RELAVES MINEROS: el mayor pasivo ambiental del que nadie se responsabiliza

Desde Fundación Terram y en el marco de la conmemoración del Día de Tierra conversamos con Manuel F. Cortés Alfaro dirigente de la Agrupación Ecológica Chadenatur de la zona de Chañaral y compartimos con ustedes esta entrevista donde se da cuenta de los verdaderos efectos provocados por el fenómeno climático que afectó esa zona el pasado mes de marzo.


Las intensas e inusuales lluvias que afectaron la zona centro norte del país el pasado 24 y 25 de marzo no sólo demostraron una vez más la fragilidad del ser humano frente a los embates de la naturaleza sino que viene nuevamente a posicionar en la coyuntura pública un tema que desde la sociedad civil se ha alertado ya hace décadas, este tiene relación con los relaves mineros y la situación irregular en que las empresas mineras operan para almacenar sus desechos y darle continuidad a su pujante y lucrativo sector. Escenario que sin lugar a dudas requiere de forma urgente una Ley que regule eficazmente estos pasivos ambientales.

El sistema frontal registrado en la zona norte desencadenó una catástrofe de proporciones cuyas pérdidas reales están aún siendo evaluadas y catastradas. Las lluvias provocaron crecidas de los ríos y aluviones que afectaron localidades como Diego de Almagro, El Salado, Chañaral, Tierra Amarilla, Paipote, San Antonio, Alto del Carmen, Copiapó, entre otras. El desastre a la fecha reporta pérdidas humanas, materiales, habitacionales, estructurales, de conectividad  y también más de un centenar de personas desaparecidas.  Sin embargo, lo sucedido en la zona de Atacama también deja al descubierto la situación de vulnerabilidad que viven a diario las comunidades  y poblados ubicados en zonas cercanas a los relaves mineros, muchos de ellos operativos u otros en desuso y olvidados por la empresa propietaria con escasa o nula fiscalización.

Sin ir más lejos, según el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) en su CATASTRO NACIONAL DE DEPÓSITOS DE RELAVE Depósitos Activos y No Activos 2015 da cuenta que los relaves mineros en territorio nacional ascenderían a más de 600, de los cuales existen 143 que se encuentran sin información respecto a si en la actualidad están activos o no, o bien qué es lo que contienen.

De los relaves reportados por este servicio 164 se encuentran en la Región de Atacama y ellos contienen minerales como el arsénico, mercurio, plomo y cobre. De la totalidad de estos depósitos de relaves  55 están activos, 18 paralizados y cerca de 91 abandonados por su propietario.

El Sernageomin una vez concluida la primera fase de inspección geotécnica confirmó a la opinión pública la estabilidad estructural de los depósitos de relaves en las regiones de Antofagasta, Atacama y Coquimbo, según cita en su declaración fechada el 31 de marzo 2015 existe “el normal funcionamiento de tranques y embalses que estuvieron dentro de la zona de afectación de las lluvias”. Pero la voz disidente viene desde la propia comunidad afectada y las organizaciones ecológicas presentes en la zona de Chañaral, las que a la fecha ayudan en la labor de limpieza y búsqueda de los desaparecidos, han reportado que el vertimiento de los relaves en la zona cercana a Chañaral ha colapsado llegando la borra rica en materiales sulfurados hasta el mar.

Según Manuel F. Cortés Alfaro dirigente de la Agrupación Ecológica Chadenatur, desde el año 1938 que la Bahía de Chañaral, en la Región de Atacama, está siendo contaminada con depósitos mineros y nadie se hace responsable, por ello, la reciente catástrofe registrada viene sólo a recrudecer la crítica situación ambiental que afecta a esta zona del país.

 Desde Fundación Terram y en el marco de la conmemoración del Día de Tierra conversamos con Manuel F. Cortés Alfaro y compartimos con ustedes esta entrevista:

 ¿Qué relaves fueron afectados mayormente por el fenómeno climático en la zona de Chañaral?

Aun cuando la autoridad niega el arrastre de relaves abandonados y activos, en el caso particular de Chañaral, se cuenta con un enorme depósito de relaves históricos proveniente de la gran minería que las diferentes autoridades han tratado de invisibilizar. De tal forma que, si el agua que se arrastró por toda la cuenca hidrográfica del río Salado hubiera sido de agua pura, al llegar, en este caso, a la Bahía de Chañaral esta humecta enérgicamente los cerca de 350 millones de toneladas de relaves y produce una fuerte reacción química, consistente en gases que la población inhala en perjuicio de su salud. Sin perjuicio de lo anterior, es necesario precisar que el alud que atraviesa toda la provincia trajo acopios de relaves abandonados y concentrado de minerales existentes en toda la cuenca lo que agudiza más la situación.

¿Existe infraestructura minera afectada, ductos, camiones de almacenaje mineral u otro que revistan daño importante y por ende traigan consecuencias negativas para la población y el medioambiente?

No sólo acopios  de residuos químicos y minerales trajo consigo el alud, también material orgánico de aguas servidas domiciliarias, camiones utilizados para el transporte del mineral y lo más grave; camiones cargados de ácido sulfúrico en número aún indeterminado que mantienen complicado el futuro comportamiento o accionar de estos elementos enterrados en el lodo de la bahía de Chañaral, muy cercano a la población.

