Bahía de Quintero: Fiscal formaliza causa contra el práctico por derrame de petróleo

También busca aclarar responsabilidad del patrón del remolcador “Puyehue”. Fuente: El Mercurio 24 abril 2015.


El práctico que estaba a cargo de asesorar las maniobras marineras de descarga, Elías Jamett Fernández, y el patrón del remolcador que jalaba del buque cisterna Mimosa, Patricio Cárcamo Flores, enfrentarán una investigación penal por el derrame de 38.700 litros de petróleo del 24 de septiembre en la bahía de Quintero.

El fiscal especializado en delitos contra el medio ambiente Javier Carrasco confirmó ayer que a fin del próximo mes tendrá lugar en el tribunal de Garantía de Quintero la audiencia en la que se formalizará la investigación por vulnerar el artículo 136 de la Ley de Pesca. Este castiga la introducción al mar de agentes contaminantes químicos que causen daños en los recursos hidrobiológicos. “Está bastante avanzada la etapa preliminar de la investigación. Se ha evacuado la mayoría de los informes y estamos en condiciones de efectuar una formalización, que ha sido fijada para el 30 de junio”, dijo.

La citada norma contempla sanciones pecuniarias que van de los 50 a las 3.000 UTM (dos millones 162 mil pesos a 129 millones 720 mil pesos). Si se acredita dolo, se aplica una pena de presidio menor en su grado mínimo.

Ningún ejecutivo de Enap ha sido citado a la audiencia de formalización. Ello pese a que la empresa recibió la mayor sanción (una multa equivalente a $347 millones) en la investigación administrativa que lleva a cabo el fiscal marítimo Ricardo Bendel. Este castigó, además, con multas de $347,6 millones a los capitanes del remolcador Puyehue, Patricio Cárcamo y del buque Mimosa, Gener Dimaculangan. Tras la apelación de los sancionados, se abrió una nueva etapa investigativa que deberá concluir el 20 de mayo.

El derrame ocurrió luego de que el remolcador Puyehue tractara en forma excesiva al buque Mimosa para corregir su posición mientras descargaba el crudo a través de la monoboya de Enap en la bahía de Quintero. La operación, supervisada por Jamett, implicó que las espías que mantenían atado al buque se cortaran, tras lo cual la tensión arrancó los flexibles y el manifold del buque, vertiéndose crudo al mar.

La diputada Andrea Molina, querellante, dijo estar satisfecha porque la arista penal muestre actividad. Sobre la aparente disparidad de criterio con la indagación administrativa, dijo esperar que el fiscal Carrasco “también examine la responsabilidad de Enap”.

PLAZO El fiscal marítimo deberá evacuar su informe final el 20 de mayo próximo.

1 Comment

  1. rafael sanchez dice:

    Como,en todos los juicios,donde las víctimas,son los ciudadanos,este terminará,cuando la contraparte,esté,en el cementerio.