Investigación de la Unión Europea: Estudian el impacto del cambio climático en la vida marina austral

Los datos serán comparados con los que los mismos científicos obtendrán en los próximos dos años en el Ártico y el Mediterráneo. Fuente: El Mercurio 27 de noviembre 2014.


Durante casi todo el mes, veinticinco investigadores de Noruega, Turquía, Inglaterra, Alemania, Suecia y Chile analizaron en un fiordo cercano a Puerto Montt los efectos del cambio climático en la vida marina microscópica de la zona austral.

El proyecto, financiado por la Unión Europea, se centró en determinar el impacto que podría tener en los microorganismos marinos el aumento de la temperatura, la acidificación, la concentración de carbono y un aumento de los organismos depredadores.

Los resultados serán comparados con experimentos equivalentes que se realizarán en el Ártico y el Mediterráneo, en los próximos dos años, respectivamente.

“Todavía tenemos una gran incertidumbre respecto de los potenciales impactos que van a tener lugar hasta 2100, según lo que todos los modelos climáticos están prediciendo hasta la fecha”, reconoce José Luis Iriarte, investigador del instituto de Acuicultura de la U. Austral, sede Puerto Montt, quien estuvo a cargo de la coordinación local del grupo de expertos.

“En este proyecto, queremos aumentar la certidumbre frente a algunos procesos o impactos que pudieran estar sucediendo y de qué manera el sistema marino responde a los que ya están presentes”.

El fiordo Comau, donde se hizo el estudio, es uno de los más investigados, gracias a la presencia de la estación marina Huinay.

Para su trabajo, los investigadores emplearon una serie de estanques de un metro cúbico a los que colocaron agua de mar para analizar el comportamiento de la comunidad microbiana frente a diferentes factores.

Algunos de los recipientes fueron dejados en el fiordo y otros fueron llevados al laboratorio. Allí se les sometió a cambios de temperatura similares a los que podría experimentar el planeta (un aumento en la temperatura media del mar de 4,5 a 5 grados de aquí al 2100) y a una disminución del PH, para ver el impacto en ellos de la acidificación.

“Aparentemente este sistema marino está trabajando bien, según el modelo conceptual que tenemos”, dice Murat Ardelan, investigador de la U. de Ciencia y Tecnología de Trondheim, Noruega, quien es líder y coordinador científico del proyecto. “Las muestras tomadas se mandaron a analizar y los resultados van a estar en unos seis meses más. Sin embargo, no se puede adelantar nada hasta que estén finalizados los trabajos de todas las partes, lo que se calcula será en el año 2017. Recién entonces podremos definir si la Patagonia es frágil, actúa de manera clásica o es resistente a los efectos del cambio climático”.

Comments are closed.