¿Sabe los nombres de dueños de relaves y donde están ubicados?

El tranque natural de relaves ubicado en la bahía de Chañaral, cuya responsabilidad legal es de CODELCO CHILE, reconocido por la Corte de Apelaciones y luego por la Corte Suprema el año 1988, el que se hiciera visible gracias al destemplado baño mediático del ex presidente Ricardo Lagos, lugar en el que hoy existen Concesiones Mineras. Según la página www.sernageomin.cl  existen Concesiones Mineras en la “playa” de Chañaral, a nombre de la empresa “SLM C UNO DE BAHIA DE CHAÑARAL”, RUT   78.665.690-7, quién inscribe 8 sectores de  100, 60, 279, 200, 200, 180, 100 y 108 hectáreas. Un dato significativo de la Empresa “SLM C UNO”, es que su mayor accionista y administrador es D. AQUILES LEONIDAS PIÑA IGLESIAS, RUT  5.078.692-7, además los innumerables acopios de relaves abandonados que hace años recuperaban mineral  situados en la ribera del rio Salado a lo largo de 50 kilómetros aproximadamente.

¿Cuáles son las reales consecuencias ocurridas con este fenómeno climático?

Aparte de la perdida en infraestructura vial, edificios públicos, restoranes, casas comerciales, habitacionales particulares y las irremplazables vidas humanas, compartimos que,  antes del alud acontecido, se han hecho magnos esfuerzos porque el histórico desastre ambiental en Chañaral merezca una preocupación real por las diferentes autoridades de estos últimos gobiernos y especialmente por el gobierno comunal, creemos que el orden de prioridades  -a juicio de las autoridades- será dar las facilidades a la conectividad vial y a los vecinos que quedaron sin casa, sin importar la demanda por los efectos contaminantes que se irán opacando para entrar en el olvido acostumbrado. Sin perjuicio de lo anterior, hay algo de lo cual podemos hacernos parte y apoyar, ello es la visión que tiene que adoptar el Ministerio de Vivienda y Urbanismo para no construir en los lugares perjudicados y pensar en reconstruir en sectores alejados de Chañaral que cumplan con las condiciones de seguridad y con ello, solucionar el serio problema de la contaminación.

¿Se acentuó la contaminación en Chañaral con los hechos ocurridos?

Creemos que el fenómeno climático vino a desnudar social y políticamente el basurero reactivo, corrosivo y toxico, existente por décadas en Chañaral, produciendo consecuencias aún insospechadas producto de las aguas y lodos arrastrados en la cuenca, recrudeciendo y agudizando sus efectos contaminantes a toda una comunidad.

¿Qué opina sobre el pronunciamiento preliminar del gobierno que da cuenta que las aguas y suelo no contienen concentración de minerales en cantidades dañinas para la salud?

Como siempre en este tipo de catástrofes, los organismos del Estado y el gobierno de turno, históricamente bajaran el perfil de la situación, apartados de los principios de precautoriedad que el caso aconseja. Si no han querido antes efectuar estudios serios en torno a nuestra dramática realidad ambiental, mucho menos lo querrán hacer ahora, ni mucho menos aquellas autoridades que han negado la contaminación, hoy no pueden mostrar preocupación real y efectiva ante el clamor de la ciudadanía consciente. Ahora, la autoridad al tratar de invisibilizar las cifras o hasta manipularlas, cometen el grave error de olvidar la Ley de Bases del Medioambiente que sostiene claramente que el concepto de contaminación no es sólo el que está por encima de la norma sino que también por lo que está por debajo de ella.

¿A su juicio, como ha sido la comunicación de la autoridad hacia la opinión pública reportando los verdaderos efectos de la catástrofe?

Nulos, primero con el aviso oportuno de la catástrofe por parte de la ONEMI y de la organización provincial ad hoc para este propósito, la falta de claridad, la escasa participación ciudadana y la transparencia de los efectos sanitarios en por ejemplo el material particulado en suspensión, tema que  sigue siendo una deuda por parte de ellos. En este sentido, son los médicos los que en el trato diario con las personas afectadas han sostenido que niños y embarazadas debieran salir de Chañaral, al menos por algún tiempo.

¿Como la comunidad han realizado algunas pruebas de suelo, las aguas, el aire, etc?

La comunidad organizada nunca ha tenido los recursos como para contratar alguna entidad “independiente y creíble” para efectuar estudios requeridos y en esta oportunidad se están dando algunas condiciones que quisiéramos aprovechar. De hecho, necesitamos toda la ayuda nacional o internacional que se puedan gestar como ayuda a este olvidado Chañaral que es famoso precisamente por su desastre ambiental.

¿Qué empresa ha aportado a reparar el daño ocurrido?

Tan solo Anglo American ha hecho un muy significativo aporte que entendemos es para la reconstrucción de Chañaral en forma global, algunas otras pequeñas empresas en aporte de transporte y maquinarias de limpieza. CODELCO CHILE no ha aportado en nada hasta ahora, no creo que exista una empresa que aporte directamente para investigación o estudios ambientales. (Fotografía gentileza de Manuel Cortés de  Chadenatur, vista aérea de Chañaral, abril 2015)

Por Pamela Suárez, Comunicaciones Terram 22 Abril 2015

Comments are closed.