CANLA: Expectativas de la sociedad civil latinoamericana ante la COP20

La Red de Acción Climática-Latinoamérica (CANLA, por sus siglas en inglés) demanda que en la COP20 se concrete el borrador de un acuerdo justo y vinculante que incluya elementos de adaptación y mitigación para todos los países en una manera equitativa. Fuente: CANLA 28 de noviembre 2014.


Hay más de 40 países de Latinoamérica y el Caribe en el Convenio Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático (CMNUCC), y todos tienen mucho en juego a la hora de decidir sobre el futuro régimen climático durante la Conferencia de las Partes (COP20) a celebrarse en Lima, Perú a partir del 1 de diciembre.

La Red de Acción Climática-Latinoamérica (CANLA, por sus siglas en inglés) demanda que en la COP20 se concrete el borrador de un acuerdo justo y vinculante que incluya elementos de adaptación y mitigación para todos los países en una manera equitativa. Por un lado, los gobiernos industrializados deben tomar medidas urgentes que hagan declinar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) hacia el año 2020; por el otro, los gobiernos de los países no industrializados deben comprometerse con un desarrollo sin emisiones para no repetir los pasos de los países que causaron el problema.

El quinto informe del IPCC es claro, cuantas más demoras haya en mitigar los gases de efecto invernadero, mayores y más devastadores serán las consecuencias; por ende se hará más costoso el proceso de adaptación, y finalmente será sumamente difícil lograr la erradicación de la pobreza, seguridad alimentaria y el bienestar de las sociedades.

Las 36 organizaciones de América Latina y el Caribe que integran CANLA, coinciden en que los modelos de desarrollo actuales no están en concordancia con un clima seguro, por lo que un modelo de buen vivir en armonía con la naturaleza es lo que puede representar un objetivo de largo plazo que acompañe las acciones de los pueblos para buscar soluciones que vayan mas allá de los sistemas de sustentación económica actuales.

Actualmente la región latinoamericana contribuye relativamente muy poco con las emisiones mundiales de GEI, sin embargo, la tendencia apunta al incremento de estas emisiones conforme crece la demanda de energía, e industrialización en general.

Las medidas para lograr un bienestar bajo en carbono (BBC) deben ir dirigidas a la  reducción de emisiones de GEI, a la disminución de la producción y uso de combustibles fósiles, y a fomentar la conformación de matrices energéticas diversificadas, con una participación mayoritaria de energías renovables no convencionales (eólica, solar, mini-hidráulica, geotermia) procurando la mejora sustentable de los pueblos. Aunado a lo anterior, las medidas de eficiencia energética y la movilidad urbana sustentable son dos pilares esenciales que deben formar parte de las políticas públicas de los países latinoamericanos, para reducir significativamente su huella de carbono y mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Las medidas de adaptación que se acuerden deben considerar la vulnerabilidad de todos los países, es de suma importancia prestar asistencia a los países menos adelantados (PMA) y los pequeños estados insulares (AOSIS), pero esto no debe de ninguna manera ignorar la alta vulnerabilidad de países como los centroamericanos, que necesitan adaptarse con la misma urgencia.

En cuanto a financiamiento, es menester que los países desarrollados cumplan con las promesas que hicieron en el pasado y que logren llenar los fondos necesarios para apoyar acciones que contribuyan a un desarrollo sustentable en países no industrializados, y programas de adaptación en países vulnerables.

Es importante que los países no industrializados puedan acceder a medidas de apoyo tecnológico y de fortalecimiento de capacidades, sin las barreras de propiedad intelectual existentes, para que puedan acceder a soluciones apropiadas.

Es crucial que las medidas para el futuro tengan un correcto balance entre los esfuerzos de mitigación y las necesidades de adaptación. Los acuerdos que los gobiernos tomen en Lima deberán sentar las bases para que la COP21, el próximo año en París, marque el inicio de la rápida transición hacia un futuro con 100% de energía renovable para el 2050.

Contacto para la prensa

Jenny Zapata López, Coordinadora Regional de Comunicación, CAN-Latinoamérica. jenny@can-la.org, +52-1 614 427 7692.

 

Acerca de CAN-Latinoamérica

Climate Action Network Latin America (CAN-LA) es el Nodo Regional de Climate Action Network International (CAN-I) en la región geográfica de América Latina y el Caribe. CAN-LA se compone de 36 organizaciones no gubernamentales independientes en la lucha contra los efectos nocivos del cambio climático. La red basa su trabajo en la confianza, apertura democrática y equidad de sus miembros. www.can-la.org

 

Twitter: @CAN_LA_ 

Facebook: https://www.facebook.com/pages/CAN-Latinoamerica/607646545926338

 

Comments are closed.