Apelación No Entorpece Cumplimiento del Fallo

Lea opinión de Sandra Dagnino abogada de la comunidad de Caimanes, respecto al reciente fallo a favor de su comunidad.


La defensora de la localidad de Caimanes sostiene que la resolución es “muy sólida, sin ningún espacio a dudas en relación a que lo que hay que hacer es demoler”.

Sandra Dagnino Urrutia, abogada de la Comunidad de Caimanes en el caso que enfrentaba a la localidad de la región de Coquimbo con la minera Los Pelambres, afirmó que “la gente está feliz, han sido años muy sacrificados y dolorosos y de mucho silencio, de permanecer siempre de rodillas y como ya lo hizo la Corte Suprema en su momento, ahora lo vuelve a hacer el Tribunal. El Poder Judicial los toma de la mano, los levanta y les devuelve su derecho elemental al agua”.

Dagnino explica que la resolución es “muy sólida, sin ningún espacio a dudas en relación a que lo que hay que hacer es demoler. Ahora vamos a notificar el cumplimiento incidental del fallo y ahí empiezan a correr los plazos que son muy acotados y donde las posibilidades de cumplimiento son realmente sumamente puntuales”. Respecto de la segura apelación al fallo por parte de la minera, Dagnino indicó que no entorpecerá el cumplimiento del dictamen. “Ellos tienen todo el derecho a apelar, lo que pasa es que en este escenario judicial esa apelación no entorpece el avance del cumplimiento de lo ordenado”, afirmó.

Ante la posibilidad del daño ambiental que provocaría demoler el tranque El Mauro, según indicaron en la minera, la abogada aclaró que “si se plantea derribar el muro en las condiciones en que está, por supuesto que se producirían daños ambientales, pero el muro se debe derribar de una forma técnica que es muy distinta. Primero se debe evacuar el contenido a través de punteras y posteriormente se demuele. Eso es desinformación”, enfatizó.

En relación a la posible suspensión indefinida de las operaciones de Los Pelambres, Dagnino sostuvo que “Si tienen que cerrar, lamentablemente ese ya no es un problema de la comunidad, porque se dieron todos los espacios para que se solucionara el problema de una manera menos drástica. Durante años la comunidad les dio la posibilidad de mejorar su condición y no lo hicieron y cuando la Corte Suprema también les dio la oportunidad de restituir las aguas sin demoler, parece que tampoco pensaron que era importante”, concluyó.

Comments are closed.