Caimanes lleva 64 días con cortes de ruta esperando que los Luksic cumplan sentencia de la Corte Suprema

A la espera que la minera Los Pelambres cumpla con el fallo de la Corte Suprema que ordenó restituir el cauce del estero Pupío y sacar el tranque de relave minero, ubicado a 8 kilómetros del poblado. The Clinic 29 enero 2015.


La comunidad dice que no dejarán el camino que une la minera con sus hogares hasta que se saque el tranque y señalan que luego de esta batalla irán para ser indemnizados por quedarse sin agua.

64 días cumplieron los vecinos de Caimanes, ubicado en la precordillera de la comuna de Los Vilos, al borde de la ruta que conecta el poblado con las faenas de la minera Los Pelambres, propiedad del Grupo Luksic.

Están esperando, tal como lo señalan desde ese sector, que se cumpla la sentencia que dio la Corte Suprema el 22 de octubre pasado, que dio orden de permitir el escurrimiento natural de las aguas del estero Pupío a la comunidad, libre de contaminación de desechos provenientes del tranque de relaves El Mauro”.

Una victoria judicial vital para la zona, que lleva más de diez años enfrentada a la producción minera y a la contaminación de aguas superficiales y subterráneas que ha producido el depósito para desechos mineros como arsénico, oxido de silicio, plomo y otros derivados de la explotación del cobre. Y que tiene a sus habitantes bebiendo agua embotellada y con el temor de que un movimiento telúrico haga ceder el tranque cerro abajo, sobre sus casas.

Según relata el vocero y presidente del Comité de Defensa de Caimanes, Cristián Flores, la comunidad y sus dirigentes llevan ahí más de dos meses esperando que se de cumplimiento a la sentencia, lo único que la comunidad espera.

“Nosotros no le vamos a entregar la ruta a la minera y vamos a seguir ahí hasta que cumpla el fallo de la Corte. El fallo dice clarito que si ellos no presentan un plan que sea idóneo en cuanto a restituir el cauce natural de las aguas, libres de contaminación tanto subterráneas como superficiales, tienen que demoler el tranque. Y nosotros estamos abocados 100% a que se demuela el tranque de relave el Mauro y que tengan que parar sus obras hasta que estas mineras aprendan que tienen que empezar a trabajar con responsabilidad con las comunidades si quieren seguir produciendo. De lo contrario, va a seguirle pasando lo que está pasando ahora”, dice Flores.

Según señala el dirigente, al fin de esta semana debería haber una resolución del juez del tribunal de Los Vilos que debía dar visto bueno al plan de la minera. Por eso están más expectantes que nunca.

“Todos nosotros, sin ser peritos ni expertos en el tema, nos damos cuenta que para cumplir la sentencia de la CS tendrían que levantar el tranque, tendrían que desaparecer el tranque y dejar el estero como era anteriormente. Por eso es muy difícil incumplir con la sentencia. Entonces, la minera lo que ha estado haciendo es tratar de dilatar, chutear la pelota pa todos lados, y dilatar, dilatar… porque saben que están jodidos, tienen que cumplir con lo que dijo la Corte Suprema y saben que lo que se va a cumplir es el cierre del tranque”, señala.

Obra ruinosa

La concreción de este logro judicial, dice Flores, es el primer paso a la restitución de derechos de una comunidad que se ha visto altamente afectada y que se encuentra en constante peligro con la operación del relave.

De hecho, en mayo del año pasado el Juzgado de letras de Los Vilos falló a favor de los vecinos de Caimanes, decretando que el tranque El Mauro era una obra ruinosa y que atentaba contra los derechos fundamentales de la vida y patrimonio de sus habitantes.

Cabe destacar que la comunidad, que alberga poco más de mil habitantes, se encuentra apenas a ocho kilómetros del relave, que puede acumular hasta 1.700 millones de toneladas de residuos. La instancia fue apelada por la minera y hoy está en la Corte de Apelaciones, aunque el primer fallo no revocó los permisos y redujo en un 40% la capacidad del tranque.

Por esa razón, los vecinos sólo quieren que el tranque desaparezca, sin salidas alternativas, y así se comience a dar una nueva oleada judicial que permita establecer posibles indemnizaciones a los afectados por el funcionamiento del relave.

“No queremos ninguna medida alternativa de la minera, tienen que cumplir la sentencia y obviamente, una vez constatado el daño y el perjuicio que la minera provocó a la comunidad, tendrán que venir nuevos juicios que determinen si el daño que provocó tienen que ser sancionados económicamente o no. Pero eso lo tendrá que determinar un tribunal. Nosotros, pase lo que pase, queremos que la sentencia de la Corte sea cumplida y no tranzada ni negociada. Queremos seguir viviendo en nuestra tierra, no queremos irnos de aquí y por lo tanto, debemos dejar claro que el relave el Mauro es un peligro”, dice Flores.

Comments are closed.