El impacto del piojo de mar en la industria salmonera

Las infestaciones por piojos de mar o caligusrogercresseyi, enfermedad conocida también como caligidosis, representa el problema sanitario más importante que afecta actualmente a salmones y truchas cultivados en Chile y en todo el mundo, debido a su alta prevalencia, lo que lo convierte en un serio problema para la industria salmonera. Fuente: El Mercurio 29 de octubre 2014.


La caligidosis está presente en prácticamente todos los centros de cultivo de mar de las regiones de Los Lagos y de Aysén, y se ha visto un número cada vez mayor de infestaciones producto de la densidad de los peces en los propios centros y la pérdida de sensibilidad del parásito a algunos tratamientos.

“El caligus es un ectoparásito, es decir, lo ves en la superficie del pez. En sus estadios iniciales penetra en la superficie del cuerpo del pez, a través de un filamento que le ocasiona un pequeño daño a la piel y, posteriormente, al pasar los estadios juveniles y llegar a adulto, se desprende de la superficie y puede movilizarse a través de esta. Al alimentarse del mucus del pez, ocasiona una erosión en la superficie corporal que destruye la piel y propicia las infecciones con otros agentes patógenos como bacterias y virus”, explica la directora del Instituto de Acuicultura de la Universidad Austral de Chile sede Puerto Montt, Sandra Marín.

Respecto de la abundancia de los parásitos en los peces, la investigadora señala que esta situación es variable. “Depende fundamentalmente del área geográfica en la que estén ubicados los centros de cultivo, pero sin duda le trae bastante problemas a la industria porque no es una enfermedad fácil de controlar”.

A causa del impacto que provoca en la industria salmonera, el Servicio Nacional de Pesca decidió incluir la caligidosis como una Enfermedad de Alto Riesgo de la Lista 2 para la acuicultura a fines de mayo del 2012, con el objetivo de detectar tempranamente el caligus, disminuir las cargas parasitarias, controlar su diseminación, tratar oportunamente a los animales enfermos y la protección de los negativos.

Las medidas de la autoridad se deben a que el principal problema que acarrea el piojo de mar es que al alimentarse de la piel, mucus y sangre del pez, produce erosiones que derivan en infecciones bacterianas secundarias, cuyo tratamiento conlleva pérdidas económicas explicadas principalmente por la mortalidad de los peces y los costos de tratamiento.

“Hoy en día, la industria está teniendo un gasto importante para poder controlar este parásito. Asociado a este problema hay toda una normativa que vigila el número de parásitos por pez que los centros pueden tener. Si este número se supera, van a entrar en un régimen de control mucho más estricto. Si no logran controlar la abundancia, la autoridad les puede pedir que cosechen la biomasa anticipadamente, es decir, que saquen todos los peces del agua. Realmente tiene consecuencias importantes el descontrol de esta enfermedad”, sostiene Sandra Marín.

La experiencia global

Para el director de Salud y Bienestar de la División de Peces de Marine Harvest ASA, Gordon Ritchie, el control del piojo de mar es fundamental para su empresa.

Es por ello que recurre a medicamentos de calidad y probada eficacia como Slice®, que agrega un apoyo técnico permanente a través de su programa de sostenibilidad, lo que “ha permitido comprender de mejor manera cuándo y dónde aplicar este producto para lograr el mayor costo-beneficio y de una manera sostenible. En específico, nos ha permitido optimizar la eficacia y los tiempos adecuados de tratamiento basados en la temporada, la etapa de los piojos y la rotación del producto, lo cual es esencial”.

“Para Marine Harvest, el trabajo con MSD en el programa de sustentabilidad de Slice® ha sido valioso, pero requiere de un diálogo cercano para su éxito. Ha proporcionado datos útiles, análisis y resultados que nos han ayudado a entender más acerca de Slice® y el piojo de mar. El apoyo técnico asociado tiene un valor añadido”, indica Ritchie.

En relación a la situación del piojo de mar en Chile, Gordon Ritchie sostiene que ha mejorado en los últimos años, particularmente desde 2007-2009, pero sigue siendo un desafío para la industria.

Cabe mencionar que los protocolos de manejo por área de cultivo son una importante estrategia para el control del piojo de mar. Esto significa que los centros de cultivos que comparten una misma área deben aplicar estrategias coordinadas de tratamiento y de manejo para mantener al caligus bajo control.

La estrategia está siendo aplicada por los diferentes países en donde el piojo de mar es un problema, incluido Chile.

Sin embargo, para que estos programas funcionen de manera adecuada debe existir la voluntad por parte de la industria de trabajar en forma coordinada, además de un control efectivo por parte del Estado para hacer cumplir correctamente la normativa.

Comments are closed.