Encíclica sobre medio ambiente inquieta a grupos conservadores

El documento, que algunos ya comparan con textos clave de la historia de la Iglesia Católica, se encuentra en etapa de revisión. Fuente: La Tercera 16 de mayo 2015.


La encíclica sería publicada en junio, cinco meses antes de la Conferencia sobre el Clima que se realizará en París. Algunos medios ya la comparan con la Rerum Novarum, la encíclica de León XIII que marcó la doctrina social de la Iglesia Católica a fines del siglo XIX. Otros, han recordado las repercusiones de la Humane Vitae, el documento de Pablo VI que en 1968 definió la doctrina vaticana sobre los métodos anticonceptivos. Lo cierto es que, como escribió la periodista argentina y biógrafa del Papa Francisco, Elisabetta Piqué, “pocos documentos papales han generado tanta expectativa en el mundo político y económico como la próxima encíclica de Francisco sobre medio ambiente”. No por nada, quien confirmó la fecha de publicación fue el secretario general de Naciones Unidos, Ban Ki Moon, que a fines de abril, tras una cita privada con el Pontífice en Roma aseguró que éste le había confirmado que la encíclica “ya está terminada” y “será publicada en junio”.

Desde su primera homilía el 19 de marzo de 2013, el Papa insistió en la necesidad de proteger y custodiar “el entorno en que vivimos”. Y el tema ha sido recurrente no sólo en sus mensajes y homilías, sino también en las redes sociales. “Tenemos que cuidar la tierra para que pueda seguir siendo, como Dios quiere, fuente de vida para toda la familia humana”, escribió, por ejemplo, el 21 de abril en Twitter. Además, el martes pasado advirtió a los “poderosos de la tierra” que “Dios los juzgará un día sobre si hicieron o no todo lo necesario para preservar el planeta”. Incluso la Academia Pontificia de las Ciencias ha venido organizado en los últimos años una serie de encuentros sobre el tema ambiental, el último de los cuales se realizó a comienzos de mes, bajo el título Proteger la Tierra. Fue inaugurado por el secretario general de la ONU y contó con la presencia de varios premios Nobel y economistas, como el norteamericano Jeffrey Sachs, invitado habitual a este tipo de citas.

Pese a su origen judío y a no definirse como una persona religiosa, Sachs no es nuevo en el mundo Vaticano. Ya en 1991 asesoró al entonces Papa Juan Pablo II para la elaboración de la encíclica Centesimus Annus. Sin embargo, en el tema medioambiental ha asumido un rol aún más protagónico en su calidad de director del Earth Institute de la Universidad de Columbia, en Nueva York. Hace pocos días reconoció en Nueva York que ha viajado con mucha frecuencia al Vaticano en el último tiempo. Y en una reciente columna criticó a los sectores conservadores en Estados Unidos que cuestionan que el Papa se introduzca en ámbitos propios de la ciencia y no de la teología y que advierten que Francisco ha sido influido por grupos ambientalistas para elaborar el texto. “La mayoría de la humanidad encontrará el mensaje del Papa Francisco atrayente; necesitamos tanto a la ciencia como a la moral para reducir el riesgo de nuestro planeta”, señaló Sachs.

Si bien, como sostiene el director de la agencia ACI Prensa y experto en temas vaticanos, Alejandro Bermúdez, “nadie conoce el contenido de la encíclica y asumir que el Papa se subirá al bus de la ONU y de Al Gore decepcionará a muchos”, sectores que cuestionan el cambio climático en Estados Unidos han llevado a cabo un intensa campaña contra el texto. “Aunque el corazón del Papa está seguramente en el lugar correcto, le hará un pobre favor a sus fieles y al mundo si pone su autoridad moral al servicio de la agenda no científica de Naciones Unidas sobre el cambio climático”, señaló Joseph Bast, presidente del Heartland Institute, un centro de estudios con base en Chicago, en cuya página web se señala que “se envió a Roma a un grupo de científicos para informarle al Papa la verdad del cambio climático: no hay una crisis de calentamiento global”. “No es asunto de la Iglesia pronunciarse sobre temas científicos”, señaló, en tanto, Lord Christopher Monckton, conocido escéptico del cambio climático y ex asesor de Margaret Thatcher en Reino Unido.

Los cuestionamientos del Papa Francisco al libre mercado en su exhortación apostólica Evangelii Gaudium tensionó las relaciones con sectores conservadores en Estados Unidos a fines de 2013. Algunos analistas advierten que la encíclica podría abrir un nuevo frente de tensión, más aún cuando se presentará a pocos meses de la Conferencia sobre el Clima de la ONU que busca establecer un acuerdo sobre reducción de gases de efecto invernadero que reemplace al Protocolo de Kyoto. Además, la encíclica se hará pública sólo meses antes de que el Papa visite EE.UU., donde tiene previsto hablar ante el Congreso norteamericano , controlado hoy por el Partido Republicano, que cuestionó el preacuerdo alcanzado en noviembre del año pasado con China sobre reducción de CO2.

Mientras el reconocido vaticanista italiano Sandro Magister, sostiene que la próxima encíclica se ha magnificado su par norteamericano John Allen, asegura que el Papa ha insistido que espera que el documento influya en la cumbre de París, donde se debería firmar un pacto vinculante sobre cuotas de reducción de gases de efecto invernadero.

PREGUNTAS CLAVE

> ¿Qué esuna encíclica?
Es el segundo texto más importante emitido por los Papas, después de la Constitución Apostólica. Está reservado para temas relevantes y fija la doctrina de la Iglesia Católica.

> ¿Qué temas tocará esta encíclica?
El cardenal Peter Turkson del Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz dijo que el texto abordará “una ecología integral”, desde el cuidado de la creación hasta el desarrollo humano.

> ¿El Papa abordará el cambio climático?
El cardenal Turkson sugirió que el tema se tocará al señalar que el texto se publicará en “un año clave para la humanidad”, en referencia a la Conferencia de París.

ENTREVISTA ALEJANDRO BERMUDEZ
DIRECTOR DE ACIPRENSA

P ¿Por qué el Papa eligió la ecología para su primera encíclica personal y qué podemos esperar del texto?
R Esta es su primera encíclica social, por tanto, es importante, pero ni remotamente puede considerarse su primera “encíclica personal”, eso sería ignorar la importancia de la Evangelii Gaudium, que el Papa ha declarado “las vigas maestras de mi pontificado”.

P ¿Cree que hay una intención del Papa de jugar un rol más activo en el debate de la Conferencia del Clima?
R La Conferencia de París es tan incierta en sus frutos que el Vaticano jamás haría una apuesta sobre la importancia de una encíclica por un evento incierto.

P ¿Qué efectos puede tener la encíclica en EE.UU., donde el Papa irá en septiembre, en especial en los sectores que cuestionan el cambio climático?
R Nadie lo sabe, porque nadie conoce el contenido de la encíclica. Asumir que el Papa Francisco se subirá al bus de la ONU y de Al Gore es una presunción que estoy seguro decepcionará a muchos. En Estados Unidos son pocos los que niegan la intervención humana en el incremento del C02. Lo que se critica es la creencia que la alternativa es la de la ONU y la del ecologismo radical: reducción de emisión de gases a todo precio. Sé por ejemplo, que el Papa considera los contraceptivos no solubles basados en estrógeno como verdaderos y peligrosos contaminantes de las aguas. ¿Si el Papa hace una denuncia de este tipo de polución, sería esto del agrado de los demócratas proaborto norteamericanos y de la administración Obama? Esperemos la encíclica y veamos sus efectos.

Comments are closed.