Organizaciones ambientales exigen retiro definitivo del proyecto de Ley Monsanto

Grupos de defensa del Medioambiente, realizaron marcha para exigir que el Gobierno retire de forma definitiva el proyecto de ley de obtentores vegetales, más conocida como Ley Monsanto. Fuente: Diario U. Chile 22 mayo 2015.


Además hacen hincapié en que se prohíba el uso del plaguicida Roundup (Glifosato) en los cultivos nacionales, por su incidencia en el desarrollo de cáncer y malformaciones congénitas.

Yo no quiero transgénicos, Acción Dedos Verdes, Chile sin transgénicos, Anamuri, No Alto Maipo, Rapal, y Red de Semillas Verdes, junto a otras organizaciones ciudadanas, se manifestaron la tarde de este miércoles en el Ministerio de Agricultura para exigir el retiro definitivo de la Ley de Obtentores Vegetales, y convocaron a la marcha internacional en contra de Monsanto que se realizará este sábado en la plaza Italia desde las 14 horas.

Ley que es analizada por el Ministerio que lidera Carlos Furche luego que la Presidenta Michelle Bachelet retirara el proyecto de las prioridades legislativas.

Sin embargo, el proyecto sobre obtentores vegetales, más conocido como Ley Monsanto esta atado al Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, por lo que el retiro del mismo no es definitivo y puede ser impulsado nuevamente si el ejecutivo así lo decidiera.

Por esta razón, las organizaciones ciudadanas exigen que el Gobierno retire el proyecto, pague las multas por los puntos que se incumplirán al retirarlo y defiendan la soberanía alimentaria.

Lucía Sepúlveda Ruiz, dirigente del Área de transgénicos y semillas de la Red de Acción en Plaguicidas de Chile (RAP-CHILE), explicó este escenario y las razones por las cuales se convoca a esta marcha: “La marcha del sábado es una oportunidad para concientizar, por qué que nos obligan a consumir cosas sin saber qué estamos comiendo, entonces lo que nosotros queremos es que haya al menos etiquetado a los alimentos transgénicos que está en todas partes, en los supermercados, lo cual afecta la salud de nuestros niños y de toda la gente en general, entonces queremos que se modifique el reglamento sanitario porque la industria logró que se sacara la obligación de etiquetarlo”.

Lucía Sepúlveda sostuvo que además de tener un etiquetado que clarifique si un alimento es transgénico, es necesario eliminar pesticidas como el Roundup (Glifosato) que es el herbicida más utilizado en Chile y que está clasificado como agente cancerígeno por la Organización Mundial de la Salud: “El Roundup es el herbicida que más se usa en Chile y en todo el mundo, en cultivos transgénicos y en cultivos convencionales.

Hay que decir que un cultivo transgénico prácticamente no puede existir si no le echan Roundup, está hecho para eso, está hecho para que la industria te venda la semilla transgénica y el paquete con el agro tóxico Roundup, y ese químico finalmente se reconoce que genera cáncer. Está clasificado en el grupo 2 A, como probable carcinogénico y eso obliga a todos los gobiernos del mundo a revisar su clasificación interna, en Chile está clasificado como etiqueta verde no peligroso, entonces tú le puedes echar todo los que quieras y es lo que están haciendo los agricultores hoy día”.

Es así que las organizaciones exigen al Servicio Agrícola Ganadero: “El SAG tiene atribuciones para hacerlo, no lo ha querido hacer, ven lo que pasa en Argentina, los aumentos de mal formación congénitas, de cáncer en muchas ciudades de Córdoba. Allá los médicos están organizados, 30 mil doctores han firmado una petición al gobierno argentino de prohibición del glifosato. Colombia acaba de suscribir las fumigaciones aéreas con glifosato. Holanda acaba de suprimir el glifosato de la lista de herbicidas autorizados y también en Alemania”, concluyó Lucía Sepúlveda.

Patricia Núñez, integrante de otras de las organizaciones ciudadanas, como lo es Acción Dedos Verdes, explicó que otro de los motivos de pedir la eliminación de la Ley Monsanto es la falta de respeto: “Hay una falta de respeto, pero impresionante con toda la gente, gente que es vegetariana que cree que está consumiendo alimentos que son realmente sano y que son de carácter vegetal, estamos viendo que el organismo genéticamente modificado también hay partes animales, piensan que la leche de soya (argentina) que le dan a sus hijos es sana y estamos con la información que contienen trazas transgénicas”.

Finalmente, Patricia Núñez explicó que Chile es un país semillero de semillas transgénicas que provoca daños graves a las abejas: “Somos semilleros transgénicos y eso para el campo es aberrante porque mucha de nuestras abejas que van a los campos transgénicos se infectan y mueren, o llegan a sus panales e infectan sus panales con trazas transgénicas, entonces nosotros pedimos que haya una regularización en el SAG que hay gente que pueda fiscalizar los cultivos transgénicos que están cerca de los que están criando abejas”.

Comments are closed.