Dura sequía amenaza con acabar la fauna silvestre de la zona

Un grupo de ocho cisnes debió ser rescatado de emergencia del humedal El Yali. Fuente: El Líder San Antonio 13 enero 2015.


La tarde de ayer fue liberado un grupo de ocho cisnes luego de una exitosa rehabilitación en el Centro de Rescate del Museo de San Antonio.

Según explicó Cristián Brito, encargado del centro, las aves fueron rescatadas en las cercanías del humedal El Yali, el que ha visto dramáticamente disminuid su cantidad de agua a raíz de la dura sequía que afecta a la zona central del país.

“Un equipo de TVN que pasaba por ahí vio y pudo rescatar dos de un grupo de cinco cisnes que deambulaba por la ruta”, explicó Brito, quien más tarde emprendió la búsqueda del resto de aves que se hallaban en el sector en un operativo aéreo y terrestre que permitió capturar y rehabilitar a otro grupo de seis aves.

Los ejemplares fueron recuperados en el centro con una dieta de comida fresca y verde, además de abundante agua donde pudieron nadar tranquilamente hasta la tarde de ayer cuando fueron liberados en el embalse Tricao, al sur de la comuna de Santo Domingo.

El sobrevuelo por el humedal, en el que participó José Luis Brito, director del museo, sirvió para constatar los efectos de la sequía en una zona que sirve de hábitat natural para una gran cantidad de especies silvestres.

“Se pudo ver que hay sectores secos y que las masas de agua han disminuido notoriamente en el humedal, lo que desencadenó, sin duda, en este inusual problema”, explicó Brito.

“Esto también se pudo ver en Matanzas, donde a raíz de la escasez de agua se perdieron más de 400 ranas chilenas el año pasado”, agregó el profesional, quien pronostica que la falta del líquido podría significar la extinción de un importante número de anfibios y peces.

“Las especies, fundamentalmente las aves, que no han encontrado un buen hábitat en esos dos lugares, se han comenzado a instalar en la desembocadura del río Maipo”, agregó José Luis Brito, quien aprovechó de hacer un llamado a reportar nuevos casos de avistamientos de cisnes abandonados y a cuidar los pocos espacios que no han sido deteriorados por la dura sequía que comienza a hacerse sentir en la zona, la que podría tener consecuencias dramáticas para los animales silvestres.

Cualquier avistamiento de cisnes abandonados o de otra especie en peligro, se puede denunciar al Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), Carabineros, o al Centro de Rescate y Rehabilitación de Fauna Silvestre del Museo de San Antonio.

Comments are closed.