Trece niños entran a etapa de vigilancia epidemiológica por presencia de plomo

INFORME. Seremi de Salud confirmó hallazgo de elemento tóxico en ¡nuestras de sangre. Fuente: Mercurio 25 diciembre 2014.


En un sobre cerrado una veintena de padres recibieron ayer los resultados de los exámenes desangre a que fueron sometidos sus hijos para medir la presencia de plomo en sus organismos.

El programa preventivo consideró a 107 niños de los jardines infantiles Los Pollitos y Semillita, que están ubicados justo frente al Puerto de Antofagasta, que es la zona de mayor contaminación por metales pesados de acuerdo a un estudio realizado en abril por el Instituto de Salud Pública.

Según confirmaron los encargados del programa, sobre un total de 71 muestras analizadas, el 24%, es decir 17, arrojó presencia de plomo, aunque en rangos que no representan peligro inminente.

De estos 17 casos positivos, 4 tuvieron niveles entre 2,5 y 2,9 microgramos por decilitro de sangre (mg./dl.), mientras que otros 12 se situaron entre 3 y 4,9 mg./dl. El caso más serio fue el de un pequeño que registró 6,9 mg./dl.

Todos los demás resultados estuvieron bajo los 2,5 mg./dl., que es el límite de detección del test.

MEDIDAS

La seremi de Salud, Lila Vergara, explicó que si bien los primeros exámenes no arrojaron casos graves, la sola presencia de plomo en niños obliga a extremar las precauciones.

Por eso, dijo, aunque los protocolos sólo obligan a realizar vigilancia epidemiológica cuando se supera los 5 mg./dl., se optó por ampliar esta medida a todos los niños que aparecieron con más de 3 mg./dl.

Hasta ayer había trece alumnos en este rango, pero no se descarta que la cantidad aumente considerando que recién hoy estarán los resultados de las 36 muestras de sangre que faltaba analizar.

“La norma nos dice que no deberíamos hacer ninguna intervención, salvo en uno de los casos, pero igual vamos a actuar para dar tranquilidad a la comunidad y a los padres”, indicó la autoridad sanitaria.

Esta “intervención” significa una encuesta epidemiológica, una evaluación del entorno familiar y exámenes al resto de los miembros del hogar para constatar si también tienen contaminación.

REUNIÓN

Lila Vergara y el doctor Antonio Cárdenas, quien estuvo a cargo de la torna de muestras, se reunieron ayer con un grupo de apoderados para entregarles personalmente los resultados y responder sus dudas.

Los papás requirieron insistentemente información sobre los riesgos a que se exponen los niños con los niveles detectados. Otros además plantearon la conveniencia de realizar exámenes más precisos, por ejemplo, de pelo.

Antonio Cárdenas tranquilizó a los apoderados indicando que los niños en general no evidenciaron niveles que ameriten intervención médica, a excepción del caso más elevado, para el cual la norma OMS sugiere seguimiento y otro tipo de evaluaciones.

“Al niño que salió con plomo más alto hay que hacerle una visita domiciliada para verificar que no tenga una fuente contaminante próxima y realizarle un chequeo completo. El resto está bien”, indicó.

La seremi Lila Vergara explicó que los resultados completos del muestreo serán entregados a la Superintendencia de Medio Ambiente para que se analicen medidas contra las fuentes de la contaminación.

“Informaremos a las instituciones pertinentes para dar cuenta del riesgo al que están expuestas las personas”, indicó.

MÉDICOS

Por su parte, el Colegio Médico pidió ampliar los exámenes al resto de los niños que estudian o viven cerca de la zona con presencia de metales pesados.

Además, solicitaron detener la fuente sospechosa de contaminación, en este caso “las actividades de embarque y desembarque con concentrados en el puerto local”.
Recuadro :
Resultados de estudio del 2000

Los resultados que hasta ayer arrojaban los exámenes practicados por la Seremi de Salud son inferiores a los que registró una investigación publicada el año 2000 por las investigadoras Verónica Sepúlveda, Jeanette Vega e Iris Delgado. denominada “Exposición severa a plomo ambiental en una población infantil de Antofagasta”.

En ella se midieron niveles de plomo sanguíneo en niños menores de 7 años expuestos a material particulado con alto contenido de plomo procedente de los sitios de acopio ubicados en los patios del Ferrocarril y el Puerto de Antofagasta. Los resultados mostraron que el 31,5% de los niños expuestos a emisiones del puerto superaban los 10 mg./dl. de plomo en sangre, mientras que otro 9,3% tenían más de 20 mg./dl. En el Ferrocarril, en tanto, el 47% superaba los 10 mg./dl. y otro 10% estaba sobre 20 mg./dl. Cabe precisar que en los análisis conocidos ayer. el caso más elevado llegó a 6,9 mg./dl., lejos de los 10 mg./dl. que se consideran de riesgo. Las autoras incluso llegaron a determinar que en la época del estudio (año 2000), un niño que vivía en el sector del Ferrocarril tenía 24,85 veces más riesgo de tener plomo en la sangre (nivel mayor a 7 mg./dl.) que uno habitaba sectores no expuestos. Si el niño vivía cerca del puerto, el riesgo era 22,56 veces mayor.

Los niveles actuales medidos por Salud están por debajo de la media registrada en Estados Unidos y Santiago a la fecha del análisis.

Comments are closed.