Segunda mayor salmonera del mundo cuestiona a Chile por alto uso de antibióticos

Cermaq sostiene que una vacuna efectiva contra el SRS reduciría “dramáticamente” el uso de antibióticos, bajando costos y elevando en el mercado los precios. Fuente: Pulso 04 de diciembre 2014.


Una de las mayores críticas que suelen realizar ambientalistas a la industria salmonera es el uso y abuso de antibióticos para mantener a raya las enfermedades. Sin embargo, en pocas ocasiones empresas extranjeras que operan en nuestro país se refieren a este problema.

Hace unos días, en medio de una conferencia de acuicultura en Oslo, Noruega, el directivo Jon Hindar, CEO de Cermaq, la segunda mayor salmonera del mundo, cuestionó duramente a la industria chilena por el masivo uso de antibióticos entre las compañías.

El ejecutivo a cargo de la compañía, cuyo controlador es la japonesa Mitsubishi, sostuvo que si bien existen avances por parte de las operadoras locales para elevar la competitividad del sector, aún persisten amenazas sanitarias.

“Las salmoneras chilenas dependen del uso de antibióticos, pero hay varias iniciativas que están progresando para reducir su uso”, destacó el ejecutivo de origen noruego y que a finales de octubre visitó Chile en el contexto de la Feria Internacional AquaSur 2014.

En su presentación titulada “Salmonicultura chilena 2015 desde el punto de vista de un productor”, el ejecutivo destacó las cifras de producción de la industria nacional, que por primera vez en su historia este año estima superará las 800 mil toneladas.

A su juicio, la industria local ha aprendido las lecciones de un crecimiento sin mayor control y que terminaron con la crisis del virus ISA y la posterior regulación con macrozonas.

No obstante, tres son las aristas que reflejan el actual estado de la industria salmonera en Chile, según Cermaq.

A los altos costos de operación se suman elevadas mortalidades, y bajos pesos de cosecha.

Lo anterior ha llevado a las productoras a tomar medidas, como dejar la producción de alevines de salmón en los lagos, acotó el ejecutivo.

Sin embargo, para el CEO de Cermaq el “aprendizaje es tardío” y “el cáligus -piojo del salmón que provoca altas pérdidas- fue probablemente el principal desencadenante de la epidemia de ISA”.

La anemia del salmón y el cáligus no son las únicas amenazas que enfrentan los productores locales. Si no fuera poco a ambas se suma el SRS (Síndrome Rickettsial del Salmón). Esta enfermedad produce una infección sistemática en distintos órganos del pez. Es el principal responsable del masivo uso de antibióticos y genera pérdidas por US$100 millones al año.

Alza. En su reporte de sustentabilidad 2013, la empresa Cermaq informó que en su filial en Chile utiliza 230 gramos de antibióticos por cada tonelada de salmón producido, mientras que en Noruega a penas 4,4 gramos por cada tonelada. Una diferencia de 5.000%.

Suma y sigue. La compañía también noruega Marine Harvest, informó que su filial en Chile presenta índices de uso de antibióticos muy superiores al promedio de sus otras compañías en Noruega, Escocia, Islas Faroe, Irlanda y Canadá: 150 gramos de antibiótico por cada tonelada producida. Esto, en circunstancias que el promedio de sus filiales no alcanza los 50 gramos.

“El uso de antibióticos contra las infecciones bacterianas rompió la tendencia de los últimos años”, sostuvo Marine Harvest en su último reporte.

El tema es preocupante, admiten ejecutivos de la industria. De hecho, Cermaq sostuvo en su informe de sustentabilidad que “el uso de antibióticos aumentó en 2013 como resultado del incremento en el número de brotes de enfermedades de SRS en Chile”.

¿Qué ha pasado? La segunda mayor salmonera del mundo, Cermaq cuestionó el alto uso de antibióticos que utilizan las productoras en Chile.

¿Por qué ha pasado? Uno de los mayores causantes en el uso de antibióticos es el SRS, que provoca fallas sistémicas en los órganos de los salmones.

¿Qué consecuencias tiene? Las palabras del CEO de Cermaq son muestras de la realidad de la industria salmonera en Chile que enfrenta altos costos de producción.

“Las salmoneras chilenas dependen del uso de antibióticos, pero hay varias iniciativas que están progresando para reducir su uso” JON HINDAR CEO de Cermaq.

Comments are closed.