Fiscalía Naval fija a Enap mayor sanción por derrame en bahía de Quintero

Investigación sanciona a estatal con $450 millones y con $360 millones al buque y al remolcado. Fuente: Sustentare 09 de diciembre 2014.


Noticia relacionada: Gobierno respalda sanciones por derrame en bahía de Quintero

A más de dos meses de ocurrido el derrame de petróleo en la bahía de Quintero, y luego de realizar una investigación sumaria, la Fiscalía Naval estableció responsabilidades por el incidente ocurrido en la madrugada del 24 de septiembre. Si bien sindicó al buque Mimosa, al capitán del remolcador Puyehue y al práctico de puerto como involucrados en el vertimiento, apunto principalmente a la empresa estatal Enap como responsable.

El informe, además, establece la magnitud del derrame en 38.700 litros, casi el doble que los 22 mil litros informados inicialmente por la refinería estatal.

El documento constató faltas de procedimiento en Enap, entre ellas, no seguir los protocolos de la Armada en la maniobra de descarga, no contar con un eficaz sistema de amarre a la monoboya (punto de entrada del petróleo al terminal de Enap) y no contemplar un procedimiento específico para evitar los riesgos de contaminación en caso de este tipo de sucesos.

Además, a la estatal se le imputa el deficiente estado en que se encontraban sus espías (amarras), al momento de realizar el trasvasije del crudo entre el buque Mimosa y la monoboya. Una de las observaciones advierte que el material estaba fuera de norma, puesto que debían tener un largo de 100 metros y soportar una tención de 350 toneladas, lo que no se habría cumplido.

Así, la Fiscalía Naval establece para Enap la mayor de las sanciones económicas, correspondiente a una multa de $ 450 millones.

De todos modos, este es el umbral más bajo de sanciones que establece el reglamento para el Control de la Contaminación Acuática de la Armada para un derrame de hidrocarburos de tamaño “mediano” (entre los cinco mil y 500 mil litros), cuyo máximo es de dos mil millones de pesos.

Según el informe, en la fijación de esta multa habrían influido algunos atenuantes relacionados con la rapidez con la que la estatal estableció acciones para la limpieza del crudo y para la mitigación de sus efectos en la bahía.

Espías
El gerente de Refinación y Comercialización de Enap, Marc Llambías, rechazó el resultado de la resolución señalando que “la Armada dice que las espías tienen que ser de 100 metros, cosa que no es correcto”, ya que según él la propia marina aprobó un “plan de maniobra con espías de 55 metros”.

Agregó que “el mismo resultado de la investigación dice que el largo de las espías no tiene nada que ver con el evento y no tiene implicancia en el rompimiento de las espías, ya que estas se rompieron por una tracción excesiva del remolcador”.

Llambías confirmó que en su próximo informe de descargos (cuando), van a demostrar “que el remolcador fue el que ejerció una tracción mayor, y fue lo que generó la rotura de las espías”, añadiendo que éste “siguió tirando y avanzó hasta los 300 metros, que es la longitud de los flexibles y rompió el manifold (válvula del buque) generando el derrame”.

En el marco de las pericias de la Armada, el Departamento de Ingeniería Mecánica de la U. Federico Santa María sometió a pruebas las espías usadas por Enap, estableciendo que no tenían la resistencia mínima recomendada por el fabricante.

Respecto al estudio técnico, Llambías aclaró que “las espías se encontraban con una resistencia suficiente para amarrar un buque como el que teníamos acá (…). La muestra que hizo la universidad es respecto a las fibras externas que son las más dañadas y hacen una diferencia de la resistencia total”.

Otros sancionados
Así como Enap, tanto el capitán del buque tanquero Mimosa como el capitán del remolcador Puyehue, también fueron sancionados con multas que ascienden a los $ 360 millones cada uno.

Desde Ultratug, empresa dueña del remolcador Puyehue, confirmaron que recibieron la notificación que sanciona al capitán por “tractar con mayor fuerza de la requerida” la nave, y que le prestarán apoyo en su defensa. Agregan que la sanción “es injusta e infundada, y todos los antecedentes que disponemos, incluidos los peritajes elaborados por expertos extranjeros, confirman que el capitán siguió con rigor las instrucciones dadas por el práctico desde el buque”.

En este sentido, aclararon que “la mayor potencia de tracto que constata la investigación es irrelevante y no tiene relación con el corte de espías”.

Si bien el informe también establece la participación del práctico de la Armada presente en la operación de descarga de petróleo, no se indicó su responsabilidad ni tipo de sanción debido a que será una línea de investigación al interior de la institución.

Comments are closed.