Otra mirada al tema ambiental como desafío para el 2015

Columna de opinión de Javiera Espinoza Geógrafa de Fundación Terram publicada en portal Quinto Poder el 06 de enero 2015.


Es habitual que al final del año se haga una evaluación de temas, mirar al futuro determinando los desafíos que se vienen para concretar los temas inconclusos que el año que culminó no logró concretar (ver Balance Ambiental 2014 de Fundación Terram). Si bien da la impresión de ver más gente en las calles utilizando bicicleta, separando su basura y demandando más puntos de reciclaje y los niños al parecer comprendiendo la importancia de proteger los bosques, lo cierto es que el tema ambiental va mucho más allá de lo que como ciudadanos podamos avanzar en nuestras prácticas cotidianas.

Avanzar en más y mejores políticas públicas en materia ambiental es de vital importancia para construir un mejor país y un mejor futuro. Los temas ambientales, aunque cueste entender, van de la mano con la calidad de vida de las personas. Es vital que nuestro cuerpo pueda respirar aire limpio para su buen funcionamiento, tener agua potable o limpia para el consumo básico, acceder a alimentos de calidad que nos entreguen los nutrientes necesarios. Todo esto sin mencionar la felicidad de disfrutar de un área verde, mucho mejor si es un bosque nativo, una playa del norte, o un bello paisaje del cual nuestro país tiene diversidad suficiente gracias a su geografía. Todo eso depende de la salud de los ecosistemas y de cómo manejemos el territorio.

Se fue el 2014 sin encontrar grandes avances en materia ambiental para el país. El año que se fue comenzó con las promesas de legislar sobre los glaciares, la biodiversidad, energía, abordar el cambio climático, la basura, ordenamiento territorial, entre otros. En el parlamento comenzaron a discutirse proyectos de ley, se establecieron mesas de trabajo, sin embargo es lamentable ver cómo estos avances se estancan por la falta de voluntad política, el lobby que realizan los sectores económicos y las campañas comunicacionales que abordan la crisis económica indicando que no alcanzamos los números deseados. Finalmente el tiempo trascurrió sin comprender la urgencia en abordar vacíos legales o administrativos que lo único que hacen es llevarnos a agudizar conflictos socioambientales, aumentar la injusticia ambiental y perjudicar a las clases socioeconómicas con menos capacidad de judicializar los problemas.

El error recurrente del Estado ha sido congraciarse con el sector privado; profundizar un modelo extractivista y concesionar todo lo que se pueda concesionar. Claramente hay materias en las que existe ausencia del Estado en el rol más básico, como planificar el territorio (el territorio-nación que debe administrar). La utilización del territorio de manera “espontánea” dejándola en manos del mercado, hoy nos lleva a una serie de conflictos, comunidades con desconfianza creciente hacia los tomadores de decisiones y las empresas, a la vista de que “acelerando la economía” las comunidades y las futuras generaciones tengan que sacrificar su calidad de vida.

El concepto “el que contamina paga” cuando se extraen recursos naturales a tasas que superan la regeneración de éstos, es el mal camino y hay que detenerlo. El cobre, los peces, los bosques, los glaciares, los ríos, todo se agota y es evidente. Un modelo de desarrollo primario-exportador no es lo adecuado para Chile, no es lo que queremos, más aun cuando nuestra población aumenta y nos enfrentamos a una crisis climática global.

El desafío de tener un país de avanzada implica ser coherentes y pensar el futuro de un país. Necesitamos mayor ambición, rapidez y eficiencia en la gestión de las discusiones. Necesitamos voluntad política para avanzar y construir un país con estándares ambientales mejores que busque proteger sus valiosos recursos naturales, pero  también que entienda quelos temas ambientales no pueden esperar porque son un derecho y un deber del Estado “preservar la naturaleza” y lo debemos exigir.

Desde Fundación Terram esperamos que en el año 2015 la temática ambiental tenga mayor importancia, pero no por conflictos o flexibilización de políticas, al contrario, queremos que se destaque porque hemos mejorado los estándares de protección ambiental tanto de los ecosistemas como de los habitantes del territorio nacional. Con esto queremos decir que no sólo necesitamos fortalecer la institucionalidad ambiental, sino que también se logre comprender que como sociedad no tenemos futuro si es que no nos concentramos en tener una administración justa del territorio y sus componentes, ya que estos sostienen la vida y las actividades que se desarrollan en el país.

Fuente: http://www.elquintopoder.cl/medio-ambiente/otra-mirada-al-tema-ambiental-como-desafio-para-el-2015/

Comments are closed.