Más de 200 observaciones a proyecto de termoeléctrica

Seremi de Salud recomendó rechazar el Estudio de Impacto Ambiental de IC Power porque, a su juicio, carece de información relevante. Fuente: Mercurio Valparaíso 14 mayo 2015.


Hasta hoy jueves 14 de mayo hay plazo para los interesados en presentar observaciones ante el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), en relación al proyecto de construcción de una central termoeléctrica en la localidad de Los Laureles de Limache, perteneciente a la empresa IC Power.

El proyecto Central Ciclo Combinado Los Rulos ha recibido hasta ahora 218 observaciones entre servicios públicos y de particulares. La más dura intervención provino desde la Secretaría Regional Ministerial (Seremi) de Salud de Valparaíso, que simplemente recomendó rechazar el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto.

A juicio de la seremi de Salud, María Graciela Astudillo, “se concluye y propone que este EIA sea rechazado, de acuerdo a todos los argumentos que se señalan y que demuestran que el Estudio carece de información relevante y/o esencial toda vez que no es posible evaluar la presencia o generación de efectos, características o circunstancias que generen riesgo a la salud de la población”.

La autoridad sanitaria va más allá y sostiene que la ausencia de información trascendental en el proyecto no puede ser subsanado mediante aclaraciones, rectificaciones o ampliaciones por parte de la empresa porque, a su juicio, “carecer de una Línea Base adecuada, sólida y consistente y, por ende, una consecuente y correcta valoración de los impactos y riesgos a la salud de la población, que por lo demás fueron desestimadas del todo por el titular”.

Precisamente, entre las 59 observaciones presentadas por la Seremi de Salud, las relacionadas con los riesgos a la salud fueron las más severas.

“No fueron considerados los efectos, características y circunstancias asociados al riesgo a la salud de la población en materia de la componente aire, en las zonas descritas en donde existe claramente un riesgo incremental que no fue considerado, ni evaluado, ni menos se dieron las medidas que exige el instrumento de gestión ambiental en cuestión. Todas estas consideraciones están explicitadas en el documento que se analiza (descripción de proyecto, Determinación y justificación del área de influencia del proyecto o actividad, Línea de base, y Predicción y evaluación del impacto ambiental del proyecto o actividad)”, sostuvo la seremi Astudillo.

Cabe recordar que el proyecto se ubica en un área que la propia empresa reconoce como saturada de material particulado respirable PM 10 y PM 2,5; razón por la cual en su Estudio de Impacto Ambiental, IC Power propone medidas de mitigación para bajar la carga contaminante inicial y poder equiparar los actuales niveles encontrados, entre las cuales, se menciona el incentivo de actuales fuentes contaminantes del valle de Limache como industrias con calderas o residencias con estufas a leña, para que cambien el uso de combustible.

Sin embargo, a la Autoridad Sanitaria no le convencen las propuestas. “Las medidas de compensación propuestas por el titular, no siguen los preceptos de ser medibles, reportables, verificables y fiscalizables por la Autoridad”, menciona en su observación número 57.
PROCESO NORMAL

Hugo Lecaros, gerente de Asuntos Corporativos de IC Power, a raíz de la finalización de la participación ciudadana, calificó como normal el proceso y valoró el marco de civilidad en que se desarrolló.

“Hay una oposición normal y acotada, existiendo una gran mayoría de limachinos que requieren de mayor información y que estaría dispuesta a un apoyo condicionado que implica: aceptar el proyecto siempre y cuando se garantice que no hay afectaciones a la salud, al medio ambiente y al desarrollo productivo de la comuna”, dijo Lecaros.

“Nosotros -prosiguió el ejecutivo- que conocemos el proyecto, entendemos que este punto está ya resuelto por defecto al ser presentado a evaluación ambiental, pero la mayoría de las personas quiere respuestas concretas. Como empresa recibimos este mensaje y lo acogemos, para lo que reforzaremos nuestra labor comunicacional con información de datos duros y creando alianzas con universidades y organismos que garanticen la seriedad de los antecedentes entregados”.

IC Power informó que se tomará todo el tiempo que otorga la institucionalidad ambiental para responder las observaciones, y no adelantó fecha para la entrega de la adenda.

Respecto de las observaciones aportadas por la Seremi de Salud, Hugo Lecaros, dijo que resulta evidente que la compañía tiene una opinión distinta. “Para efectos del Estudio de Impacto Ambiental, nosotros hicimos mediciones de línea de base en tres estaciones propias, generamos la información necesaria para estos efectos, y se modeló el aporte del proyecto siguiendo estrictamente lo que recomienda la “Guía de Modelaciones del Servicio de Evaluación Ambiental”.

Hasta el 15 de septiembre

El SEA remitió el jueves pasado a la empresa IC Power el Informe Consolidado de Aclaraciones, Rectificaciones o Ampliaciones (Icsara), las que deberán ser respondidas en una Adenda con fecha tope el próximo 15 de septiembre. Las observaciones que han llegado la última semana al SEA serán remitidas a la compañía de capitales israelíes en un anexo de Icsara. Tanto el Estudio de Impacto Ambiental, como las observaciones formuladas y las respuestas de la compañía, serán el material que tendrá a la vista el SEA para otorgar una Resolución de Calificación Ambiental favorable o en contra del proyecto. Si no hay alteraciones en la tramitación, el 14 de diciembre debería vencer el plazo de evaluación de esta iniciativa.
Ernesto Curti

Hasta hoy jueves 14 de mayo hay plazo para los interesados en presentar observaciones ante el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), en relación al proyecto de construcción de una central termoeléctrica en la localidad de Los Laureles de Limache, perteneciente a la empresa IC Power.

