Enel estrena una estructura organizacional para Chile que puede colisionar con Resolución 667

Nuevas aristas tras la operación propuesta por Enersis, Endesa Chile y Chilectra. Fuente: Pulso 04 mayo 2015.


Documento interno, firmado por el gerente general de Enersis y al que tuvo acceso PULSO, revela una serie de responsabilidades de cada una de las unidades del conglomerado en el país, con funciones cruzadas para los negocios de generación y distribución.

El 21 de abril pasado, los empleados y ejecutivos de las empresas que pertenecen al grupo Enel en Chile (Enersis, Endesa y Chilectra, sin incluir a EGP) conocieron un importante documento con vigencia inmediata, que definió una nueva estructura organizativa para sus operaciones en el país. Se trata del Directiva Organizacional N°48, documento firmado por el gerente general de Enersis, Luca D’Agnese, y que definió la una nueva estructura funcional del grupo en Chile, incluyendo las gerencias, las personas que estarán a cargo de cada una de ellas y los lineamientos de cada una de estas unidades y cargos.

Según el documento, que es desconocido por el mercado y al que tuvo acceso PULSO, el objetivo es adaptar los lineamientos corporativos con los objetivos de generación de caja y Ebitda, lo que corre para todas las líneas de negocios. “Con efecto inmediato Enel Chile confía a Daniel Fernández, la misión de asegurar un entorno empresarial adecuado y cercano a los clientes, compartiendo con las líneas globales de negocio la responsabilidad en el Ebitda, flujo de caja y los ingresos objetivos; manejar a nivel de país las relaciones con instituciones, regulador, medios y otros actores que podrían impactar los interese del grupo; desarrollar la cartera de clientes locales, con la responsabilidad de las materias económicas relacionadas; y entregar los equipos y servicios para las líneas de negocios presentes a nivel país, maximizando la eficiencia y calidad, con responsabilidad en los costos”, señala el texto.

También se define quién estará a cargo de cada una de las líneas gerenciales, quedando a cargo de Administración, Finanzas y Control Chile, Rafaelle Enrico Grandi.

En Auditoría seguirá Alain Rosolino; en Comunicaciones, José Miranda; en Recursos Humanos y Organización, Paola Visintini; Asuntos Legales y Corporativos , Domingo Valdés; Relaciones Institucionales, Pedro Urzúa; Regulación , Guillermo Pérez, Servicios y Seguridad, Francisco Silva; Sustentabilidad y Relaciones Comunitarias, Aníbal Chamorro; Adquisiciones, Antonio Barreda, e ICT, Ángel Barrios.

Respecto a las grandes líneas de negocio, Gestión de Energía fue encomendada a quien figura como gerente de Trading y Comercialización de Endesa Chile, Humberto Espejo; Generación a al gerente general de Endesa Chile, Valter Moro, e Infraestructura y Redes y Mercado Chileno a al gerente general de Chilectra, Andreas Gebhardt. “Las responsabilidades de las unidades entre las líneas globales de negocios y los servicios globales y funciones a nivel país están definidos en las respectivas directivas de la organización”, se añade.

CHOQUE CON AL 667.

Sobre la operación de Enersis, Endesa y Chilectra está vigente una resolución de 2002 que obliga a estas empresas a tener funciones claramente separadas.

Se trata de la Resolución 667 de la antigua Comisión Resolutiva, que busca evitar una integración de los negocios de generación y distribución dentro de Enersis, para evitar el cruce de información entre ambas líneas de negocios. Conocedores de esta situación advierten que si bien, tanto Enersis como Chilectra y Endesa tienen legalmente estructuras separadas, esta nueva directriz podría poner en entredicho con la 667.

La resolución del organismo precursor del actual TDLC opera no sólo a nivel de directorios o de ejecutivos, sino que también impide el traspaso de ejecutivos entre Chilectra y Endesa Chile o la fusión de las empresas operativas de Enersis, precisamente para mantener separados los negocios de generación y distribución e impedir el traspaso de información clave en materia de precios.

¿Qué ha pasado?
Enel dio a conocer la nueva estructura organizacional de sus operaciones en Chile, las que contarán ahora con gerencias únicas para la región.

¿Por qué ha pasado?
Enel está llevando a cabo un proceso reorganizativo de sus operaciones regionales y locales, tanto en lo societario como en lo organizacional.

¿Qué consecuencias tiene?
La nueva estructura podría chocar con la Resolución 667 de 2002, que busca mantener separadas las líneas de generación y distribución.

Comments are closed.