Termoeléctricas dominan generación en zona centro sur pese a alza en lluvias

Desde la crisis del gas, el sistema ha estado marcado por la alta presencia de las centrales a gas, carbón y petróleo. Fuente: El Diario 29 de diciembre 2014.


Mejora en hidrología y deshielos no fue suficiente para desplazar a la generación térmica. Las centrales hidroeléctricas lograron este año su mayor aporte de energía al SIC desde 2008.

Las lluvias no fueron suficientes y, por sexto año consecutivo, la matriz de generación del Sistema Interconectado Central (SIC) siguió siendo dominada por la termoelectricidad. Según datos del Centro de Despacho Económico de Carga (CDEC-SIC) -y proyecciones de este medio-, la generación termoeléctrica en base a gas, petróleo o carbón, aportará este año el 52,1% de la energía Producida desde Atacama hasta Los Lagos, consolidando la tendencia que se ha dado desde principios de la década.

En segundo lugar se ubicó el aporte realizado por las centrales hidroeléctricas -de embalse y de pasada-, las que representaron 44,9% de la energía producida.

Más atrás quedaron las centrales ERNC (Energía Renovable No Convencional), que aportaron en conjunto el 3% del total.

Pese a que podría haberse esperado un cambio en la matriz de generación, el SIC -que da suministro al 94% de la población del país- sigue dominado por unidades con mayores niveles de emisión de CO2 y otros contaminantes, y también con un costo de generación promedio más elevado, lo que incide directamente en los precios de la energía.

Las razones

Si bien el SIC tiene una alta dependencia de la hidroelectricidad, en los últimos años, y debido a los efectos que provocó la crisis del gas argentino, la generación térmica comenzó a tomar mayor preponderancia.

El mayor hito se dio en 2009. Como consecuencia de la sequía en la zona centro sur del país, las centrales termoeléctricas incrementaron su aporte, transformándose en las dominantes, situación que se mantiene hasta hoy.

Con este fenómeno de fondo, la mejora en los niveles de lluvia que se registraron en el último invierno, así como los mejores niveles de nieve acumulada en las altas cumbres -que alimentan a los principales embalses utilizados para generación- no fueron suficientes para revertir la tendencia. Entre agosto y fines de diciembre, la hidroelectricidad aportó en promedio el 55% de la generación en el SIC, pero los meses anteriores se movió en el rango entre el 30% y 40%, muy por debajo de sus registros históricos.

En todo caso, pese a no haber destronado a la termoelectricidad, las hidroeléctricas mostraron un comportamiento más positivo que otros ejercicios, consiguiendo su mayor aporte de energía al sistema -en términos porcentuales- desde 2008.

Las estimaciones del sector apuntan a 2015 como el año en que se normalizaría el aporte de las centrales hidroeléctricas, aunque esto dependerá nuevamente de las precipitaciones. Esto tendría directa incidencia en los costos marginales del sistema, los que podrían bajar de los US$ 100 por MWh si hay una buena hidrología.

Otras limitaciones

En el sector privado sostienen que, a nivel de precios, no sólo la falta de lluvia ha tenido efectos negativos. La judicialización de proyectos y el rechazo de las comunidades se alzan como otras barreras para incorporar generación eficiente.

“Los precios de la energía continuarán estando impulsados principalmente por variables no controlables como la hidrología y los precios internacionales de los combustibles fósiles. Adicionalmente, la estructura final de la matriz eléctrica está aún bajo discusión, afectando decisiones de inversión y presionando los precios. Conflictos ambientales, una creciente oposición social a la instalación de plantas generadoras y proyectos trabados en procesos de aprobación, han sido los principales obstáculos”, dice un informe de Fitch Research.

COSTOS BAJARÍAN 33%

Si bien 2014 marcó la disminución de la tendencia alcista en los costos marginales en el SIC -lo que pagan las empresas por comprar energía en el mercado spot-, las proyecciones de la autoridad apuntan a reducciones más profundas el próximo año. Según el último informe de precio nudo elaborado por la Comisión Nacional de Energía, se espera que el próximo año el costo marginal promedie US$ 86,5 por MWh, una caída de 33,4% respecto del cierre de 2014, en torno a los US$ 130. La baja en los precios estaría influida por expectativas de un incremento en la generación hidroeléctrica y la mayor disponibilidad que tendrían unidades a gas. Asimismo, se espera que el próximo año ingresen al SIC centrales de generación por casi 900 MW, la mayor parte de ellas unidades solares ubicadas en la zona de Atacama y otras térmicas a gas y diesel.

94% de la población del país es abastecida de electricidad por el SIC.

3% de la energía total del sistema fue aportada por centrales ERNC.

Comments are closed.