Cambio Climático: Fracaso en Lima pero esperanzas para París

Columna opinión de Javiera Espinoza Geógrafa Fundación Terram, publicada en portal Quinto Poder el 18 diciembre 2014.


Concluye la Conferencia de las Partes número 20 bajo el Convenio Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático. Si bien las expectativas de la sociedad civil estaban centradas en que de éste proceso se obtuviera un borrador “robusto” que será el nuevo acuerdo climático que reemplace al Protocolo de Kioto, el cual debería ser suscrito el próximo año en París. Los resultados, no estuvieron a la altura y fueron por cierto, bastante cuestionados, pues lo mínimo era tener un borrador que determinara una cifra de reducción de emisiones y que definiera cuáles serán las contribuciones con las que los países aportaran, para abordar los efectos del cambio climático, entre otros puntos.

Todo esto, tenía como telón de fondo el llamado de alerta que el IPCC (Panel Intergubernamental de Cambio Climático) hizo en su último iInforme para que los gobiernos tomen medidas urgentes, así como la presión de la sociedad civil, tanto en aspectos técnicos y propios de la negociación como a través de las masivas manifestaciones que se realizaron en varias partes del mundo en septiembre de este año. Pero pese a todo el esfuerzo desplegado en Lima nada significativo se logró, obteniendo un texto general y poco robusto que no tiene medidas concretas, mucho menos ambiciosas y vinculantes.

Pese a las débiles señales obtenidas, aún queda todo el 2015 de negociaciones, en que pedimos mayor compromiso para disminuir las emisiones, comprometer financiamiento y tomar medidas concretas en adaptación, mitigación y transferencia tecnológica que permita avanzar en lograr un real acuerdo en París el año 2015.

Aunque la generalidad de los resultados en la COP20 de Lima deja una percepción de fracaso, amerita un reconocimiento el esfuerzo de nuestro país en el bloque negociador denominado Asociación Independiente de Latinoamérica y el Caribe, AILAC, junto con otros 5 países de América Latina. Este grupo demostró mayor ambición respecto a otros grupos negociadores, estando en sintonía con varios lineamientos provenientes de la sociedad civil, lo que merece un reconocimiento al esfuerzo, apertura y liderazgo de los negociadores. Sin embargo, se necesita que muchos otros países tengan el mismo enfoque ambicioso que impulse a lograr un acuerdo y la implementación de medidas urgentes que efectivamente impidan superar el aumento de temperatura media mundial en 2 °C para fines de este siglo.

Desde Fundación Terram esperamos que el gobierno sea coherente entre el desarrollo e implementación de las políticas públicas nacionales y los compromisos internacionales. Además es necesario que se avance a nivel nacional en generar acciones y medidas concretas, que cuenten con financiamiento y permitan abordar la adaptación al cambio climático, este es un tema prioritario para Chile al ser país vulnerable.

Lo que queda del proceso internacional para llegar a París será intenso y de ello depende que no fracasemos como humanidad en frenar el evidente daño que estamos haciendo al planeta, sus especies y a nosotros mismos, especialmente a los grupos más vulnerables que son los que más sufren los efectos del cambio climático. Como organización de sociedad civil seguiremos presionando para lograr los cambios necesarios, cambios que necesitamos para que los seres humanos podamos continuar habitando este planeta, el que cada día nos demuestra que está más dañado y que necesita de líderes conscientes de ello.

Fuente: http://www.elquintopoder.cl/medio-ambiente/cambio-climatico-fracaso-en-lima-pero-esperanzas-para-paris/

Comments are closed.