Gobierno firma decreto para unir sistemas eléctricos y busca crear un único CDEC

Expertos advierten que iniciativa solo traerá beneficios si se desarrolla en sus plazos la línea entre Cardones y Polpaico de ISA, que enfrenta una serie de controversias. Fuente: El Mercurio 17 abril 2015.


Entre 124 países, Chile ocupa el lugar número 13 de las naciones con mayores precios de electricidad para la industria, según un estudio del Foro Económico Mundial. Las cuentas de luz, en tanto, se han incrementado 30% en los últimos cinco años, lo que afecta tanto a personas como a la competitividad de las empresas.

Crear un solo sistema eléctrico nacional que transite entre Arica y Chiloé debería ayudar a cambiar este panorama, principalmente porque permitirá transmitir la energía renovable que se produce en el norte. Ayer la Presidenta Michelle Bachelet junto al ministro de Energía, Máximo Pacheco, participaron de la firma del decreto que iniciará la interconexión del Sistema Interconectado del Norte Grande con el Central, SING y SIC, respectivamente.

La obra, que conectará Mejillones y Copiapó se concretará en 2017 y la ejecutará E-Cl, filial de GDF Suez con un costo de US$ 1.000 millones. La unión de los sistemas que hoy presentan cuellos de botellas en algunos tramos provocará una reducción de US$ 13 por MW en los hogares del norte y de US$ 3 por MWh en los hogares de la zona centro sur. La baja en las tarifas redundaría en un aumento del PIB de largo plazo de entre US$ 1.559 millones y US$ 1.718 millones.

El ministro Pacheco aseguró ayer en la subestación Polpaico que esta interconexión permitirá tener un único sistema eléctrico con más de 20 mil MW de potencia instalada, y requerirá de una coordinación mediante un único Centro de Despacho Económico de Carga (CDEC). “El nuevo organismo operador al que aspiramos es mucho más que la suma de ambos CDECs. El país necesita un nuevo organismo. Uno que tendrá la base de lo que existe”, dijo el secretario de Estado.

La otra línea

Expertos del sector advirtieron que la única forma de que esta interconexión traiga los beneficios en toda su magnitud, es desarrollando pronto la ampliación de la línea de transmisión entre Cardones y Polpaico que realiza Interchile, filial de ISA.

Pero el proyecto ha suscitado controversias. Esta semana en una sesión especial en la Cámara de Diputados, se le pidió al ministro de Energía y al de Medio Ambiente que se retrotraiga el proceso a la fase de ingreso del Estudio de Impacto Ambiental y que se constituya una mesa técnica para definir un futuro trazado viable.

Interconexión SING-SIC: Cuántos años esperando este día

Ayer, en Polpaico, celebramos un hito histórico y el cumplimiento de un viejo anhelo del país: contar con un solo sistema de transmisión eléctrica, con torres de alta tensión, desde Arica hasta Chiloé. Cuando está en juego la competitividad de nuestra economía, cuando los hogares sufren por las cuentas de la luz, no se puede postergar más una decisión con el argumento de que no sabemos si es mejor la corriente alterna o continua para desarrollar una línea de transmisión de este tipo.

En el ambiente de estancamiento de los últimos años en el sector energético, con escasez de inversiones y una desconfianza extendida, en mayo del año pasado quisimos reactivar el dinamismo y construir una política energética con legitimidad social, a través de una hoja de ruta clara y con objetivos precisos.

Uno de ellos era promover la interconexión entre el SING y el SIC. Y ayer, a menos de un año de la presentación de la Agenda de Energía, sellamos en Polpaico el decreto que da el “vamos” a la construcción de esta obra. Nuestras promesas se cumplen y nuestros proyectos se ejecutan. ¡Qué bien le hace esto a nuestro país para enfrentar y resolver nuestras carencias y dificultades!

Este proyecto, que significará una inversión de US$ 800 millones y que está desarrollando GDF Suez entre Mejillones y Copiapó, traerá beneficios al país del orden de US$ 1.100 millones producto de una disminución de los costos del sistema eléctrico y una baja de los precios asociados a una mayor competencia y disminución de riesgos en el mercado.

Otro beneficio es la seguridad de suministro. Con una geografía que con tanta frecuencia nos recuerda la fuerza de la naturaleza, el respaldo entre las distintas unidades de generación del país nos otorgará una cuota de mayor tranquilidad para enfrentar los imprevistos.

Y otro factor positivo de la interconexión provendrá de fuentes renovables, cuyo uso nos otorga mayor autonomía dentro de un país que no cuenta con petróleo, gas ni carbón. El avance de las energías renovables y nuestro compromiso de que representen un 20% de la matriz eléctrica al 2025 nos plantea requerimientos adicionales al desarrollo de la transmisión, que tendrá un rol central en facilitar el cumplimiento de esta meta a bajos costos. Por eso tenemos que pensar, como país, en el desarrollo de una red de transmisión con una visión de largo plazo y con holguras para acomodar e incorporar las nuevas tecnologías.

Digámoslo con claridad: para detener las alzas de las cuentas de la luz necesitamos construir más centrales de generación y más y mejor infraestructura de transmisión.

Comments are closed.