La mancha indeleble que enlutó a Quintero

Más de 38 mil litros de crudos es la cantidad final que se vertió en la bahía de Quintero el pasado 24 de septiembre y se transformó en el accidente ambiental más grave del año. Podrían haber sido (solo) 77 litros, especifica último informe. Fuente: Mercurio Valparaíso 28 diciembre 2014.


Se habló primero de 3.000 litros de petróleo que se habrían derramado la madrugada del 24 de septiembre en la bahía de Quintero. Los hechos ocurrieron cuando se rompieron las amarras que unían el terminal de la Empresa Nacional de Petróleo -Enapa un buque tanque -el Mimosaque descargaba el líquido negro, lo que provocó la filtración. Fue inevitable que la mancha de crudo se expandiera a consecuencia de cambios del viento, marejadas y corrientes, alcanzando una extensión de un kilómetro por 300 a 400 metros de ancho.

ARRAIGO AL “MIMOSA” Desde la Fiscalía Marítima comenzó la investigación. El 26 de septiembre el Juzgado de Letras de Quintero acogió la solicitud de arraigo presentada por Enap contra el buque Mimosa y la estatal presentó ante la Autoridad Marítima una protesta por la responsabilidad que les compete al armador del buque, correspondiente a una filial de la empresa Ultranav, y al remolcador del mismo, que pertenece a la empresa Ultratag, ambas propiedad del grupo Von Appen.

Diez días después del incidente, los pescadores de la jibia en Quintero llegaron a un acuerdo económico con ENAP debido a la imposibilidad de trabajar y ala inseguridad que les generó el derrame, llegando a un pago en 2 cuotas de 750 mil pesos cada una, a cada pescador afectado. Muy distinta fue la visión en la comuna de Puchuncaví, donde los pescadores de Ventanas y Horcón, solo fueron contratados por un par de días con un pago de 40 mil pesos.

El ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier, viajó a la zona el 6 de octubre para dar cuenta de la situación de Quintero y señalando la constitución de una garantía de US$15 millones, para cubrir los gastos de limpieza y reparación.

El 23 de octubre el Juzgado de Letras de Quintero levantó el arraigo que pesaba sobre el Mimosa. La decisión fue adoptada tras presentarse las garantías por la suma de hasta 17 millones de dólares a favor de Enap. La compañía declaró que respeta la decisión delJuzgado de Letras de Quintero y no descartó interponer nuevas acciones legales.

NUEVAS CIFRAS Si bien, en un principio se había informado un cálculo preliminar de 3 mil litros derramados, tras un estudio de una empresa de consultaría externa, la Enap precisó la cifra en 22 mil litros. A la profunda molestia que causó la revelación de una cifra bastante superior, se sumó el malestar de los pescadores de Quintero que el 5 de noviembre se tomaron las calles específicamente las avenidas Herrera y 21 de Mayo, en protesta por el “incumplimiento de compromisos” por parte de la estatal. A los cerca de 300 manifestantes se sumaron un centenar de botes a reclamar frente a la bahía.

Peor aún, el 5 de diciembre la Fiscalía Marítima dio a conocer que en realidad se habrían derramado 38,5 metros cúbicos de petróleo, tras los cual se entregó a la petrolera un plazo de 10 días para explicar las razones de la diferencia entre lo reconocido y lo señalado por la autoridad. En ese mismo informe, la Fiscalía Naval estableció responsabilidades por el incidente.

Si bien sindicó al buque Mimosa, al capitán del remolcador Puyehue y al práctico de puerto como involucrados en el vertimiento, apuntó principalmente a Enap como responsable. El documento constató faltas de procedimiento entre ellas, no seguir los protocolos de la Armada en la maniobra de descalza, no contar con un eficaz sistema de amarre a la monoboya (punto de entrada del petróleo al terminal de Enap) y no contemplar un procedimiento específico para evitar los riesgos de contaminación en caso de este tipo de situaciones.

La Fiscalía Naval estableció una multa de $ 450 millones la mayor de las sanciones económicas, y ENAP rechazó los cargos. El capitán del tanquero Mimosa como el capitán del remolcador Puyehue, también fueron sancionados con multas que ascienden a los $ 360 millones cada uno.

DEMANDA En tanto, el lunes 22 de diciembre, pescadores de Quintero presentaron una demanda laboral en contra de Enap exigiendo pagos de entre 3 y 10 millones de pesos por cada pescador afectado, pese al levantamiento de la prohibición (recuadro).

El último informe dado a conocer este viernes 26 por la Autoridad Marítima donde se establecen las responsabilidades del derrame, consigna que el capitán del buque “LR Mimosa” indicó que no estaban dadas las condiciones de seguridad. El ciudadano filipino Gener Dima-culagán Mercado de 36 años señaló que para las descargas de combustible en Enap “sólo existe un procedimiento respecto de las condiciones de descarga… pero no normas de seguridad respecto al terminal, como en otros países”. El sumario evidencia la carencia de protocolos de seguridad y el incumplimiento de normas que sí existían, por lo que el desastre pudo haberse evitado. El texto agrega que todo pudo reducirse a 77 litros de derrame y no a los 38.700 informados.

-Autorizan extracción y consumo

El sábado 20 de diciembre el subsecretario de salud, Jaime Burrows anunció el levantamiento de restricción de extracción, comercialización, distribución y consumo de productos del mar en la bahía de Quintero, incluyendo a Cachagua y Zapallar, resolución que se había establecido el 6 de octubre como medida precautoria. Para ello el Instituto de Salud Pública, realizó un total de 201 muestras en alimentos donde se determinó que los hidrocarburos asociados al daño a la salud de las personas que son descritos como aromáticos policíclicos (HAPs) están bajo la norma de la Unión Europa, resultados que han generado suspicacias entre la opinión pública.

Comments are closed.