Los Derechos de Agua que Han Sido Entregados se Mueven en una Esfera de Especulación

La senadora del PPD, presidenta de la Comisión Especial de Recursos Hídricos del Senado, Adriana Muñoz, explicó los principales puntos que se debatirán en cuanto al otorgamiento de derechos de agua y cómo se busca recuperar los derechos ya otorgados por su no uso. Fuente: Estrategia 15 de octubre 2014.


–¿De qué trató la reunión de la Comisión el día de ayer?

– Conocimos un informe que entregó el Banco Mundial, que estableció que hay 10 ministerios (con 33 servicios involucrados) que tienen competencias en la gestión de recursos hídricos cumpliendo alrededor de 102 funciones, todas dispersas en la institucionalidad. El Gobierno está analizando la manera de fortalecer lo que existe, como la Dirección de Aguas, de manera que pueda articular al resto, y lo otro es avanzar hacia la subsecretaría del Agua o un Ministerio del Agua.

–¿Cuáles son los puntos más conflictivos de los cambios que se pretenden realizar?

– Hay un temor acerca de los derechos de agua ya otorgados, estos fantasmas circundantes que hacen muy mal a un proceso de debate trasparente y objetivo. Se ha pretendido instalar que aquí se van a expropiar derechos de agua, cuando en realidad lo que hace el gobierno es establecer que habrán modificaciones en la forma en la que se otorgan los derechos, desde aquí hacia adelante, respetando los derechos ya otorgados. Los derechos mineros, en actividades productivas agrícolas, de energía o hidroeléctrica se mantendrán.

–¿Cómo cambiará la forma de otorgar derechos de agua?

– Se reemplaza la fórmula que existe hoy de entregarlos bajo la forma de derecho de aprovechamiento de forma gratuita y a perpetuidad, para que se dé a través de una concesión, con un plazo definitivo entre 3 y 35 años con causales de caducidad. Por ejemplo, si en ese plazo la actividad productiva fracasa por quiebra, o porque se retiran los inversionistas, o porque hay cambios de rubro, esos derechos de agua se devolverán al Estado. En este sentido los proyectos que se presentan hoy son muy precarios y entiendo que esto traerá bastante debate al nivel del Código de Aguas. Hay sectores que insisten en que se mantenga la perpetuidad y que no exista la caducidad.

–¿No se generan nuevas incertidumbres con esto?

– Por cierto que aquí se va a generar incertidumbre, pero la Presidenta y todas las autoridades que han estado proponiendo estas fórmulas, en ningún momento han pensado en una expropiación, sino en una regulación bastante acorde con la legislación existente en las economías desarrolladas.

–¿Cómo se resolverá el problema en los lugares donde ya existe una escasez de recursos hídricos y los derechos ya están otorgados?

– Un gran problema que debemos resolver es cómo el Estado recupera agua, porque hoy los derechos que han sido entregados se mueven en una esfera de especulación. El Código actual establece una norma para recuperar derechos de agua a través del pago de patentes si no hay uso. Ha sido letra muerta, porque no se ha recuperado más que el 1% del agua no usada del país con la legislación del 2005. Existe una propuesta, que entiendo será controvertida, de poder establecer que si hay derechos de agua que no se están usando y se logra constituir la causal de no uso, se establecerá la devolución de esos derechos.

–¿Qué otro punto requiere revisarse en este sentido?

– Los derechos de agua otorgados no se inscribieron en el conservador de bienes raíces, entonces tampoco hay un seguimiento que se pueda hacer de parte de los entes fiscalizadores para ver los derechos de agua que alguien tiene. Hay muchas personas que ven con grandes ojos que un agua que se les regaló la pueden vender en millones y millones de dólares por demanda del mercado. Por tanto, además de la especulación, está todo el trasvasije de derechos de agua de una actividad productiva a otra.

Las Siete Mociones de Cambio

-Establecer el dominio del Estado sobre todas las aguas continentales sin perjuicio de conceder el uso y aprovechamiento a particulares.

-Indicar que las aguas son de dominio público, especialmente los acuíferos o formaciones geológicas por las que circulan aguas subterráneas.

-Declarar a las aguas bienes nacionales de uso público y reserva a la ley la constitución, reconocimiento, ejercicio y extinción de los derechos de los particulares sobre aquéllas, así como la determinación de los caudales que aseguren su disponibilidad para el consumo humano.

-Derogar inciso final del numeral 24°, de Art. 19 de la Carta Fundamental y asegurar a todas las personas el derecho al agua y a su acceso en cantidad y calidad suficientes para satisfacer las necesidades individuales y colectivas.

-Se buscará que por ley la exploración, explotación y constitución de derechos de aprovechamiento de aguas sean de resguardo del Estado, siempre respetando la diversidad geográfica y climática, y la disponibilidad de los recursos.

-Introducir el concepto de planes de manejo de cuencas regionalizados.

-Se limitará a 30 años las concesiones de aguas, haciéndolas prorrogables por 15 años en caso que los contratos, actos administrativos y resoluciones judiciales sean aprobadas previamente por el Senado.

Comments are closed.