El proyecto Central Ciclo Combinado Los Rulos ha recibido hasta ahora 218 observaciones entre servicios públicos y de particulares. La más dura intervención provino desde la Secretaría Regional Ministerial (Seremi) de Salud de Valparaíso, que simplemente recomendó rechazar el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto.
NO SE PUEDE SUBSANAR

A juicio de la seremi de Salud, María Graciela Astudillo, “se concluye y propone que este EIA sea rechazado, de acuerdo a todos los argumentos que se señalan y que demuestran que el Estudio carece de información relevante y/o esencial toda vez que no es posible evaluar la presencia o generación de efectos, características o circunstancias que generen riesgo a la salud de la población”.

La autoridad sanitaria va más allá y sostiene que la ausencia de información trascendental en el proyecto no puede ser subsanado mediante aclaraciones, rectificaciones o ampliaciones por parte de la empresa porque, a su juicio, “carecer de una Línea Base adecuada, sólida y consistente y, por ende, una consecuente y correcta valoración de los impactos y riesgos a la salud de la población, que por lo demás fueron desestimadas del todo por el titular”.

Precisamente, entre las 59 observaciones presentadas por la Seremi de Salud, las relacionadas con los riesgos a la salud fueron las más severas.

“No fueron considerados los efectos, características y circunstancias asociados al riesgo a la salud de la población en materia de la componente aire, en las zonas descritas en donde existe claramente un riesgo incremental que no fue considerado, ni evaluado, ni menos se dieron las medidas que exige el instrumento de gestión ambiental en cuestión. Todas estas consideraciones están explicitadas en el documento que se analiza (descripción de proyecto, Determinación y justificación del área de influencia del proyecto o actividad, Línea de base, y Predicción y evaluación del impacto ambiental del proyecto o actividad)”, sostuvo la seremi Astudillo.

Cabe recordar que el proyecto se ubica en un área que la propia empresa reconoce como saturada de material particulado respirable PM 10 y PM 2,5; razón por la cual en su Estudio de Impacto Ambiental, IC Power propone medidas de mitigación para bajar la carga contaminante inicial y poder equiparar los actuales niveles encontrados, entre las cuales, se menciona el incentivo de actuales fuentes contaminantes del valle de Limache como industrias con calderas o residencias con estufas a leña, para que cambien el uso de combustible.

Sin embargo, a la Autoridad Sanitaria no le convencen las propuestas. “Las medidas de compensación propuestas por el titular, no siguen los preceptos de ser medibles, reportables, verificables y fiscalizables por la Autoridad”, menciona en su observación número 57.
PROCESO NORMAL

Hugo Lecaros, gerente de Asuntos Corporativos de IC Power, a raíz de la finalización de la participación ciudadana, calificó como normal el proceso y valoró el marco de civilidad en que se desarrolló.

“Hay una oposición normal y acotada, existiendo una gran mayoría de limachinos que requieren de mayor información y que estaría dispuesta a un apoyo condicionado que implica: aceptar el proyecto siempre y cuando se garantice que no hay afectaciones a la salud, al medio ambiente y al desarrollo productivo de la comuna”, dijo Lecaros.

“Nosotros -prosiguió el ejecutivo- que conocemos el proyecto, entendemos que este punto está ya resuelto por defecto al ser presentado a evaluación ambiental, pero la mayoría de las personas quiere respuestas concretas. Como empresa recibimos este mensaje y lo acogemos, para lo que reforzaremos nuestra labor comunicacional con información de datos duros y creando alianzas con universidades y organismos que garanticen la seriedad de los antecedentes entregados”.

IC Power informó que se tomará todo el tiempo que otorga la institucionalidad ambiental para responder las observaciones, y no adelantó fecha para la entrega de la adenda.

Respecto de las observaciones aportadas por la Seremi de Salud, Hugo Lecaros, dijo que resulta evidente que la compañía tiene una opinión distinta. “Para efectos del Estudio de Impacto Ambiental, nosotros hicimos mediciones de línea de base en tres estaciones propias, generamos la información necesaria para estos efectos, y se modeló el aporte del proyecto siguiendo estrictamente lo que recomienda la “Guía de Modelaciones del Servicio de Evaluación Ambiental”.

Hasta el 15 de septiembre

El SEA remitió el jueves pasado a la empresa IC Power el Informe Consolidado de Aclaraciones, Rectificaciones o Ampliaciones (Icsara), las que deberán ser respondidas en una Adenda con fecha tope el próximo 15 de septiembre. Las observaciones que han llegado la última semana al SEA serán remitidas a la compañía de capitales israelíes en un anexo de Icsara. Tanto el Estudio de Impacto Ambiental, como las observaciones formuladas y las respuestas de la compañía, serán el material que tendrá a la vista el SEA para otorgar una Resolución de Calificación Ambiental favorable o en contra del proyecto. Si no hay alteraciones en la tramitación, el 14 de diciembre debería vencer el plazo de evaluación de esta iniciativa.

1 Comment

  1. Fermin Villar dice:

    Limache es una localidad , que debería ser considerada zona de protección natural , por tener características agrícolas y turísticas reconocidas por todos los habitantes de la Región y sus arrededores.
    Es sabido que las plantas termoeléctricas , son muy contaminantes , por esta razón es contradictorio proyectar su construcción en zonas agrícolas ( donde se producen alimentos ) o urbanas ( donde vive la gente) . Sobre todo si pensamos que tenemos amplias zonas desérticas en el norte del país .