiles.

Algunos investigadores de energía alemanes y Etogas, una compañía de arranque con sede en Stuttgart, acaban de poner a prueba un exitoso proyecto piloto utilizando el llamado almacenamiento de energía a gas. El excedente de electricidad generado en granjas solares y eólicas fue utilizado para dividir el agua en moléculas de hidrógeno y oxígeno en un proceso que, al combinarse con dióxido de carbono, termina por crear gas natural, que entonces puede ser utilizado en la red energética de un país.

El año pasado, Audi inauguró una planta de conversión de energía a gas que ahora produce combustible suficiente para operar mil 500 de los autos del fabricante automotriz alemán, modificados para funcionar con gas natural.

Un consorcio de grandes compañías industriales, entre ellas la compañía de electricidad alemana RWE, desarrolla un enfoque distinto que depende de acumular aire comprimido en enormes tanques de almacenamiento. El aire después puede ser liberado a través de turbinas para generar electricidad.

Paul Davies, socio de infraestructura en la firma de consultoría PricewaterhouseCoopers, en Londres, apunta que los nuevos proyectos, aunque más costosos que la generación tradicional de energía, pueden retener hasta el 70 por cielito de la energía almacenada comparado con menos del 50 por ciento de muchas de las opciones existentes.

Más del 95 por ciento de la capacidad de almacenamiento energético del mundo está basado en plantas hidroeléctricas de décadas de antigüedad en países como Alemania, Japón y Brasil.

Los analistas indican que la mayor oportunidad, al menos a largo plazo, podría ser una tecnología que tiene décadas de existir: las baterías. Algunos productores asiáticos, como Samsung y Panasonic, han dedicado años a mejorar la eficiencia de las llamadas baterías de ion-litio que ya operan teléfonos inteligentes, laptops y otros dispositivos inalámbricos. Tesla Motors, considerado un pionero en autos eléctricos, anunció el mes pasado que construiría en Nevada la fábrica de baterías de ion-litio más grande del mundo, que produciría baterías suficientes para operar 500 mil autos cada año, para fines de la década.

Los analistas señalan que la electricidad del almacenamiento en baterías aún cuesta al menos el doble que la de fuentes de energía tradicionales. Pero las compañías de servicios públicos esperan que bajen los costos a medida que más baterías de consumo eficiente de energía inunden el mercado. Y las compañías ven oportunidades en combinar la tecnología de baterías con fuentes renovables existentes.

Duke Energy, por ejemplo, agregó almacenamiento en baterías a una extensa granja eólica en Texas el año pasado.

“Las baterías tienen más sentido. Son económicas, seguras y eficientes”, dijo Sam Jaffe, un analista de almacenamiento de energía, en la firma de consultoría Navigant Research, en Boulder, Colorado. “Y es mucho más fácil obtener la aprobación para construir una bodega llena de baterías que cualquier cosa que involucre una chimenea”.

Almacenamiento es el nuevo santo grial para productores.

Comments are closed.