Escasez de agua: el problema que se ha instalado en La Araucanía

Pozos secos y terrenos cada vez más áridos conforman el panorama en numerosos sectores rurales de Cautín y Malleco. Fuente: Diario Austral Araucanía 16 de octubre 2014.


Diversos municipios de La Araucanía se sintieron plenamente identificados con el problema del déficit hídrico que El Austral pusiera de manifiesto en su edición de ayer. Freire, Cholchol, Padre Las Casas, dejaron en claro que la sequía es un tema que se instaló en la Región, y donde cada gestión comunal ha debido incorporar un ítem destinado a auxiliar a numerosas familias de los sectores rurales a través de camiones aljibes que recorren cientos de kilómetros diariamente para llevar agua hasta los lugares más apartados.

En Freire, los sectores rurales de Quetroco y Calfuco sufren por la sequía.

‘Aunque faltan estanques, agradecemos al municipio que nos ha apoyado con agua’, señaló la vecina Berta Paillao. ‘Estuvimos abandonados aquí por mucho tiempo, antes llegaba el agua una vez al mes apenas. Ahora la nueva administración ha hecho esfuerzos por mejorar el reparto y ya estamos recibiendo agua semanalmente’.

El alcalde de Freire, José Bravo, apunta que ‘este es un tema muy complejo de solucionar porque son sectores rurales apartados que tenían agua de pozo, pero ahora las napas de agua subterránea se han secado, dejando a muchas familias sin este vital líquido. Nuestros camiones recorren la comuna durante 6 días a la semana para lo cual realizamos un decreto especial por el día sábado’.

En Freire el tema del agua es primordial y es así que el municipio concretó 3 importantes proyectos de abasto de agua y además aporta dos camiones para entrega del líquido vital.

Al sur de Freire, la vecina comuna de Padre Las Casas comparte esta crisis por la falta de agua. De acuerdo con la información proporcionada por el departamento de Administración del municipio, en la actualidad se disponen de 26 camiones aljibe a través de un convenio con la Onemi, con una inversión mensual de más de 72 millones de pesos. En temporada alta se dispone de 33 camiones aljibes, 29 de ellos por convenio Onemi y 4 municipales.

Los sectores donde hoy el municipio de Padre Las Casas entrega agua son San Ramón, Metrenco, Huichahue, Niágara y Maquehue.

EXPERTOS

Según cifras de la Onemi regional, actualmente son 27 municipios los que están solicitando apoyo en materia de reparto de agua. En total, a la fecha hay 138 camiones aljibe correspondientes a Onemi apoyando a los municipios, siendo los que presentan más problemas por la escasez de agua Padre Las Casas, Puerto Saavedra, Temuco y Cholchol.

Jeanette Medrano, profesional de la Dirección Regional de Onemi, precisó que ‘el déficit hídrico en La Araucanía comenzó por allá por el 98 al 2000. Fue entonces cuando recibimos las primeras solicitudes por parte de los municipios y posteriormente, el 2008, a través del Gobierno Regional se entregó a cada municipio algunos recursos, principalmente camiones aljibe, de forma que pudieran gestionar la entrega de agua por sus medios. Ello aparte de que nosotros arrendáramos camiones adicionales vía fondos de emergencia y entrega de estanques de acumulación de agua’.

Una parte fundamental del problema -asegura Jeanette Medrano- es que la lluvia no está aportando a la recuperación de las napas subterráneas, ya que escurre y se va a los ríos, pero no contribuye a la recuperación de las napas.

Respecto del fenómeno detrás de esta escasez de agua, la profesional indicó que ‘la situación ha ido cambiando, antes era un tema estacional entre diciembre y abril y tras ello los pozos recuperaban sus volúmenes. Ahora hay municipios que mantienen la entrega de agua con camiones aljibe el año completo. Yo creo que aquí hay un tema de fondo que tiene que ver con el cambio climático, y que genera distintas manifestaciones en los últimos años, por ejemplo lluvias y nevazones intensas en cortos períodos. Es un problema que llegó para quedarse y así opinan los expertos, por lo tanto hay un gran desafío para las instituciones que tienen competencia en materia de estudios y soluciones definitivas’.

CENTRO DE AGUAS

Con la visión de ser un referente regional y nacional en investigación y desarrollo tecnológico para la gestión sustentable del agua, el Centro de Gestión y Tecnología del Agua (CEGT-co) perteneciente a la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la Universidad de La Frontera ha seguido de cerca el fenómeno del déficit hídrico en La Araucanía.

Christian Antileo, director del Centro de Gestión y Tecnología del Agua, apunta que ‘no se puede saber a ciencia cierta cuándo comenzó este fenómeno, pero desde la década de los 90 se viene escuchando a los habitantes de las zonas rurales que se quejan por la falta de agua. El cambio climático está presente y sus efectos son locales y diversos en cada localidad. En cuanto a la sequía, podemos hablar efectivamente de ésta entre los meses de noviembre y mayo. En las regiones que hemos estudiado los promedios anuales de precipitaciones se mantienen más o menos constantes; meses de lluvias más intensas y periodos más largos de ausencia de lluvia’.

Respecto de las proyecciones de la sequía en La Araucanía para los próximos años, Antileo indicó que ‘sin datos no se puede hacer proyección, se requiere ampliar los estudios de las cuencas y subcuencas en la Región y sistematizar toda la información que se tiene para transformarla en indicadores útiles para la toma de decisiones. Se requiere de más conocimiento en cuanto a la disponibilidad, calidad del agua y eficiencia del uso y este trabajo no se ha hecho en la Región’.

Según lo señalado por Antileo, ‘lo que sí se sabe es que los estudio globales del cambio climático indican que los periodos de los patrones de lluvia están cambiando, vienen años de sequías cada vez más intensos y años de lluvias también más intensos’.

El director del Centro de Gestión y Tecnología del Agua explicó respecto a los pozos que ‘efectivamente existen antecedentes de que éstos se están secando. Pero hay que considerar que más del 70% de los pozos en la provincia de Cautín tienen una profundidad menor a los 12 metros, siendo muy vulnerables en los años de bajas precipitaciones’.

Antileo agregó que en Malleco hay antecedentes que demuestran migración desde las zonas rurales a urbanas, donde una de las causas sería la escasez de agua.

‘La lluvia no está aportando a la recuperación de las napas subterráneas, ya que escurren y se van a los ríos’. Jeanette Medrano profesional Onemi Regional

Comments are closed.