Los glaciares se derriten mientras esperamos una ley que los proteja

Columna opinión de Javiera Espinoza Geógrafa de Fundación Terram, publicada en portal El Desconcierto 12 de noviembre 2014.


¿Cuáles son las razones de la demora del gobierno? La respuesta es evidente: si éste es un texto legal que efectivamente busca “proteger” los glaciares, impidiendo toda actividad industrial sobre ellos, los poderes económicos que pueden sentirse afectados están haciendo su trabajo.

En mayo de este año, el diputado Daniel Melo lidero un grupo de 10 parlamentarios -de distintas tendencias políticas- que ingresaron a la Cámara de Diputados un proyecto de ley que busca proteger los glaciares. Unos días después, en el discurso del 21 de mayo, la Presidenta Bachelet en su cuenta púbica dirigiéndose a todo el país, se comprometía a proteger los glaciares. De eso han pasado ya 6 meses y el proyecto de Ley liderado por Melo yace “congelado”, dado que se está a la espera de que el Gobierno ingrese sus indicaciones al Proyecto de Ley a esta iniciativa legal.

Después de múltiples reuniones, al parecer el gobierno decidió apoyar “en parte” el proyecto de Melo. Sin embargo, a la fecha aún esperamos ese compromiso: al parecer el Gobierno no ha hecho su trabajo. En Fundación Terram nos preguntamos ¿Cuáles son las razones de la demora del gobierno? ¿Por qué los diputados que suscribieron el proyecto y forman parte de la “Bancada Glaciar” no están presionando al gobierno? ¿O es que este proyecto de ley se encuentra cuestionado/paralizado por el sector minero? La respuesta es evidente: si éste es un texto legal que efectivamente busca “proteger” los glaciares, impidiendo toda actividad industrial sobre ellos, los poderes económicos que pueden sentirse afectados están haciendo su trabajo.

Es preocupante que nuestro Estado no tome conciencia de lo que significan los glaciares en términos estratégicos para el país. En un mundo con una creciente falta de disponibilidad de agua para consumo humano, Chile es un beneficiado por tener estas reservas de agua en estado sólido que en tiempos de ausencia de lluvias o años calurosos, nos aportan con agua para esos periodos críticos. Pero nuestras autoridades parece que no saben esto.
Mientras pasa el tiempo, los glaciares siguen ahí, sobre la cordillera, vulnerables a que proyectos de inversión minera quieran instalarse sobre ellos, más aún si el Gobierno anuncia medidas que buscan destrabar proyectos de inversión para aumentar las cifras económicas reimpulsando la minería y flexibilizando los bajos estándares ambientales. Es preocupante que nuestro Estado no tome conciencia de lo que significan los glaciares en términos estratégicos para el país. En un mundo con una creciente falta de disponibilidad de agua para consumo humano, Chile es un beneficiado por tener estas reservas de agua en estado sólido que en tiempos de ausencia de lluvias o años calurosos, nos aportan con agua para esos periodos críticos. Pero nuestras autoridades parece que no saben esto.

La semana pasada, el Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) entregó su Informe de Síntesis y sus resultados son críticos. La preocupación radica en el evidente aumento de temperatura global y cómo esta, está causando el calentamiento del permafrost y el deshielo de los glaciares (IPCC 2014), lo que impacta en la regulación del clima, como también en la disponibilidad de agua y aumento del nivel del mar, entre otros aspectos. Nuestro país se encuentra con un periodo de sequía donde en términos de precipitaciones, Punta Arenas tiene déficit de un 25%, Santiago del 35%, Valparaíso del 16% por mencionar algunas ciudades. Ante esto, los glaciares son las reservas que nos permiten enfrentar esta situación de los venideros meses estivales, sin embargo, hoy no existe herramienta legal que los proteja de su destrucción.

Para el mes de diciembre, nuestro país se comprometió en entregar de manera voluntaria a enfrentar el Cambio Climático. Consideramos que esto también pasa por proteger los glaciares hoy. Evitar cualquier actividad que los destruya remueva e incluso traslade debe de ser prohibida en pro de las comunidades, ecosistemas y aquellas actividades que necesitan de agua para su abastecimiento. Además la existencia de glaciares es una forma de aportar a la regulación del clima.

Una Ley de Glaciares puede ser uno de los pilares fundamentales en estos compromisos/contribuciones de Chile, como también, uno de los hitos que busque liderazgo en la región junto a países vecinos que también tienen que comprometer acciones ante la amenaza del Cambio Climático. Entre los países que poseen glaciares están Venezuela, Ecuador, Perú, Argentina y Bolivia. En todos los países los glaciares prestan servicios ecosistémicos y deberían de estar protegidos como medida regional que demuestre compromiso en materia internacional.

Esta es una oportunidad de liderazgo para Chile, sin embargo la presidenta Bachelet no mencionó el tema en su discurso para la Cumbre del Clima de la ONU celebrada en el mes de septiembre en New York. Aún así, los glaciares son uno de los íconos geográficos y políticos de la región que puede llevarnos a tomar el liderazgo en materia ambiental y de Cambio Climático. Esperamos que para diciembre próximo en la Conferencia de Las Partes que se celebra bajo el Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático que se realizará en Lima, Chile pueda dar la buena noticia al mundo que sus glaciares estarán verdaderamente protegidos.

Comments are closed.