Desastres naturales generan pérdidas por US$ 300 mil millones al año

Según la ONU, una inversión adicional de US$ 6 mil millones ayudaría a reducir el riesgo y ahorraría pérdidas por US$ 350 mil millones en los próximos quince años. Fuente: El Diario Financiero 06 marzo 2015.


Las pérdidas causadas por desastres naturales como terremotos, tsunamis, ciclones y desbordamiento de ríos alcanzan, en promedio, entre US$ 250 mil y US$ 300 mil millones cada año, determinó el informe global de Naciones Unidas sobre Reducción de Riesgo de Desastres.

“Esta cantidad sorprendente afecta la capacidad de los gobiernos de proveer servicios básicos. Desvía recursos de la infraestructura básica. Las empresas sufren. Hay menos trabajos y menos ingreso”, dijo ayer el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. El reporte, elaborado por la Oficina para la Reducción de Riesgo de Desastre de la ONU, calcula que una inversión de US$ 6 mil millones anuales en medidas para reducir el riesgo de desastres ahorraría al mundo pérdidas por US$ 360 mil millones en los siguientes quince años. Este gasto representa apenas 0,1% de lo que se gasta anualmente en promedio en desarrollar nueva infraestructura a nivel mundial.

“Para muchos países, esta pequeña inversión adicional puede significar una diferencia crucial para lograr los objetivos nacionales e internacionales de acabar con la pobreza, mejorar la salud y educación, y lograr un crecimiento sustentable y equitativo”, añadió Ban.

Las medidas para reducir el riesgo de los desastres incluyen normas para fortalecer las edificaciones y prevenir la construcción en zonas con riesgo de inundación, drenajes urbanos y sistemas de alerta temprana.

Cambio climático

Ban señaló que el mundo está padeciendo desastres naturales “más frecuentes y más intensos”, haciendo más urgente la necesidad de comprometer recursos para invertir en soluciones inteligentes que alivien el impacto sobre las personas y el entorno. Además, el cambio climático “está exacerbando el riesgo de desastres”, señaló el informe.

“Estamos jugando con fuego”, dijo. “Existe una posibilidad muy real de que el riesgo de desastre, alimentado por el cambio climático, alcance un punto de inflexión en el que el esfuerzo y los recursos necesarios para reducirlo excederán la capacidad de generaciones futuras”.

Comments are closed.