Científicos constatan que desde 1980 el río Baker está disminuyendo su caudal

Cambios en la circulación atmosférica que han desplazado las precipitaciones hacia la Antártica serían la razón. Fuente: Mercurio 19 enero 2015.


El río Baker, el más caudaloso de Chile y uno de los seis de Sudamérica que más agua vierten al océano Pacífico, ha visto disminuir sostenidamente su cauce a partir del año 1980. Es la conclusión del estudio realizado por un grupo de científicos de la Universidad Austral de Chile en la Región de Aysén, cuya finalidad fue reconstruir el clima que en la antigüedad tuvo la cuenca que rodea al río Baker.

Los resultados acaban de ser publicados en la revista científica especializada Journal of Hydrology.

Para desarrollar el estudio, un grupo de seis investigadores, ayudados por otros seis asistentes en terreno, estudió los anillos de crecimiento de árboles de lenga a través de dendrocronología (ver recuadro).

Durante este estudio, que fue financiado por el Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondecyt) y el Fondo de Financiamiento de Centros de Investigación en Áreas Prioritarias (Fondap), se extrajeron 566 muestras de lenga en los años 2008 y 2009, y en 14 diferentes sitios: trece de ellos en Aysén y uno de la zona de El Calafate, en Argentina.

Cada muestra se extrajo mediante una perforación de no más de un centímetro hecha en los árboles gracias a instrumentos llamados taladros de incremento.

Una vez concluida esta etapa, todas las muestras fueron estudiadas en el Laboratorio de Dendrocronología y Cambio Global de la U. Austral y, con las correlaciones encontradas entre el ancho de los anillos de lenga y el caudal, fue posible reconstruir la historia climática del Baker desde el año 1765 hasta 2004.

Así, los científicos establecieron que el río Baker registra a partir de 1980 un descenso sostenido de su caudal, datos que fueron validados por las estaciones fluviométricas ubicadas en el desagüe del lago Bertrán y en el río Ñadi; y con estaciones meteorológicas de Balmaceda, Cochrane, Coyhaique y Puerto Aysén.

Antonio Lara, académico de la U. Austral y líder de esta investigación, explicó que esta disminución se produce por cambios en la circulación atmosférica del hemisferio sur que implican menores lluvias y nevazones en la cuenca del Baker, cuyo caudal medio es de 1.100 m {+3} por segundo en su desembocadura. El caudal medio del río Biobío llega a 899 m {+3} por segundo.

Lara precisó que “los frentes de mal tiempo pasan más al sur que antes. Las precipitaciones están corridas más al sur hacia el territorio antártico y por eso llueve y nieva menos en la cuenca del Baker”.

Lara, quien además es uno de los investigadores responsables del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia, destacó también que este estudio de anillos de árboles es el más austral del mundo y que sus resultados deben ser considerados en la planificación de los recursos hídricos de la zona estudiada. “El Baker es el río más caudaloso del país y por eso todo lo que se haga ahí debe ser muy estudiado”, dijo.

Reconstrucción del clima

La Dendrocronología es una ciencia con la cual se puede reconstruir el clima de una determinada época midiendo el ancho de los anillos de crecimiento de los árboles. Un anillo ancho significa que aquel año el árbol creció más, ya que hubo abundancia de precipitaciones. Un anillo delgado implica que ese año hubo escasez de lluvias, por lo que hubo menor crecimiento. Así, a partir de las muestras dendrocronológicas es posible estudiar las variaciones en el crecimiento de los anillos de los árboles y establecer la relación que existe con el clima de cierta región, porque el crecimiento de los árboles responde a una combinación entre la disponibilidad de agua y las altas temperaturas en la zona.

Comments are closed.