Desertificación tiene a más del 50% de la Región de Valparaíso con escasez hídrica

Gobierno alista la construcción y ampliación de siete grandes embalses hasta 2017. Fuente: El Mercurio 10 abril 2015.


Hace solo 15 años, el río Petorca era el alma de todos los poblados asentados a lo largo de su cuenca, como Chincolco, Pedernal, Manuel Montt o Pedehua. En su entorno se desarrollaban cultivos de hortalizas, tomates, papas y otras verduras, que permitían proveer de alimentos a unas 3.500 familias.

Hoy el río no existe. Al menos ya no fluye por la ribera visible, y para los petorquinos solo es posible captar algo a través de pozos o algunas pequeñas vertientes que transportan “hilos” desde la cordillera.

“El agua que hay y que viene en camión apenas alcanza para las cosas diarias. Nuestras cosechas de porotos, choclos, cebollas, todo lo perdimos. Ahora hay que gastar harto en comprar abajo y para bajar a Petorca son $15.000 en un flete, porque tampoco tenemos bus aquí”, cuenta Susana Aguilera, vecina del sector de Pedernal.

En menos de dos décadas, los vergeles dieron paso a espinos, cactus y un paisaje desértico. “La agricultura familiar campesina acá ya no existe. Se perdieron las chacrerías, hortalizas, el queso, todo lo que las familias cultivaban para su consumo y que comercializaban. Y por eso el desempleo supera el 20% y es el más alto de la región”, señala el alcalde de Petorca, Gustavo Valdenegro.

Esta zona es una de las más críticas dentro de la Región de Valparaíso, uno de los sectores donde la desertificación ha avanzado con más fuerza. Tanto así, que más del 50% de su territorio está afectado por la sequía: de sus 38 comunas, en 23 rige un decreto de escasez hídrica.

Otro sector crítico es la cuenca del río Aconcagua, donde tres de sus secciones sufren la escasez de agua. Según Reinaldo Ruiz, delegado presidencial para recursos hídricos, en este sector la sobreexplotación ha “secado” completamente el río en su curso hacia la costa, en Concón.

“El Mercurio” intentó conocer la opinión de alguna autoridad del Ministerio de Obras Públicas, pero la repartición se limitó a resumir, por escrito, las medidas que se han adoptado en la región. Además, indican que se alista la construcción de siete embalses. Entre ellos, Las Palmas en Petorca. Tendrá capacidad de 50 millones de m {+3} , con lo que podría regular 5.000 hectáreas. Tendrá un costo de US$ 75 millones.

También se prepara la ampliación del embalse Los Aromos en Valparaíso y la construcción del postergado Puntilla del Viento en Los Andes. “Ahí hay un problema de localización. Es más difícil construirlo hoy que antes, porque hay muchas casas, la carretera que va a Mendoza, el trazado del ferrocarril. Habría que desplazar a unas 500 familias. Estamos viendo qué opciones hay”, añade Ruiz.

Otras medidas incluyen la habilitación de plantas desaladoras: el proyecto del Gobierno apunta a instalar una para surtir de agua a Petorca y otra a La Ligua. También se busca instalar plantas microdesaladoras y pequeños embalses, como el Santa Rosa y el Melón.

Como una forma de coordinarse mejor para aprovechar el recurso, en el río Aconcagua comenzó a operar en enero un sistema de turnos de fin de semana en las diferentes secciones, las que cierran sus compuertas para que el agua fluya a otras.

7 grandes embalses busca construir el Gobierno en la región, además de dos plantas desaladoras.

23 de las 38 comunas de la Región de Valparaíso son zonas de escasez hídrica.

1.500 hectáreas donde había cultivos son ahora tierra yerma en Petorca.

Comments are closed.