Alta tensión en la línea Cardones-Polpaico

Esta línea sigue en la polémica, especialmente por su resistido paso por la V Región de Valparaíso. Fuente: Mercurio 28 enero 2015.


El senador Francisco Chaguán y alcaldes de la zona pedirán que se suspenda la tramitación ambiental mientras no haya mejoras en el trazado.

La agenda transmisión-medio ambiente 2015 viene recargada. Más que nunca será urgente compatibilizar el desarrollo y ejecución de los proyectos con las demandas de las comunidades directamente intervenidas. No hay opción, porque necesitamos la energía y porque las resistidas torres de alta tensión siguen siendo la alternativa más económica, pues un trazado subterráneo o submarino puede costar seis o siete veces más y también tienen efectos ambientales.

Con todo, según opina Jorge Troncoso, director ejecutivo del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), este tipo de proyectos lineales, como los de transmisión, ductos, autopistas, etc., “tienen una característica sustancial: intervienen grandes espacios, lo que hace que la evaluación resulte un tanto más compleja por la diversidad de comunidades y ecosistemas que van atravesando, pero la facilidad que presentan es que es más sencillo determinar el área de influencia”.

Uno de los proyectos en la mira es la Línea Cardones-Polpaico, de Interchile/ISA, que contempla aproximadamente 753 km de línea de 500 kV, entre Copiapó y Polpaico. Son aproximadamente 1.670 torres. El proyecto ingresó su estudio de evaluación ambiental en marzo de 2014 y desde entonces, como se puede ver con detalle en la web del Servicio de Evaluación Ambiental (www.sea.gob.cl), ha dado origen a múltiples observaciones por parte de la comunidad. Por ejemplo, que en la zona de Limache la línea se “acerca peligrosamente a la Base Aérea Quinteros” y que inutiliza el Tranque El Aromo como fuente de aprovisionamiento hídrico para aviones y helicópteros que combaten incendios forestales, a su vez que ignora el proyecto de aumento de capacidad del tranque.

El ministro Máximo Pacheco ha intervenido personalmente, reuniéndose con los alcaldes para recoger las inquietudes, pero sin perder la convicción de que, “como Estado, no podemos renunciar a nuestra obligación de velar por el bienestar de toda la población”, según señaló a la prensa este mes. Ha trascendido que el ánimo gubernamental es dar por descartado el cambio de trazado, aunque sí habría posibilidades de “adecuaciones muy puntuales”.

Claro que el senador Francisco Chaguán confirma que en conjunto con los municipios afectados pedirán que se suspenda la tramitación ambiental del proyecto adjudicado a la colombiana ISA, “mientras no se logre un acuerdo sobre un trazado que no altere a los residentes de estas zonas, que no genere externalidades negativas”, señala el parlamentario. Mismo planteamiento hizo el senador Ignacio Walker en diciembre pasado.

En todo caso, según aclara Jorge Troncoso, la suspensión o retiro de la tramitación ambiental del proyecto es una facultad privativa del titular del proyecto, en ningún caso del SEA. Desde el punto de vista de la tramitación ambiental, actualmente, las instituciones públicas están respondiendo la primera agenda presentada por la empresa y no hay fecha estimada sobre el término del EIA. Legalmente, estos duran 120 días, prorrogables por otros 60, y Cardones-Polpaico, hasta el viernes pasado, llevaba 83 (se resta el período de consultas y respuestas a los organismos).

Dentro del Sistema de Evaluación Ambiental, a la fecha hay en total 23 proyectos de transmisión en etapa de calificación, por un monto de US$1.501 millones.

CERRO PABELLÓN

Por su parte, el Comité de Ministros, presidido por el de Energía y última instancia administrativa para reclamar contra un proyecto aprobado, comenzó este 2015 dando el vamos -rechazando por unanimidad las tres reclamaciones- al proyecto Cerro Pabellón, el primero de transmisión relacionado con una fuente de generación de ERNC. Se trata de la geotérmica de igual nombre, con una capacidad de 50MW, situada en Pampa Apacheta, Ollagüe, Segunda Región. La línea, de US$ 20 millones de inversión y 73 km de longitud, correrá entre las subestaciones Cerro Pabellón (nueva) y El Abra (existente).

Con todo, para muchos, era esperable la resolución del Comité de Ministros, por la necesidad de dar señales sobre la continuidad de los proyectos y porque Cerro Pabellón pertenece a Geotérmica del Norte S.A., sociedad de la estatal Enap (49%) y la italiana ENEL (51%). Así, cosas de la normativa chilena, el ministro de Energía era juez y parte, porque por un lado preside el directorio de Enap y, por otro, forma parte del Comité de Ministros. El acta de la reunión del 19 de enero pasado aún no estaba publicada en la web del SEA hasta este viernes, pero el director ejecutivo del SEA confirma que Máximo Pacheco se inhabilitó.

En carpeta 2015 del Comité de Ministros -que se reunirá una vez al mes, con excepción de febrero-, en materia de proyectos eléctricos figuran tres que están en la Justicia y que, por tanto, el Comité no se pronunciará hasta terminada esa etapa: las centrales hidroeléctricas Cuervo (US$ 733 millones, Energía Austral Ltda., Aysén) y Baquedano (de pasada, US$ 56 millones, Energía Baquedano Spa,Tucapel), y la Línea de Arranque y Subestación Neptuno (US$ 21 millones, Transelec, Cerro Navia).

Fuera de la órbita judicial y en la carpeta del Comité de Ministros figura también Línea de Transmisión 1×220 KV Centinela-Panimávida (US$ 16,5 millones, Hidroeléctrica Centinela S.A., Linares) y la central de pasada Mediterráneo (US$ 400 millones, Mediterráneo S.A., Cochamó,
X Región).

Comments are closed.