El nuevo dilema de Pascua-Lama

La Superintendencia de Medio Ambiente debe pronunciarse frente al último fallo de la Corte Suprema, que podría implicar la validación del criterio del Tribunal Ambiental frente a la forma en cómo deberían aplicarse las multas por los 23 incumplimientos ambientales detectados en el paralizado proyecto. Fuente: Sustentare 12 enero 2015.


Los problemas parecen no terminar para Pascua Lama, el proyecto minero binacional de oro, plata y cobre, desarrollado por la canadiense Barrick Gold, en la frontera de Chile con Argentina, que hoy se encuentra paralizado en su totalidad.

La iniciativa, que se vislumbra como la mayor mina de oro a nivel mundial una vez operativa, recibió hace pocos días la negativa de la Corte Suprema frente a un recurso interpuesto por la misma empresa que buscaba invalidar el último dictamen del Tribunal Ambiental de Santiago.

Dicho veredicto, dejaba sin efecto parte de la resolución determinada por la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) en mayo de 2013, específicamente en lo concerniente al establecimiento de la multa por los más de 20 incumplimientos detectados, fijada en 16.000 UTA (unos $ 8 mil millones). El mismo dictamen, validaba las exigencias respecto a los trabajos necesarios para implementar el Sistema de Manejo de Aguas, obra necesaria para que las aguas de contacto con material no contaminaran las de no contacto.

El Tribunal Ambiental tomó esa decisión tras un recurso presentado por opositores a la iniciativa, y con eso cuestionó la forma en cómo la SMA aplicó la sanción, ya que utilizó el denominado “Concurso Infraccional”, mediante el cual se agruparon las 23 infracciones en cinco y no se designó una multa a cada uno de los incumplimientos.

Si bien en su fallo la Corte Suprema no resolvió el fondo del asunto, ya que sólo mostró su negativa a que la empresa fuera quien presentará el recurso contra el Tribunal Ambiental, expertos en la materia coinciden que con esto la SMA tendrá que volver a aplicar las sanciones por cada una de las infracciones.

En ese sentido, las aspiraciones de los detractores son altas, ya que se espera que la multa sea muy superior a la ya aplicada.

De hecho, el abogado de la Comunidad Agrícola Santa Mónica, contraria al proyecto, Cristián Gandarillas, señaló hace algunos días que las sanciones de la SMA, considerando el nuevo criterio exigido por el Tribunal Ambiental, podrían superar los US$ 200 millones. Sin embargo, otros juristas relacionados a temas medioambientales discrepan del monto, y dicen que el tema está por determinarse, y que es probable que las sumas no sean mucho mayores a las ya aplicadas.

“El fallo de la Corte Suprema es un paso importante (…) La SMA deberá, al dictar la nueva resolución, proceder a sancionar cada uno de los incumplimientos en forma independiente”, dijeron en una declaración pública once agrupaciones del Valle del Huasco opositoras a Pascua Lama.

Durante la semana, el vicepresidente senior de Pascua Lama, Eduardo Flores, asistió a la cena del Consejo Minero, reunión en la que participan los principales actores de la industria, pero declinó referirse al tema.

Sin embargo, fuentes de la compañía dieron algunas luces respecto al proceso que se está llevando internamente y aseguraron que se continúa trabajando para dar cumplimiento a los compromisos regulatorios, sociales y medioambientales.

En ese contexto, afirmaron que para reiniciar las obras de construcción de la mina, se requiere una nueva forma de abordar los desafíos y que se deberá esperar la nueva resolución de la SMA.

Comments are closed.