Las dudas de la oposición a proyecto megatorres

En los últimos días d Gobierno cambió su estrategia y decidió salir a terreno con el ministro de Energía a la cabeza, para hacer fuente a un problema que amenaza con la iudicialización. Fuente: Mercurio Valparaíso 28 diciembre 2014.


En materia de energía, uno de los temas que condicionó la agenda fue la presentación del megaproyecto de transmisión eléctrica Cardones-Polpaico, de la empresa Interchile S.A., entre las regiones de Atacama y Metropolitana. El trazado hacia la zona costera y no paralelo a la ruta 5 Norte (Panamericana), despertó inmediatas críticas sobre todo en los 10 municipios de la Región de Valparaíso por donde pasa el tendido.

Tal parece que en el Gobierno no se dimensionó el real nivel de conflicto que generaría el proyecto de 3.225 millones de dólares. No solo la Presidenta Bachelet le entregó su público apoyo durante la Cena de la Enerffla de junio, donde induso pidió adelantarlo un año, sino en una reunión entre el ministro del ramo, Máximo Pacheco, y el gerente general de ISA y presidente de Interchfie, Luis Fernando Alamón, el secretario de Estado habría insistido en el pedido de adelanto.

Hasta hace un mes el Gobierno, impulsado por el temor a la judicialización del pmyecto y un posible entrampa-miento del mismo, había asestado desde La Moneda cada golpe infligido a los detractores, pero cambió la estrategia y optó por el diálogo, con el propio ministro Pacheco como encargado, y con algunas modificaciones al resistido trazado como carta bajo la manga.

¿Por qué Plan Expansión Chile LT 2×500 kV CardonesPolpaico se transformó en una iniciativa polémica y causó escozor en gran parte de las 20 comunas de las cuatro regiones que atraviesa? LOS MOTIVOS Al menos en lo que respecta a los 10 municipios de la Región de Valparaíso por donde atraviesa el tendido (unidos en un frente común), se ha argumentado la falta de participación de las comunidades en un proyecto energético de estas características. Los defensores aseguran que en el proceso de evaluación ambiental, tal como exige la ley, la empresa cumplió con la socialización de la iniciativa, pero los detractores cuestionan la calidad de ese proceso.

También se critica que sea una empresa y no el Estado en función de una estrategia país el que decida por donde pasará su poderosa línea de alta tensión, mientras los defensores sostienen que la empresa actúa de acuerdo a la ley medioambiental, que entrega a un privado la facultad de decidir por dónde pasará su tendido.

Para alcaldes como Macarena Santelices, de Olmué, el impacto ambiental de torres que tendrán hasta 70 metros de altura, es un factor dificil de soslayar, más en una comuna como la suya, que es Reserva de la Biósfera por Unesco. Otros, como Daniel Morales, de Limache, han enfatizado en el impacto negativo del paso de las torres en el desarrollo urbano de sus comunas, mientras grupos ambientalistas advierten sobre los problemas que podría provocar un campo electromagnético de esta envergadura (2×500 Kv), y el denominado efecto corona.

“ZONA DE SACRIFICIO” También ha molestado a los municipios organizados contra el megaproyecto la actitud asumida por el Ministerio de Energía porque, a su juicio, más que mandante de la obra (dueño a nombre del Estado chileno), se ha comportado como mediador entre las comunidades y la empresa. Y pese a que ha hecho saber que no está facultado para detener esta obra, los municipios plantean que sí podría haber dado luces de modificar el contrato para que Interchile tuviese más plazo para encontrar alternativas convincentes para un trazado.

Pero lo que más despierta suspicacias son las razones de Interchile para no delinear su tendido paralelo a la ruta 5 Norte (Panamericana) y sí por una zona donde hoy ya existen termoeléctricas, como Quillota, Quintero y Puchuncaví. Y pese a que Interchile ha negado que el trazado busque pasar cerca de actuales generadoras eléctrica o algunas proyectadas, planteando que el diseño se debe a que considera que es el de menor afectación, la duda ya está instalada.

Interchile dice que para recoger esa energía se necesitaría la construcción de una subestación para sumar la energía producida en la zona, y que el actual proyecto no lo contempla. Pero en Limache surgió un anuncio que inquietó a quienes temen el surgimiento de una nueva “zona de sacrificio”, con varias nuevas termoeléctricas instalándose en la zona: la empresa israelí ICPower dio a conocer un proyecto de creación de una termoeléctrica a gas natural en Los Laureles y reconoció que de concretarse el megaproyecto torres, se colgarían de ese tendido para transmitir sus más de 500 Megawats al Sistema Interconectado Central.

LO QUE VIENE Interchile debía presentar el 12 de enero la adenda con las respuestas a las observaciones ciudadanas al proyecto presentado a evaluación ambiental. No obstante, decidió adelantar su presentación la semana pasada, cosa que los detractores de la iniciativa ven como mala señal pues incluso estaban pidiendo el retiro de la misma para encontrar los consensos que faltan.

Ahora resta esperar que el ministro Pacheco termine la ronda de conversaciones con los alcaldes, en busca de algún acuerdo o, finalmente, del ingreso a tribunales de las ya anunciadas demandas edilicias para frenar el polémico proyecto de transmisión.

Comments are closed.