Kris Tompkins sale en defensa de guanacos en el sur del país

La conservacionista plantea que este animal debe ser protegido. El SAG autoriza cazar entre 1.700 y 4.125 ejemplares al año. Fuente: La Tercera 07 de diciembre 2014.


Cuenta que estos mamíferos se han convertido en una atracción turística y pieza clave para los ecosistemas. Un reportaje publicado por el diario New York Times, en septiembre pasado, impresionó a Kris McDivitt, ecologista y fundadora del Parque Patagonia, en la Región de Aysén. En la edición se mostraban imágenes de la caza de guanacos que se realiza en Magallanes. Las imágenes revelaban la venta de su piel y los cuerpos ensangrentados de los animales.

La conservacionista y esposa de Douglas Tompkins, cuenta que aunque en el extremo sur se autoriza la captura controlada por parte del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), en el Parque Patagonia, se protege: “Es interesante notar que las sociedades actuales se encuentran un poco más reactivas y sensibilizadas a estos hechos y tienen una postura crítica frente a estos temas. Sin embargo, nos sorprendió que, en términos de reacción, la respuesta frente a reportajes asociados a la ‘cacería de guanacos’ dista bastante del revuelo de aquella polémica asociada a la caza de caballos salvajes en Tierra del Fuego”, sostiene.

Asegura que la población de guanacos en la ex Estancia Chacabuco alcanza entre 2.500 y 3.500 individuos, los que se distribuyen en las 78 mil hectáreas del parque. “Se ubican en el valle principal del río Chacabuco y constituyen el deleite de todos aquellos visitantes que recorren observando y fotografiando los paisajes”.

Señala que en el proceso de creación de esa área protegida, en 2004, se inició la protección de esta especie, para lo que hay un monitoreo de su población. La ecologista plantea que estos camélidos son “claves” en la mantención del ecosistema, en especial, en sectores de estepa y matorral. Y agrega que constituyen la base de la cadena alimentaria en la zona, pues proveen de alimento al puma y a especies como cóndores, zorros, armadillos y águilas.

Kris agrega que la presencia de estos mamíferos también se ha convertido en un atractivo turístico: “Con un poco de suerte se puede tener el privilegio y ser testigos de cómo las hembras paren a sus crías a pocos metros del camino público principal, el mismo que permite a los visitantes cruzar el parque y llegar a lugares de Argentina”.

El SAG, en tanto, informó que cada año se permite la caza controlada de entre 1.700 y 4.125 animales en la Región de Magallanes, por su rápido crecimiento. “Esto representa menos del 3% de la población actual”, se explicó, lo que se entrega en cuotas de extracción, que “aplicadas a la fecha han sido discretas”.

VISIONES

“Coincidimos con aquellos que observan una creciente valoración de nuestra fauna nativa”.

“El guanaco es una atracción para chilenos y extranjeros que recorren la Patagonia”.

Kris Tompkins, conservacionista

Comments are closed.