Jorge Troncoso “Los permisos ambientales no son licencias indefinidas en el tiempo”

El administrador del SEIA confirma que casi 4 mil proyectos corren riesgo de caducidad de sus RCA. Fuente: El Pulso 02 de diciembre 2014.


Para evitar ese panorama, las empresas deberán informar gestiones mínimas apuntando a su operación.

Cerca de 4 mil proyectos de inversión con permisos ambientales entregados antes del 26 de enero de 2010, corren el riesgo de que sus Resoluciones de Calificación Ambiental (RCA) sean revocadas. Para evitarlo, las empresas deberán acreditar ante el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) si han desarrollado actos mínimos que acrediten la intención de llevar adelante su proyecto. Posterior a esa fecha, hay otras 3.500 iniciativas que tampoco han informado su estatus, y que también deberán informar bajo un riesgo de caducidad, pero posterior a 2015.

Frente a este panorama de incertidumbre para algunos titulares, el director ejecutivo del SEA, Jorge Troncoso, debió elaborar contra reloj un instructivo para orientar a las empresas sobre qué acciones califican como actos mínimos, qué ocurre cuando una faena tiene una optimización, o si cuenta con dos permisos ambientales y no ha podido entrar en operaciones, entre otras dudas. Desde su oficina de calle Miraflores, el administrador del sistema detalla a PULSO el número exacto de proyectos que deberán informar su actual situación, y de pasada realiza una evaluación de cómo ha funcionado la consulta indígena bajo el alero del servicio. ¿Qué implica que la ley ahora tenga una norma que puede hacer caducar los permisos ?

—Esta era una norma que contempla la ley, y su objetivo es poder dar un tiempo adecuado o prudente para que los proyectos de inversión que tienen RCA favorable puedan ejecutarse. La tramitación es una fotografía de una momento, y el medio ambiente evoluciona, por eso se estimó que un tiempo prudente para la implementación son cinco años. ¿También el espíritu de la normativa es para que no se especule con los permisos?

—A parte del sentido y el objetivo ambiental, está también el propósito que las RCA o los permisos ambientales no son licencias indefinidos en el tiempo. Las empresas tienen un plazo para ejecutar la inversión que tiene un permiso favorable. Esos cinco años permite a los titulares desarrollar todas las autorizaciones para lograr los permisos sectoriales. Se especula que el total de proyectos aprobados antes de 2010, y que están en riesgo de caducar, sería amplio.

—El régimen transitorio es el que plantea que todos los proyectos anteriores a 2010 tienen que acreditar ante el SEA las gestiones actos o faenas mínimas; mediante este acto las empresas demostrarán que su proyecto ha iniciado la fase de ejecución. ¿Cuál es el universo de proyectos?

—En el primer período, el total que tiene calificación ambiental favorable suma un total de 10.700 proyectos. De ese universo, logramos catastrar 3.236 proyectos respecto de los cuales no disponemos de información de que se hayan ejecutado, por lo tanto, esos proyectos eventualmente pudieran presentar sus acreditaciones para determinar si van a caducar o no. En el segundo período se identificaron 3.500 proyectos, de las cuales 2.253 iniciativas no han reportado información y deberán hacerlo. ¿El instructivo desarrollado por el SEA pone certeza a los titulares?

—Los proyectos que tengan RCA y que no hayan informado ejecución al SEA o a la superintendencia deben realizar una presentación formal acreditando sus gestiones actos o faenas, de manera sistemática e ininterrumpida en el tiempo, para que el SEA determine si los actos son suficientes. ¿Qué ejemplo podemos dar como acto, gestión o faena?

—Un titular de proyecto requiere un conjunto de permisos, y el titular durante todos estos años ha ido haciendo gestiones para obtenerlos. Si tiene el 90% y le quedan un par de permisos por obtener, y presenta toda esa información, respecto a esa información no queda duda que se han realizado las gestiones con miras a iniciar su fase de construcción. Por el contrario, si un proyecto con RCA favorable presenta tres gestiones de 500 posibles, es evidente que el titular no lo ha hecho y en esa situación nosotros tenemos que informar. ¿Si una empresa es sistemática no tendrá problemas con sus proyectos, por muy retrasados que estos estén?

—Claro, pero que las gestiones sean sistemáticas e ininterrumpidas y estén orientadas. Por ejemplo, en las tramitaciones de servidumbres de paso: una gestión evidente es el requerimiento de equipos, maquinarias y componentes, y esa también es una gestión que dice que el proyecto se va a realizar. ¿Qué organismo decreta la caducidad del permiso ambiental y quién fiscaliza que el proyecto se lleve a cabo?

—La caducidad de la RCA opera por no haberse dado inicio a la ejecución del proyecto. El que decreta la caducidad es el SEA y el organismo que chequea la ejecución es la superintendencia. Es muy fina la diferencia. En definitiva, clarificamos las dudas de los titulares, sectores o gremios. ¿Qué pasa con un proyecto que tiene una optimización, o sea que tiene una RCA antigua y varias más concatenadas a una sola faena?

—Si yo tengo dos permisos ambientales, el del proyecto y su modificación, los dos están afectos a la caducidad. Las dos tendrían que informar y acreditar. ¿Qué pasa con los proyectos que serán vistos por el Comité de Ministros o están judicializados?

—Sí, igual opera salvo que haya alguna disposición especifica de la justicia, por ejemplo, que la corte determine una orden de no innovar. A propósito de judicialización, el presidente de la Corte Suprema dijo a PULSO que esta apreciación no se condecía con los fallos.

—Yo concuerdo con él. La judicialización tiene harto de mito; hay una verdadera mitología al respecto. Nosotros tenemos 15 mil permisos ambientales favorables y de ese universo tenemos 30 ó 40 proyectos judicializados, eso no alcanza a ser un 1%. Creo que acá puede haber una connotación mediática, ya que el número de proyectos ambientalmente aprobados en tribunales es muy bajo. ¿Cómo evalúa la consulta indígena desarrollada por el SEA?

—Tenemos que cumplir un rol ahí, que es abrir procesos de consulta cuando se configura una afectación sobre comunidades. Es claro que los procesos de consulta que hemos desarrollado hasta la fecha han recogido toda la experiencia que hemos desarrollado en el último tiempo, no es lo mismo mirar un proceso anterior con los actuales. Yo me atrevería a decir que tenemos una buena evaluación de cómo estamos desarrollando el proceso. ¿Han ingresado menos proyectos producto de la menor actividad económica?

—Absolutamente, hay una baja de ingresos de proyectos de inversión al sistema, tanto de Estudios como Declaraciones, incluso aislando el período de los primeros meses del año pasado donde pudo haber una contaminación estadística con el nuevo reglamento del Sistema de Evaluación Ambiental.

INGRESO DE PROYECTOS “Hay una baja de ingresos de proyectos de inversión al sistema, tanto de Estudios como Declaraciones”

CONSULTA INDÍGENA “Los procesos de consulta que hemos desarrollado han recogido toda la experiencia”

CONVENIO 169 “La judicialización tiene harto de mito; hay una verdadera mitología al respecto”

Comments are closed.