Gobierno vuelve a mirar la leña tras cambio de planes en GNL del sur

Titular de Energía dijo que cuando este combustible se usa correctamente, es “limpio y moderno”. Fuente: El Pulso 26 marzo 2015.


“El masivo uso de la leña en nuestro país, que representa un 18% de nuestro consumo de energía secundaria, produce impactos sobre la contaminación y la salud de las personas, contribuyendo a que varias ciudades de nuestro país hayan sido decretadas como zonas saturadas.

Es un problema urgente y debe ser enfrentado con una mirada sistémica”. Así se refería a la leña la Agenda Energética, lanzada en mayo del año pasado, y que promovía al gas natural como sustituto para este recurso, incluso con la construcción de un nuevo terminal de GNL en la zona centro-sur, tarea que le fue encomendada a ENAP. Pero esa mirada cambió.

En el Ejecutivo se dieron cuenta de que era mucho más beneficioso y económico trabajar en las externalidades de la leña, mediante la modernización de los calefactores y también estableciendo estándares de calidad para este combustible. Al cambio de mirada se sumó otro antecedente: ENAP señaló que el proyecto de GNL, instruido en la Agenda Energética, no va por ahora, pues es más conveniente seguir utilizando los gasoductos virtuales.

A esto se suma que la empresa EDF tiene proyectado levantar un terminal flotante para abastecer la termoeléctrica a gas El Campesino, que tendrá una capacidad de 1.200 MW en dos etapas. Y eso a su vez hace inviable la construcción del terminal de ENAP en la bahía de Penco. Todo eso explica el cambio de postura. Según dijo la semana pasada el ministro Pacheco, en el marco de la cuenta pública 2014 del Ministerio de Energía realizada en Valdivia, “cuando la leña se usa correctamente, es un combustible moderno y limpio, además de económico.

Y eso es importante que nuestra gente lo entienda en toda su dimensión. Lo de moderno puede sonar raro para algunos porque su uso se remonta a épocas prehistóricas, pero con esto quiero decir que el uso adecuado de la leña cuadra con los criterios de sustentabilidad que hemos propuesto en la Agenda de Energía”, dijo el viernes de la semana pasada la autoridad, en el mencionado evento que se realizó en la capital de la región de Los Ríos.

A su juicio, lamentablemente hoy la leña se comercializa sin estándares de calidad, sin supervisión del Estado y con un alto grado de informalidad, dentro de un mercado que además es muy atomizado. “Esta situación explica que todavía se use en condición húmeda y en calefactores poco eficientes dentro de viviendas con baja o nula aislación térmica, lo que termina afectando al medio ambiente. Claramente no podemos seguir así”, puntualizó.

El ministro planteó que en el Gobierno hay plena conciencia de que se requiere una solución con urgencia y que por eso se creó un grupo de trabajo interministerial que tiene por objeto mejorar la cadena productiva, desde la producción en el bosque hasta el consumidor final con el fin de corregir las prácticas que han impedido tener un manejo limpio y eficiente de un combustible, según Pacheco, “con este potencial tan importante”.

“Estamos analizando un modelo que apoye la formalización gradual del mercado y la calidad del producto, todo esto en el marco de la formulación de un proyecto de ley que declare oficialmente a la leña y sus derivados como combustible sólido”, complementó el titular de Energía.
Recuadro :
El proyecto térmico El Campesino, de EDF, fue incluido en la pasada licitación de suministro para las distribuidoras.

Según un estudio de 2001, actualizado en 2009, el costo de la leña para los hogares es en torno a tres o cuatro veces más bajo que sus sustitutos como el gas.

Comments are closed.